Espectador le explica: ¿Por qué los ataques a templos católicos en Nicaragua?

Noticias destacadas de El Mundo

La Iglesia católica en ese país acusa al gobierno de Daniel Ortega de promover los ataques contra templos y símbolos religiosos; el mandatario ha acusado a los obispos y curas de ser “golpistas” por su apoyo a los manifestantes durante las protestas que comenzaron en 2018.

¿Qué está pasando con la Iglesia católica en Nicaragua? Sigue el pulso entre la iglesia y el gobierno de Daniel Ortega. Esto es lo que ha pasado con estos dos actores claves de la actualidad del país centroamericano.

1. Los ataques

La Iglesia Católica en Nicaragua está alarmada por lo que llamó “un constante asedio” a los templos católicos de ese país. La ONG Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) asegura que la Iglesia Católica ha sufrido 24 ataques durante los últimos dos años y ha responsabilizado al gobierno de Daniel Ortega de promoverlos.

El más reciente ataque y que llevó a los miembros de la Iglesia a levantar su voz fue la quema de la imagen de la Sangre de Cristo, una de las más veneradas de Nicaragua, que quedó calcinada tras un incendio.

Ver más: En Nicaragua también le disparan a la Iglesia

Según las autoridades involuntario, pero que las autoridades eclesiásticas del país dicen fue un acto terrorista. Lo dicen porque ese hecho estuvo precedido de una ola de profanaciones contra templos católicos en Nicaragua.

La imagen llevaba 382 años en Nicaragua; llegó el 4 de julio de 1638 y fue venerada por San Juan Pablo II en 1996, cuando se arrodilló y oró a sus pies, durante su segunda visita a este país centroamericano, de mayoría católica.

Según testigos, un desconocido lanzó un artefacto explosivo contra la capilla de la Catedral de Managua donde se encontraba la imagen, que provocó un incendio de grandes proporciones que acabó con la histórica imagen. La Policía, dirigida por un consuegro del presidente Daniel Ortega, concluyó que el incendio fue causado por una veladora, tal como lo adelantó la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo, minutos después del suceso.

2. El pulso Gobierno-Iglesia

De acuerdo con la Iglesia católica los ataques contra los templos son producto de su enfrentamiento con el presidente, Daniel Ortega, a quien han acusado de violar los derechos humanos.

"El demonio anda suelto y quiere herir a la iglesia, quiere herir a los obispos, quiere herir a los sacerdotes", afirmó Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua.

Ver más: Asedio a las Iglesias en Nicaragua (2019)

Cuando comenzaron las protestas contra el gobierno nicaraguense, el 18 de abril de 2018, la Iglesia levantó la voz contra Daniel Ortega acusándolo de uso excesivo de la fuerza y de violar los derechos de los manifestantes.

Tres meses después, el 19 de julio de 2018, el presidente Daniel Ortega acusó a los obispos de estar detrás de un presunto golpe de Estado.

La iglesia católica ha abogado por la liberación de los opositores detenidos por disentir con el presidente Ortega, en el poder desde el 2007, y protegió a los heridos durante las protestas, cuya represión dejo al menos 328 muertos, según grupos humanitarios.

El gobierno ha calificado a los obispos de "golpistas" por apoyar a los sectores que se manifiestan en su contra.

Las autoridades religiosas ahora se debaten sin la venerada imagen de la Sangre de Cristo debe ser restaurada o permanezca, así calcinada, como símbolo de la historia de Nicaragua.

3. Historia de enfrentamientos

Desde hace 41 años, la Iglesia católica ha sido víctima del FSLN -un partido fundado en 1961 como un movimiento guerrillero marxista leninista e inspirado por la revolución cubana-, señaló a periodistas el sacerdote Edwing Román, sobrino del héroe nicaragüense Augusto C. Sandino.

Recordó que durante el primer régimen sandinista (1979-1990), la Iglesia sufrió persecución y montajes para denigrar a sacerdotes. El derrocamiento de Somoza y la llegada del FSLN al poder en 1979 no produjo un encuentro entre la revolución y la Iglesia, liderada entonces por el arzobispo de Managua Miguel Obando.

Ver más: Dos años de las protestas contra Daniel Ortega en Nicaragua

Los sandinistas señalaron a los obispos de apoyar la "Contrarrevolución", expulsaron a 16 sacerdotes y censuraron un total de 744 informaciones sobre religión del diario La Prensa. El año 1995 fue grave: comenzó y finalizó con 17 atentados con dinamita contra templos y otros recintos religiosos.

Con el retorno de Ortega al poder, en enero de 2007, el líder sandinista mantuvo un estrecho acercamiento con el cardenal Obando, ya un obispo emérito, que, según el Episcopado, actuaba a título personal.

Comparte en redes: