Mladic, el 'Carnicero de los Balcanes', condenado a cadena perpetua por genocidio

Aunque Mladic se declaró inocente de todos los cargos que le imputaron, fue condenado por genocidio y crímenes de lesa humanidad

Archivo EFE

El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) sentenció este miércoles al exmilitar serbobosnio Ratko Mladic a cadena perpetua como "culpable" de genocidio y crímenes de lesa humanidad.

El exmilitar serbiobosnio Ratko Mladic "compartía la intención" y "el objetivo criminal" de exterminar a los musulmanes y croatas durante la guerra en Bosnia entre 1992 y noviembre de 1995, dijo el presidente del Tribunal, Alphons Orie.

El magistrado aseguró que Mladic era parte de "un equipo criminal" que buscaba la exterminación "de civiles" de Bosnia.

Asimismo, le responsabilizó de "ordenar" la masacre en Sarajevo, pues "propuso y ordenó" el exterminio de la población musulmana residente en la ciudad.

Su intención, añadió Orie, era "destruir" la ciudad, impedir el acceso de los civiles al agua, comida y electricidad, y que estos "vivan en una situación de estrés y asedio" que provoque el terror entre la población de Sarajevo.

Mladic sufrió una "crisis de hipertensión" mientras escuchaba hoy su sentencia y pidió a gritos un aplazamiento en la sesión, lo que provocó que el juez le expulsara de la sala.

Ratko Mladic, conocido como el carnicero de Srebrenica, se declaró inocente de todos los cargos que se le imputaron.

Los fiscales del TPIY habían pedido la cadena perpetua para Mladic, considerado culpable de trato inhumano, detención forzosa, violaciones, asesinatos que constituyen crímenes de lesa humanidad y de genocidio, entre otros. 

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, calificó hoy de "victoria trascendental" de la Justicia la sentencia del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) contra el exmilitar.

"Mladic es la personificación del diablo y el juicio contra él es el paradigma de lo que representa la Justicia internacional", señaló en un comunicado Zeid, quien sirvió en la Fuerza de Protección de la ONU en la antigua Yugoslavia entre 1994 y 1996.

Mladic, dijo Zeid, fue responsable de "algunos de los crímenes más oscuros ocurridos en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, y llevó el terror, la muerte y la destrucción a miles de víctimas, así como la tristeza, la tragedia y el trauma a numerosas personas más".

A juicio del alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, la condena es un "testamento de la valentía y de la determinación de aquellas víctimas y de aquellos testigos que nunca perdieron la esperanza de que le verían (a Mladic) ante un tribunal".

Zeid recordó que, con la sentencia de Mladic y la condena a 40 años de prisión que impuso el TPIY por crímenes de guerra y lesa humanidad a Radovan Karadzic, "dos de los principales artífices de algunas de las peores atrocidades en Bosnia-Herzegovina, incluido el genocidio de musulmanes bosnios en Srebrenica, han sido condenados y afrontan penas de prisión largas".

El alto comisionado, que poco después de haber vivido la guerra en la antigua Yugoslavia de primera mano desempeñó un "papel clave" en la creación de la Corte Penal Internacional (CPI), añadió que todos aquellos que cuestionan la importancia de este tribunal "deberían reflexionar" a raíz de las condenas de Mladic y Karadzic.

"Todos aquellos que cometen graves crímenes internacionales en tantas situaciones actualmente en el mundo deberían tener miedo" por estas sentencias, sostuvo Zeid.

En este sentido, el jordano consideró el veredicto de hoy "una advertencia a los autores de tales crímenes de que no podrán escapar a la Justicia, con independencia de cuán poderosos puedan ser y con independencia de cuánto se tarde" en llevarlos ante los tribunales.

"Tendrán que rendir cuentas" ante la Justicia, enfatizó Zeid, quien admitió que la condena contra Mladic no devolverá a las familias a sus seres queridos ni borrará el pasado, pero expresó su deseo de que el veredicto permita contrarrestar "aquellas voces que o niegan estos terribles crímenes" cometidos durante la guerra de Bosnia "o glorifican a los que los han cometido".