Boris Johnson se modera tras lanzar su campaña para ser primer ministro

El exministro de Relaciones Exteriores y exalcalde de Londres es el favorito para suceder a Theresa May, quien renunció como líder del Partido Conservador. Conocido por sus posturas fuertes sobre el Brexit, esta vez sorprendió con un lenguaje más moderado.

Boris Johnson insistió en que el Reino Unido tiene que "salir de la Unión Europea".EFE

La carrera por suceder a la exprimera ministra de Reino Unido Theresa May se mueve a una gran velocidad. Este jueves, los 313 diputados conservadores celebrarán la primera de una serie de votaciones secretas en que irán eliminando candidatos hasta que solo queden dos entre los que deberán elegir los cerca de 160.000 miembros del partido, y en esta batalla por el poder, Boris Johnson, el exministro de Relaciones Exteriores de May, parte como favorito. Vea también: En Reino Unido, la justicia acusa a Johnson de metir para lograr votos

Johnson lanzó el miércoles su campaña para convertirse en primer ministro, aclarando que sólo sacaría al Reino Unido de la UE sin acuerdo como "último recurso". El exjefe de la cartera de Exteriores y también exalcalde de Londres, luce fuerte frente a los otros diez candidatos que compiten por suceder a May, quien renunció como líder del Partido Conservador por su incapacidad para cumplir con el Brexit. La por ahora líder del Reino Unido continuará en el gobierno hasta que se designe a su sucesor en julio.

Reino Unido debía abandonar el bloque el pasado 29 de marzo, pero ante el tozudo rechazo del Parlamento al acuerdo de divorcio firmado por May con Bruselas, la fecha tuvo que ser aplazada hasta el 31 de octubre y la líder conservadora se vio obligada a dimitir. Le recomendamos: El triste final de Theresa May en el Reino Unido

En un acto de inicio de campaña, Johnson reafirmó que el país debe salir de la UE en esa fecha, sin pedir más prórrogas, aunque no explicó cómo lograrlo.

"Prórroga significa derrota. Prórroga significa Corbyn", advirtió Johnson en referencia al líder del opositor Partido Laborista, Jeremy Corbyn, quien podría alzarse con el poder si se tienen que convocar elecciones legislativas anticipadas.

Repitiendo una maniobra lanzada hace ya unos meses, los laboristas presentaron el miércoles una moción parlamentaria con diputados de varios partidos destinada a tomar el control de los debates para poder legislar contra un Brexit sin acuerdo.

Se trataba de un primer paso para dar al Parlamento los medios de impedir que el próximo primer ministro decida llevar adelante un Brexit sin acuerdo sin el consentimiento de la Cámara de los Comunes, pero fracasaron.

La iniciativa fue rechazada por 309 votos contra 298 dejando al país un poco más cerca del abismo, pese a contar con el apoyo de algunos diputados conservadores, como Oliver Letwin, quien advirtió que si el Parlamento no tomaba medidas ahora en septiembre u octubre sería demasiado tarde para "desmantelar esta bomba".

Johnson había afirmado en el pasado que se debía poner sobre la mesa de negociación con Bruselas la posibilidad de un Brexit sin acuerdo, de caóticas consecuencias económicas para ambas partes, para conseguir que la UE acceda a modificar las condiciones del divorcio.

Pero este miércoles suavizó sus declaraciones, al afirmar que un Brexit brutal es "un último recurso, no algo que alguien desee", aunque afirmó que el país debe prepararse para esa eventualidad.

Tampoco repitió su amenaza de no pagar la suma acordada con Bruselas por los compromisos presupuestarios ya adquiridos, de unos 40.000 millones de libras según el gobierno británico. La Comisión Europea advirtió el miércoles que el Reino Unido tendrá que pagar incluso sin un acuerdo de salida.

Johnson fue una de las principales figuras en la campaña a favor del Brexit en el referéndum sobre la UE de 2016, y es uno de los políticos más populares del país.

Pero también es uno de los más divisivos, que atrae críticas por su retórica populista y su escasa atención a los detalles.

En su lanzamiento de campaña, obvió sus polémicos dos años como canciller y se basó en sus ocho años de experiencia como alcalde de Londres para afirmar que podía cumplir su cometido.

Preguntado sobre su comentario de que las mujeres musulmanas con velo integral parecían "buzones", dijo que los votantes se sentían engañados por los políticos que utilizaban "tópicos burocráticos" y que seguiría "hablando tan directamente como pueda".

Y se negó a responder a una pregunta sobre si había tomado cocaína, un asunto que ha perseguido a unos de sus rivales en la carrera por Downing Street, el ministro de Medio Ambiente Michael Gove.

"Creo que esa información sobre cuando tenía 19 años ha aparecido muchas veces y que la mayoría de las personas en este país quiere que nos enfoquemos en esta campaña", dijo Johnson.

 

865568

2019-06-12T13:49:05-05:00

article

2019-06-12T13:49:05-05:00

cgomez_250775

none

* Redacción AFP

El Mundo

Boris Johnson se modera tras lanzar su campaña para ser primer ministro

72

6157

6229