‘Bailar no es un crimen’ el movimiento en Irán que apoya a una joven arrestada por hacerlo

El pasado 7 julio Maedeh Hojabri fue arrestada por publicar un video en su cuenta personal de Instagram en el que se le ve bailando sin el velo. De acuerdo a las leyes islámicas, eso está prohibido.

Maedeh Hojabri perdió su cuenta personal en Instagram, en la que se hizo famosa por sus videos sin el hijab.Captura de pantalla

Las mujeres en Irán están bailando. Más allá de hacerlo por diversión, están moviendo sus cuerpos en sinónimo de protesta. En el país está prohibido cualquier acto indecente en público y se interpreta que el baile es una de esas acciones.

Esta norma le costó a Maedeh Hojabri su libertad. Ella fue arrestada el pasado 7 de julio por las autoridades iraníes por publicar videos de ella bailando sin el hijab, el velo con el que las mujeres deben cubrirse como un código de vestuario impuesto tras la Revolución Islámica en 1979.

Lea más: La joven iraní que fue a la cárcel por publicar un video bailando.

A raíz de esto, nació el #dancing_isn’t_a_crime (bailar no es un crimen) como forma de protesta ante la censura de la que fue víctima la joven Hojabri y las prohibiciones que no les permiten hacer muchas cosas a las mujeres iraníes.

“Bailo en un parque público en Teherán para apoyar a Maedeh, la niña de 19 años que fue arrestada por bailar”, se lee en el trino de Masih Alinejad, activista y periodista iraní.

Las prohibiciones a las mujeres desde 1979 les significó renunciar a muchas cosas de las que estaban acostumbradas como la ropa de colores, el labial, las uñas pintadas, asistir a un estadio de fútbol, la música y la vida en la calle sin ser la sombra de un hombre.

Le puede interesar: Irán las escuchó: mujeres entran a un estadio luego de 39 años.

Todo lo que promueva la indecencia, el comportamiento indecoroso, se castiga en el país. Por eso pecó Hojabri, por usar sus redes y sus seguidores para “incitar” la inmoralidad.

En una aparición en televisión pública, la joven dijo haber violado las convenciones morales del país. Sin embargo, activistas manifiestan que su intervención pareció forzada. "No fue para atraer la atención. Tuve algunos seguidores y estos videos fueron para ellos. No tenía ninguna intención de alentar a otros a hacer lo mismo ... No trabajé con un equipo, no recibí entrenamiento. Solo hago gimnasia”, manifestó la joven.

Hojabri se encuentra en libertad en bajo fianza, pero las jóvenes en su país, y alrededor del mundo, continúan bailando para manifestar que la danza no es un crimen como lo ha pintado el gobierno.