Pareja fingió pertenecer a una comunidad indígena para recibir la vacuna contra el Covid-19

Noticias destacadas de El Mundo

Rodney Baker y su esposa, Ekaterina Baker, viajaron a Yukón, donde reside la Primera Nación del Río Blanco, y tomaron dosis de vacunas que estaban destinadas a ancianos indígenas. La comunidad pide una sanción severa contra la pareja por infringir las reglas de aislamiento.

Una pareja de canadienses viajó desde Vancouver hasta el remoto territorio de Beaver Creek en Yukón, donde reside la Primera Nación del Río Blanco, para fingir pertenecer a la comunidad indígena y obtener dosis de la vacuna contra el Covid-19 que estaban destinadas a población vulnerable.

Se trata de Rodney Baker, quien era dueño de una cadena de casinos en Canadá, y su esposa, Ekaterina Baker, una actriz de 32 años. La pareja viajó desde Vancouver Whitehorse en Yukón, donde debían pasar una cuarentena. Pero en lugar de quedarse en su hotel, los Baker alquilaron un avión privado para ir a Beaver Creek, zona que alberga la comunidad de la Primera Nación del Río Blanco.

Una vez Beaver Creek, los Baker aseguraron trabajar para un motel local de la zona para acceder a la vacuna contra el coronavirus. Ambos recibieron dosis de la vacuna de Moderna que estaban destinadas a ancianos indígenas.

Los locales sospecharon de inmediato sobre la presencia de estos individuos y le pidieron a las autoridades que los investigaran, pero cuando la policía llegó al lugar donde los Baker se estaban hospedando en Whitehorse descubrieron que ya se habían ido. Fueron atrapados en el aeropuerto local preparándose para regresar a Vancouver.

“Nunca he visto o escuchado hablar de un sentido tan despreciable y repugnante por el derecho, y de la falta de una brújula moral”, se quejó Mike Farnworth, procurador general de Columna Británica.

Le recomendamos: Canadá, una de las mejores opciones para los colombianos que quieren estudiar en el extranjero

Los Baker enfrentan multas equivalentes a US $900 cada uno por violar las reglas sobre la cuarentena, pero la Primera Nación del Río Blanco exige sanciones más severas, pues estos individuos pusieran en riesgo a los miembros de la comunidad y consideran que el castigo a la pareja fue “indulgente”.

“Nuestro residente más antiguo de Beaver Creek, que tiene 88 años, estuvo en la misma habitación que esta pareja. Mi mamá , que es una paciente de riesgo, estuvo en la misma habitación. Deben pagar tiempo en prisión. No puede ser nada menos que eso. Por lo que ha pasado nuestra comunidad en los últimos días. Es simplemente alucinante”, se quejó Janet Vander Meer, jefe del equipo de respuesta al coronavirus de la Primera Nación del Río Blanco a Global News de Canadá.

“Si bien entendemos que muchos quieren vacunarse de inmediato, no es apropiado eludir las reglas establecidas y acercarse a nuestra comunidad de esta manera. Este territorio fue seleccionado para las vacunas dada nuestra lejanía, la población anciana y de alto riesgo, así como acceso limitado a la atención médica”, señaló Angela Demit, jefa de la Primera Nación del Río Blanco.

Según The Washington Post, Rodney Baker ganó más de US $10.6 millones en 2019 como director ejecutivo de la cadena de casinos Great Canadian Gaming Corp., cargo al que renunció luego de verse envuelto en este escándalo.

La Primera Nación del Río Blanco en Beaver Creek, conformada por cerca de 100 personas, es una de las comunidades que fue catalogada por el gobierno como de “alta prioridad” para la distribución de vacunas.

Le recomendamos:

Estadounidense que violó la cuarentena en Canadá enfrenta una multa de US $569.000

El coronavirus destapó el horror que se vivía en un ancianato de Canadá

Comparte en redes: