Barack Obama se suma a las actividades de campaña de Biden desde Pensilvania

Noticias destacadas de El Mundo

El expresidente estadounidense participó de su primer acto público de apoyo al candidato demócrata, Joe Biden, en Pensilvania, a dos semanas de los comicios. Le contamos por qué este estado es tan importante en estas elecciones.

Barack Obama volvió al ruedo este miércoles para sumarse oficialmente a las actividades de campaña de su exvicepresidente, Joe Biden, quien ahora busca recuperar la presidencia para los demócratas.

El expresidente, quien era esperado en medio de un ambiente festivo en Filadelfia, Pensilvania, visitó el Centro de Acceso Juvenil Hank para reunirse con los líderes comunitarios afro de la ciudad como Dwight Evans, representante a la Cámara, e Isaiah Thomas, concejal de la ciudad, entre muchos otros.

Aún muy popular entre los demócratas y entre los miembros de la comunidad afro, Obama, primer presidente negro de Estados Unidos, espera motivar a los líderes comunitarios para que estos puedan involucrar a los jóvenes en el proceso electoral.

“Una de las cosas más inspiradoras de este año ha sido ver a tantos jóvenes estadounidenses entusiasmados, organizándose y luchando por el cambio”, dijo el expresidente Obama antes de su llegada a la ciudad. “Conozco a Joe mejor que casi nadie. Tengo confianza en que será un buen presidente”, agregó.

No es común que los expresidentes se involucren en la política nacional tras dejar su cargo, y menos que estos hagan campaña por su fórmula vicepresidencial o que se enreden en los debates sobre las políticas de su sucesor.

“Creo que esa era la intención (de Obama), pero Donald Trump la hizo cambiar”, dijo a la CNN David Axelrod, antiguo asesor de Obama.

¿Por qué importa tanto Pensilvania?

En 2016, el presidente Donald Trump se convirtió en el primer candidato republicano en ganar este estado desde 1988. Sin embargo, las encuestas recientes muestran que Biden, quien pasó una parte de su infancia viviendo en Filadelfia, Pensilvania, podría recuperarlo para los demócratas.

Los 21 votos del Colegio Electoral que posee Pensilvania hacen que este sea un estado esencial para Biden si quiere llegar a la Casa Blanca. El exvicepresidente, además de sostener los estados que ganó Hillary Clinton en 2016, necesita conseguir una victoria aquí en Michigan y en Wisconsin para asegurarse la victoria en las presidenciales.

También es un territorio clave para Trump, pues dada su desventaja en las encuestas en varios estados, el presidente no puede conceder ninguna ventaja en los lugares que le dieron apoyo hace cuatro años.

¿Cómo ganó Trump?

En 2016, Trump logró ganar el estado de Pensilvania por un estrecho margen de 44.292 votos. En las elecciones de 2012, Obama consiguió este estado con una ventaja de cerca de 300.000 votos, y en 2008 también logró una victoria superando al entonces candidato John McCain por un margen de casi 600.000 votos. El efecto del expresidente en este estado, especialmente en la comunidad afro, puede ser arrollador.

El expresidente demócrata aseguró estar orgulloso de su presidencia, aunque reconoció que no pudo resolver de inmediato los problemas del racismo estructural que perjudican al país.

“Lo que siempre les digo a los jóvenes es que mejoramos las cosas”, dijo Obama.

Pero el gran problema del racismo en Estados Unidos será solo uno de los elementos que usarán Obama y los demócratas para reconquistar de nuevo a los votantes en este estado. Por otro lado están la crisis económica y el mal manejo de la pandemia por parte de Trump.

Lo que le dio la victoria a Trump en 2016 fue el descontento de miles de residentes blancos con el Partido Demócrata, lo que los arrastró hacia la ola de Trump que les prometía más trabajos en el estado. Sin embargo, esas promesas no se han materializado.

“Si bien el estado agregó empleos de manufactura en 2017 y principios de 2018, los ha estado eliminando desde octubre de 2018. Y con el declive económico impulsado por la pandemia, el estado tiene 600.000 empleos menos en general que cuando Trump asumió el cargo”, señala el portal Político.

Además, Pensilvania ha comenzado a reportar más de mil casos diarios de coronavirus desde octubre. Esto también puede incidir en el voto de los ciudadanos como un castigo a la dirigencia de Trump frente a la pandemia.

Más de 40 millones de ciudadanos ya votaron por correo o en persona, lo que significa cerca del 30% de la participación total de 2016.

Duras palabras de Obama a Trump

“No podemos confiarnos. No me importan los sondeos”, resaltó Obama.

Biden aventaja a Trump por nueve puntos porcentuales a nivel nacional, según el promedio de encuestas de RealClearPolitics.

Pero Obama recordó que en 2016 “hubo un montón de encuestas” favorables a la entonces candidata demócrata Hillary Clinton y “no funcionó porque mucha gente se quedó en su casa, se volvió perezosa y confiada”.

“Esta vez no. No en esta elección”, recalcó.

Duras palabras de Obama a Trump

“Esto no es un reality show. Es la realidad”, dijo Obama. “Y hemos tenido que vivir con las consecuencias de que él (Trump) demuestre ser incapaz de tomarse el trabajo en serio”, añadió.

“La pandemia habría sido difícil para cualquier presidente, no hemos visto algo así en 100 años. Pero el grado de incompetencia y desinformación, el número de personas que podrían no haber muerto si hubiéramos hecho lo básico”, lamentó.

“No podemos permitirnos otros cuatro años de esto”, añadió el expresidente de 59 años. “Estamos en un agujero profundo”.

“Nuestra democracia no va a funcionar si las personas que se suponen son nuestros líderes mienten todos los días y simplemente inventan cosas”, dijo luego el exmandatario demócrata.

Le puede interesar: Cómo Trump corrompió el voto por correo y las elecciones

Preparación para el último debate

Biden y Trump volverán a verse las caras el jueves en el segundo y último debate en Nashville, Tenessee. El primero, realizado a fines de septiembre, fue una batalla a los gritos. Y nada indica que el jueves será distinto.

Negándose a ser considerado como presidente de un solo mandato, Trump se dedicó en los últimos días a atacar la integridad de su adversario.

Sin dar datos concretos, dijo una y otra vez que los Biden son “una familia criminal”.

Trump apunta a los negocios de Hunter Biden en Ucrania y China cuando su padre era el vicepresidente de Obama (2009-2017).

Muy sensible a los ataques a su familia, y que en ocasiones le han hecho perder los estribos, Biden debe estar preparado para recibir golpes.

Para evitar el caos del primer debate, cuando un candidato esté hablando el micrófono de su adversario estará silenciado. Esa regla fue considerada “injusta” por Trump.

Como en 2016, Trump busca mostrarse como un candidato que no le rehuye a la pelea y que lucha por los estadounidenses.

Preguntado sobre los múltiples sondeos que lo muestran rezagado de Biden, Trump dice confiar en su capacidad de movilizar multitudes.

“Nunca habíamos visto mitines con tanto amor y tanta gente”, dijo.

Le recomendamos: Las protestas que han cambiado elecciones en Estados Unidos

Comparte en redes: