contenido-exclusivo

Bloquear Internet, ¿un arma de los gobiernos en época de protestas?

El mundo digital se convirtió en un nuevo espacio político. Tanto así que en épocas de protestas sociales algunos gobiernos han decidido realizar cortes y bloqueos a Internet para evitar que se propague cierta información. Uno de los argumentos es que la medida se ejerce para preservar la seguridad nacional.

Foto de referencia. Pixabay

Las protestas en Irán dejan en evidencia una problemática actual en cualquier estallido de desorden público del mundo: el uso del internet como herramienta de control. El mundo digital, de hecho, se convirtió desde hace mucho en un espacio político en el que se debate y se comparte información. Sin embargo, en determinados casos, los gobiernos cortan el servicio, casi siempre argumentando que se hace para preservar la seguridad nacional. 

Así, lo que hoy conocemos como el libre acceso, se convirtió en un arma de doble filo. Las bondades del progreso se han visto en entredicho en los últimos años con fenómenos como la proliferación de campañas de desinformación, noticias falsas, discursos de odio, ataques cibernéticos a los gobiernos o el controvertido uso de los datos de los usuarios por parte de las grandes compañías.

Le puede interesar: ¿Cortar internet en tiempos de crisis o amenazas? Rusia lo acaba de aprobar

Este es el caso de Irán, que durante las últimas manifestaciones, que han terminado en violentas escenas, decidió bloquear el acceso a Internet para evitar la organización de nuevas protestas, con graves consecuencias para la actividad laboral del país. Las imágenes de los disturbios circularon principalmente por las redes sociales y, justo desde ayer, no se han reportado nuevos incidentes, aunque esto puede deberse no solo al regreso de la calma sino a la falta de red.

Reuniones canceladas, misiones a otras provincias pospuestas, inseguridad, y problemas para realizar cualquier operación laboral son la tónica en Irán desde ayer. El internet interno funciona con acceso a las web iraníes pero no la conexión con servidores externos, por lo que cualquier página extranjera o aplicaciones como Whatsapp están bloqueadas. 

El domingo se registraron incluso problemas para realizar transferencias bancarias y retirar dinero de los cajeros, a pesar de que este asunto ya ha quedado solucionado, de acuerdo con el portavoz gubernamental. También para los estudiantes está suponiendo un dolor de cabeza, como la universitaria Bahar Shayan, de 23 años, quien no va a poder entregar esta semana uno de sus proyectos. "Sin internet no podemos estudiar ni llevar a cabo nuestras investigaciones", dijo a Efe Shayan, quien consideró que esta medida ha sido tomada para "dejar a la gente incomunicada y que no sepa lo que ocurre en el país", aunque siempre hay otras vías para conocer las noticias como la televisión por satélite. 

Ver más: Rusos, contra ley de desconexión a internet

El caso de Irán, sin embargo, no es el único. Muchos gobiernos, como el Rusia, China, Cuba lo han hecho en determinados momentos. La Duma del Estado, o Cámara de Diputados de Rusia, por ejemplo, adoptó el pasado abril, con amplia mayoría, el proyecto de ley que garantiza la estabilidad del segmento ruso de internet y su desconexión de la red mundial en caso de situaciones de crisis o ataques cibernéticos contra el país.

La iniciativa, que cuenta con el respaldo del Gobierno, ha suscitado críticas y protestas ante el temor de que puedan restringirse el acceso a internet de manera similar que en China, ya que la interpretación del término amenaza puede ser muy amplia. 

Según una ciudadana rusa consultada por este diario, por lo general el gobierno no busca censurar explícitamente los contenidos. “Intenta bloquear algunas cosas realmente ilegales, como la pornografía o instrucciones sobre cómo hacer bombas. También bloquea recursos con música o películas gratuitas que se deben proteger por derechos de autor. Pero siempre puedes usar proxy o VPN y llegar a los mismos recursos”.

Eso sí, por ley los ciudadanos deben permitir que sus datos sean guardados en centros de datos ubicados en el país. “Cuando surgió esta idea, temíamos no poder utilizar servicios internacionales como Booking.com o servicios de aerolíneas extranjeras; pero de alguna manera el problema se resolvió. No sé realmente cómo funciona todo, pero el único gran servicio que se bloqueó fue LinkedIn”, señaló la ciudadana rusa.

La organización chilena Derechos Digitales asegura que, en caso de que haya apagones de Internet, se puede hacer lo siguiente: "Si utilizas el sistema operativo de Android, Briar te permite comunicarte a través de Bluetooth o con routers encendidos sin internet. En otros sistemas operativos puedes usar Bridgefy".

Cuba es otro buen ejemplo de un gobierno que restringe el Internet. Durante muchos años, Cuba ha estado en una condición de aislamiento político y económico por parte de Estados Unidos y vivió una situación muy particular en su relación con internet, que es operado exclusivamente por la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa). En 2013 comenzaron a abrir “salas de navegación”, espacios dispuestos en la mayoría de ciudades cubanas para que los usuarios tuvieran acceso a internet con capacidades limitadas.

Le puede interesar: Armas inteligentes, ¿la próxima revolución de la guerra?

En 2015 se abrieron las primeras zonas con Wi-Fi en algunas plazas de las ciudades principales. Según Luis Orlando León, ciudadano cubano, “luego comenzó un lento avance de las primeras conexiones desde los hogares con la tecnología ADSL, que se ha visto detenido por la introducción, en diciembre de 2018, de la conexión por datos móviles de la tercera generación (3G)”.

Si antes se hablaba de una brecha digital, en la que el Internet se consideraba como una herramienta creadora de igualdad o desigualdad, ahora, que el porcentaje de personas que tiene acceso a la web ha aumentado, se habla de una herramienta de control político. Sobre esta democratización de Internet la organización de derechos digitales Internet Bolivia afirma en uno de sus informes: "Los cambios en los patrones de utilización de Internet se deben principalmente a transformaciones tanto en la oferta tecnológica como en los mercados globales de consumo de telecomunicaciones y a motivaciones de índole personal de los usuarios (como el interés en conocer nuevas tecnologías, la calidad de sus relaciones personales o el capital cultural de sus padres)".

Ahora que la mayoría tiene acceso a Internet vale la pena recordar el motivo para el cual fue creada la web, por el físico inglés Tim Berners-Lee. El experto, se dedica a promover lo que ha denominado “el contrato para la web”, en el que propone que los gobiernos garanticen que todos puedan conectarse a internet, que siempre lo mantendrán abierto y que respetarán el derecho de todos a utilizarlo “de forma segura y sin miedo”. De ese momento, sin embargo, todavía parecemos estar lejos. 

891656

2019-11-18T13:33:08-05:00

article

2019-11-21T12:19:22-05:00

alagos_86

none

Nicolás Marín Navas

El Mundo

Bloquear Internet, ¿un arma de los gobiernos en época de protestas?

69

7458

7527

1