The bang-bang theory

Un estudio publicado en el New England Journal of Medicine encontró que hay un 20% menos de heridos cuando la poderosa organización está congregada.

A pesar de las matanzas en las escuelas, los estadounidenses aman las armas. AFP

“Si uno de los profesores de las escuelas en donde se han presentado tiroteos hubiera estado armado, ¡bang bang!, esos hijos de p…. habrían recibido su merecido”, dice Anne Richards, una exmaestra de escuela de casi 60 años y uno de los casi cinco millones de afiliados a la Asociación Nacional del Rifle (NRA) que repiten el mismo mantra: “Las pistolas no matan, lo hacen las personas”.

Anne y cerca de 70.000 estadounidenses más, amantes de las armas y defensores de la desregulación extrema, además de políticos ultraconservadores, se reunen cada año para participar en la convención anual de la NRA, una de las organizaciones más poderosas de Estados Unidos en términos políticos y económicos.

Pues resulta que el porcentaje de heridos por armas de fuego baja 20% durante las convenciones de la poderosa NRA, concluyeron expertos en un informe que publicó el New England Journal of Medicine. 

Ver más: Los gringos y las armas, ¿por qué siguen las matanzas?

Sin embargo, según la hipótesis de los científicos, esta caída se debe al "corto período en el que uno se abstiene de utilizar las armas durante esas convenciones".

Según un estudio de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, hubo más de 65.000 heridos de bala intencionales en Estados Unidos en 2014 y 16.000 por accidente.

"Menos gente utilizando armas significa menos heridas de bala, lo que realmente no debe sorprender", explicó el Dr. Anupam Jena, profesor adjunto de la facultad de medicina de la Universidad de Harvard (Massachusetts) y principal autor del estudio.

"La ausencia de heridos durante esas multitudinarias convenciones a las que acuden miles de propietarios de armas, parecen contradecir la creencia de que esos heridos son solamente víctimas de la falta de experiencia en el manejo de las armas", agrega.

El estudio está basado en 76 millones de declaraciones de seguros entregadas en ocasión de hospitalizaciones debidas a heridas de armas de fuego entre 2007 y 2015.

Un derecho

En los 50 estados de la Unión está permitido portar armas a la vista. Y en todos, menos en Illinois y Washington D.C., es posible llevar armas escondidas (bajo la chaqueta o en la guantera del carro, por ejemplo). Según una reciente encuesta de Gallup, el 37% de los estadounidenses tienen un arma en la casa, es decir que por el país circulan 310 millones, de acuerdo con GunPolicy.org.

Sólo hasta marzo de 2014 las autoridades federales habían aprobado las peticiones de registrar más de medio millón de metralletas y 2,2 millones de “dispositivos destructivos”, que incluyen granadas y otros explosivos. Con tal demanda, la producción se ha disparado, con más de 8,5 millones de armas fabricadas en 2012 (último dato disponible), por encima de los 6,5 millones manufacturadas en 2011, según cifras de la agencia federal de control de explosivos y armas (ATF).

Ver más: La salud mental, ¿amenaza para la seguridad de EE.UU?

Miles de habitantes rurales de los estados más conservadores del país, como Oklahoma, Virginia o Colorado tienen en sus ranchos verdaderos arsenales: hasta cincuenta armas de todos los calibres y estilos, con municiones tan fáciles de adquirir como cualquier otro producto de la canasta familiar.

El mercado del usado también se ha disparado por cuenta de las redes sociales. Existen aplicaciones para venderlas, según The Daily Beast, a las que se llega siguiendo el #foresale o #rifle, algo absolutamente legal en un país en donde mercado, libertad, política y cultura se cruzan y en el que la idea de prohibir su uso parcial o totalmente es calificada por el 65% de la población como “absurda”

 

742177

2018-03-03T10:00:00-05:00

article

2018-03-03T10:14:12-05:00

alagos_86

none

redacción internacional

El Mundo

The bang-bang theory

20

4203

4223