Así está el municipio brasileño de Brumadinho, un año después de la tragedia

El municipio de Brumadinho se está preparando para recibir a residentes de todo el estado de Minas Gerais para el primer aniversario de la tragedia, que dejó 270 muertos. No será el primer homenaje: el 25 de cada mes, los familiares de las víctimas se reúnen en la entrada de la ciudad.

Uno de los diques en Brumadinho se rompió hace un año, dejando más de 200 muertos. AFP

Un año después de la rotura de un dique minero que dejó 270 muertos en Brumadinho y cuatro años después del desastre de Mariana (con 19 muertos), el estado de Minas Gerais, en el sudeste de Brasil, reforzó la seguridad para no volver a vivir catástrofes similares. Tanto las autoridades de Minas como la compañía Vale, relacionada con la estructura empresarial de Brumadinho y Mariana, reforzaron los protocolos de seguridad para la extracción de minerales.

El 25 de enero de 2019, una gigantesco torrente de lodo dejó soterrada la región de Brumadinho tras la rotura de un dique. El desastre evocó el de Mariana, el de mayor impacto ambiental en la historia de Brasil. Actualmente, se están llevando a cabo obras en los diques de Minas Gerais considerados "en riesgo".

Le puede interesar: 11 muertos y 300 desaparecidos deja hasta ahora rompimiento de dique en Brasil

Minas Gerais, donde según la Agencia nacional de Minería (ANM) se encontraban en agosto 41 de los 61 diques construidos con la técnica de montante existentes en Brasil, votó un mes después de la tragedia de Brumadinho la ley "Mar de lodo nunca más", que endurece las condiciones de obtención de licencias para actividades mineras.

La técnica de montante permite alzar el nivel de los diques de contención utilizando sus propios residuos almacenados. La Defensa Civil de Minas Gerais también ha puesto en marcha planes de evacuación de emergencia en áreas cercanas a los diques "en riesgo". Es por eso que bomberos, soldados y policías entrenan constantemente a las pobladores.

Sin embargo, los planes no han marchado como se esperaba en un principio. "Hasta ahora, solo hemos hecho simulacros de emergencia en la mitad de las zonas de riesgo", por falta de tiempo, admitió el teniente coronel Flavio Godinho, coordinador de la defensa civil del Estado. "Todos los habitantes deben saber exactamente dónde ir, después de escuchar la sirena que avisa de la rotura de un dique".

En Brumadinho, la sirena no sonó cuando el dique de la mina Corrego de Feijao reventó. Pero el colapso no fue un imprevisto, según la fiscalía de Minas Gerais, que el martes acusó homicidio voluntario a 16 funcionarios y exfuncionarios de Vale y de una firma alemana que daba los certificados de seguridad, por haber ocultado las señales de riesgo.

 "Miedo al dique"

 

El llamado de las autoridades es claro: para que los riesgos realmente desaparezcan, habrá que repensar la forma de extraer el mineral. En otros estados "ya existen métodos de extracción llamados 'secos', con muchos menos residuos, es decir, con menos agua cargada de residuos para almacenar", explica el coordinador.

Y es que fue la acumulación de agua en la presa lo que llevó a la rotura del dique. Para no poner en peligro ninguna vida, las zonas de extracción deben estar además lejos de los distritos habitados, concluye Godinho.

Le puede interesar: ¿Por qué se rompió el dique minero en Brasil?

El pueblo de Macacos, también en Minais Gerais, está rodeado de varios diques, uno de los cuales entró en una alerta de nivel 3, el máximo, el 16 de febrero de 2019. Los residentes, ansiosos por la tragedia de Brumadinho unas semanas antes, evacuaron de inmediato la zona.

Aunque fue una falsa alarma, Vale reubicó a más de 300 vecinos en hoteles. Todavía están ahí. Es el caso de Sebastiana Gonçalves Leal. "No sabemos si algún día podremos regresar a casa o si Vale nos compensará para que podamos comprar otra casa", dijo. La localidad vive en cámara lenta. "El miedo relacionado a la presa asoló a Macacos; ya no hay actividad aquí", continúa. En la zona que hasta el año pasado era turística, casi todos los restaurantes y cafeterías han cerrado.

"Ruta de evacuación" 

 

"La compañía Vale dice que tiene un plan para revitalizar la ciudad, pero los turistas temen venir y que el dique ceda", dice Hellen Jesus de Souza, quien perdió su trabajo en el café Judith Bistrô, cerrado por falta de clientes. Sin embargo, la gente de Macacos parece confiar en las obras en curso y en el plan de evacuación de emergencia.

En muchas calles, las señales de "Ruta de evacuación", instaladas por la Defensa Civil, muestran el camino a seguir en caso de emergencia. Pero para evitar otra emergencia, las obras financiadas por Vale están en marcha. Un muro de contención de piedras de 30 metros de altura debe completarse en diciembre para frenar un torrente de lodo si el dique se rompe, afirmó Vale.

900967

2020-01-22T07:58:32-05:00

article

2020-01-22T07:58:53-05:00

alagos_86

none

AFP

El Mundo

Así está el municipio brasileño de Brumadinho, un año después de la tragedia

81

5157

5238