contenido-exclusivo

Bolivia: ¿Está cansada de Evo Morales?

Evo Morales es el presidente en funciones de América Latina que lleva más tiempo en el poder: trece años. Este domingo pondrá a prueba el apoyo de los bolivianos en las urnas. ¿Habrá Evo para rato?

El presidente de Bolivia, Evo Morales, si gana el domingo en las urnas, se quedaría hasta 2025 en el poder.AFP

Bolivia va a las urnas este domingo para decidir si le otorga un nuevo mandato presidencial a Evo Morales. El tema de fondo es que el primer presidente indígena del país ya lleva trece años en el poder y ha confesado que "le cuesta dejarlo".

Para poder postularse de nuevo a la Presidencia, se hicieron varios polémicos cambios en leyes bolivianas. En 2017, el Tribunal Constitucional avaló la reelección indefinida alegando que debe respetarse el derecho del presidente a ser elegido y el del pueblo a elegirlo, sacando a la palestra el artículo 23 de la Convención Americana de Derechos Humanos suscrita por Bolivia.

Ver más: ¿Por qué Evo Morales no participa en debates políticos?

El tribunal seguía así una vía que a partir de ese artículo abrió en 2003 en Costa Rica Óscar Arias y siguieron luego otros como Daniel Ortega en Nicaragua en 2014 y en 2015 Juan Orlando Hernández en Honduras. Con el sustento del fallo constitucional de 2017, el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia habilitó en diciembre de 2018 la candidatura de Morales y del vicepresidente del país, Álvaro García Linera, para las primarias, terminando de allanar el camino a la nueva postulación de ambos.

La particularidad de las primarias del 27 de enero de 2019 fue que en los nueve partidos que concurrirán a los comicios generales este 20 de octubre se presentó solamente un binomio de candidatos, sin otras alternativas de elección para sus militantes.

El niño que juró que sería Presidente

Cuando tenía once años, cuenta la prensa, Evo Morales estaba en la escuela. Y en un hecho poco común, el entonces mandatario del país visitó el empobrecido colegio. Evo intentó saludar al mandatario, que no volteó a ver a los estudiantes. Ese día, el niño de once años juró que un día se convertiría en Presidente y que él sí saludaría a todos los que se lo pidieran. 

Ese día llegó. Evo, quien nació el 26 de octubre de 1959 en el poblado de Isallavi, en la región andina de Oruro, olvidada del Estado, se dedicó hasta su adolescencia a la cría de llamas y luego a vender helados. Pasó por la fabricación de ladrillos y fue trompetista de ung rupo musical hasta que llegó al Chapare, corazón cocalero de Bolivia, en donde se dedicó al cultivo de la coca. 

Se convirtió en sindicalista y en 2002 se lanzó por primera vez como candidato presidencial, llegando al segundo lugar.  Cuatro años después, en 2006, arrolló en las urnas al derechista Jorge Quiroga con 54% de los votos y llegó a la presidencia.

Ver más: Evo Morales admite que se acostumbró al poder y no quiere dejarlo

Asumió el cargo en enero de 2006 como el primer mandatario indígena de Bolivia, en medio de una ola de victorias de signo izquierdista que atravesó la región con el cambio de milenio.

Sus compañeros de ideología fueron quedando por el camino en Brasil, Argentina, Ecuador. Y Venezuela, con quien Evo mantiene un estrecho vínculo, está sumida en la peor crisis política y económica de su historia reciente.

Evo apuesta a ganar este domingo en las urnas a su rival, el expresidente Carlos Mesa.  La última encuesta de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz y otras organizaciones indicó que Morales obtendría un 32% de los votos en primera vuelta frente a un 27% de su rival, el expresidente Mesa de la alianza de centro Comunidad Ciudadana.

¿Hora de cambio? 

"Este es un momento en el que tenemos que decidir entre el camino autoritario a la dictadura y el camino de la construcción democrática", lanzó el martes en la noche Mesa al cerrar su último mitin en La Paz ante miles de seguidores.

Parte del aumento en intención de voto de Mesa en las últimas semanas es por el impacto que tuvieron los gigantescos incendios que en agosto y septiembre quemaron en Bolivia una zona inmensa de bosques nativos.

Ver más: El pastor coreano que va a disputarle la Presidencia a Evo

Los siniestros provocaron ira entre ambientalistas y comunidades indígenas que acusan a Morales de haber traicionado su compromiso con la Madre Tierra, en favor de ampliar territorios para la explotación de soja y ganado.

Morales defiende su candidatura exhibiendo la reducción de la pobreza y las altas tasas de crecimiento, que aún en declive se sitúa en 4,2% en la actualidad, y amenaza que con cualquier otro candidato se perderán derechos sociales en este país de 11 millones de habitantes, entre los tres más pobres de la región.

Los opositores le endilgan a Morales un carácter tozudo, que le impide reconocer errores, y de encarnar un gobierno antidemocrático que está empujando al país hacia una "segunda Venezuela" en la región.

Juventud que sólo ha conocido a Evo

Según la prensa boliviana, el sector más desencantado con Evo Morales es una joven generación que ha crecido bajo el mando del presidente. 

"Voy a votar por primera vez y considero que es un momento crucial no solo para mí, sino para el país, por lo que ahora cada voto es importante", manifestó a Efe Leticia Castedo, de 19 años.

La joven que decidió estudiar Economía tenía 5 años cuando Morales llegó al poder en 2006 y en estas elecciones ella, como muchos jóvenes que han cumplido los 18 años, podrá participar activamente de estos comicios y emitir su voto, que en Bolivia es obligatorio.

Ver más: La lucha por proteger la hoja de coca de Evo Morales

A juicio de Castedo, en estos trece años de Gobierno de Morales hubo avances en la "inclusión" y en la "estabilidad" del país, pero que ya es hora de un "cambio en el poder".

A pesar de querer un cambio, Castedo no se siente identificada con ninguno de los nueve candidatos, ni Evo Morales ni los ocho opositores que le disputan el poder, ya que "no hay propuestas de desarrollo que se ajusten a las necesidades".

Los jóvenes de 18 a 30 años representan el 34,2 por ciento del padrón electoral de unos 7,3 millones de bolivianos llamados a las urnas este 20 octubre, según datos del órgano electoral.

Una cifra que para la investigadora boliviana Guadalupe Peres-Cajíías es relevante, en especial por la particularidad de este grupo de electores que crecieron con solo un referente en el poder.

"Veo ahora que los jóvenes tienen otro tipo de relación con la política y con las ideas no solamente en lo local, sino en lo internacional", comentó a Efe Peres-Cajíías.

Una relación que tiene que ver con la identificación de los jóvenes con la historia de vida de Morales y apostar por la continuidad, y por otro lado, interpelar su entorno y querer un cambio.

Morales pidió el miércoles durante el cirre de su campaña a los bolivianos que "no lo abandonen" en las elecciones del próximo domingo, las más difíciles en sus 13 años en el poder.

886432

2019-10-17T12:57:38-05:00

article

2019-10-17T12:58:31-05:00

alagos_86

none

- Redacción Internacional

El Mundo

Bolivia: ¿Está cansada de Evo Morales?

41

7890

7931

1