Así se vive en la ciudad más pacífica de México

En su portal en español, BBC Mundo contó cómo es el día a día en la ciudad con menos violencia de todo el país, en un contexto en el que el miedo es la tendencia en la mayoría de las ciudades mexicanas.

Así se ve el Museo de Antropología de Mérida.

El 2017 ha sido el año más violento desde 1997 para los mexicanos. Las cifras oficiales, corroboradas por el mismo presidente Enrique Peña Nieto, indican que el promedio es de 2.200 asesinatos al mes.

(Le puede interesar: No más diecinueves de septiembre en México)

El 76% de los mexicanos vive con miedo, de acuerdo con estudios del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI).  Pero en Mérida, o la Ciudad Blanca, como se le conoce popularmente, la tranquilidad es la tendencia. Allí, según reportes de la misma entidad, la tranquilidad es la sensación generalizada d ela gente. 

Cuenta Alberto Nájar, para BBC, que la ciudad hace gala del dicho popular que reza “si se acaba el mundo me voy a Mérida”.

La historia del departamento de Yucatán, de donde Mérida es la capital, explica parte de este fenómeno. Cuenta Alberto Nájar, para BBC, que la zona vivió, durante muchos años, aislada del resto país. La zona, entonces, desarrolló su propio sistema de costumbres y creencias.

Las diferencias se notan en los elementos más simples, pero más potentes, de la cultura mexicana. Los tamales son un buen ejemplo. “Los originarios de Yucatán se preparan rellenos con carne de cerdo, pollo o xpelón, una variedad local de frijol, y se envuelven en hojas de plátano o almendro", cuenta Nájar. En los últimos años, empezó a llegar a la región el tamal que mundialmente se conoce como mexicano. Estos se rellenan carne, rajas de chile poblano o mole, y se envuelven en hoja de maíz. Los originarios de Yucatán los llaman “tamales mexicanos”, para diferenciarlos de los propios, y casi no los consumen.

Esa distancia, siempre marcada con el resto de México, ahora se materializó en beneficios para su seguridad.

Gloria Menéndez, ciudadana entrevistada por BBC mundo, contó: "Aquí todavía puedes dejar la puerta abierta de tu casa y no se pierde nada, pero es porque todos nos cuidamos", le dice a BBC Mundo empleada en una tienda de ropa, "en mi barrio todos estamos muy pendientes. Ya ve lo que pasa en Cancún, es un horror".

Los robos sin violencia son los delitos más comunes en la ciudad. La venta de drogas, hasta la fecha, es casi inocente. Lo que más se vende en marihuana y se hace en cantidades pequeñas, lo que las autoridades identifican como “narcomenudeo”.  Tanta paz, agrega, Nájar, ha creado cierta desconfianza por los forasteros. Prefieren su ciudad para ellos.

Sin embargo, a pesar de haber bloqueado casi todas las manifestaciones de la violencia mexicana, Mérida no ha podido escapar de un drama que acecha la vida cotidiana de los mexicanos: la violencia contra las mujeres. En lo que va del 2017, 7 feminicidios han ocurrido la ciudad. El último, en julio de este año, en un centro comercial, aun no los deja tranquilos.

Por eso, varias organizaciones civiles, acostumbradas a la paz, pidieron al gobierno federal que emitiera una alerta de género.