Caravanas de simpatizantes llegan a la capital de Brasil para acompañar a Bolsonaro

Inició el conteo regresivo para la ceremonia de posesión del nuevo presidente de Brasil. Desde el domingo, miles de simpatizantes de Jair Bolsonaro partieron hacia la capital del país para unirse a la celebración. Se estima que el acto pueda reunir a medio millón de personas.

Se estima que 500.000 personas asistirán al acto de posesión de Jair Bolsonaro.AFP

Decenas de caravanas de simpatizantes del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, comenzaron a llegar hoy a Brasilia para acompañar el martes su ceremonia de investidura, un acto que, se estima, puede reunir a hasta 500.000 personas. Esperanzados con el cambio prometido por Bolsonaro, de hacer de Brasil un país sin corrupción, con empleo y seguridad para todos, cientos de brasileños ya han arribado a Brasilia provenientes de diferentes lugares del país.

Este domingo, desde tempranas horas de la mañana, decenas de simpatizantes se concentraron frente a la Granja del Torto, la casa de campo de la Presidencia de la República, ubicada a las afueras de Brasilia y en donde Bolsonaro está hospedado desde el sábado. Le recomendamos:¿Quién es Jair Bolsonaro, el Donald Trump brasilero?

Los seguidores de Bolsonaro han llegado al lugar por iniciativa propia con la esperanza de saludar a su líder a dos días de ser investido como presidente de Brasil. El ultraderechista tomará posesión del cargo el 1 de enero tras vencer las polarizadas elecciones presidenciales de octubre con un 55 % de los votos frente al 45 % obtenido por Fernando Haddad, quien sucedió como candidato del Partido de los Trabajadores (PT) al encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Bolsonaro llegó este sábado a la Granja del Torto acompañado de su familia y tras despedirse de su hogar en Río de Janeiro, la ciudad en donde había establecido su lugar de residencia y donde recibió visitas de ilustres personajes que fueron a saludarle tras ser elegido presidente de Brasil, entre los cuales, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton. Le puede interesar: Extreman la seguridad para la posesión de Bolsonaro

A partir del próximo martes el presidente electo tendrá en el Palacio de la Alvorada -la residencia oficial del presidente de Brasil- su nuevo hogar.

Este fin de semana se ultimaron todos los detalles para que la nueva residencia esté lista para sus nuevos habitantes y hoy fue realizado el último ensayo para la ceremonia de investidura en la que, según la Presidencia, se espera la asistencia de entre 250.000 y 500.000 personas.

Entre delegaciones oficiales y simpatizantes se ha prácticamente copado la disponibilidad hotelera en la capital de Brasil.

Según el Sindicato de Bares y Restaurantes del Distrito Federal (Sindhobar) en Brasilia existen 16.000 cupos entre hoteles y posadas de los cuales ya está ocupado el 90 %. A los simpatizantes que han llegado al Distrito Federal se suman los representantes de unas 60 delegaciones que asistirán a la ceremonia, entre los que han confirmado 12 jefes de Estado o de Gobierno, 11 ministros de Relaciones Exteriores y 16 enviados especiales.

El primer asistente en llegar al gigante suramericano fue el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, quien arribó el viernes para una histórica visita de cinco días, la primera que hace un jefe de Gobierno israelí a Brasil.

A la investidura de Bolsonaro no asistirán los presidentes de Venezuela y Cuba, a quienes el Gobierno de Brasil retiró la invitación que la cancillería ya había enviado, a petición de colaboradores del presidente electo. También puede leer: Los desafíos que esperan a Bolsonaro como presidente

Tampoco será recibido el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, por las "violaciones del régimen", como aseguró el futuro canciller, Ernesto Araújo.

También estarán en la investidura los 22 ministros que conforman el futuro Gabinete de Bolsonaro, entre los cuales solo hay dos mujeres y 6 son oficiales de las Fuerzas Armadas, incluidos el vicepresidente electo, el general en la reserva Hamilton Mourao, y el propio presidente, quien es capitán también en la reserva.

Asimismo, serán testigos de la investidura el presidente saliente, Michel Temer, funcionarios de su Gobierno, invitados especiales y congresistas, salvo los legisladores del Partido de los Trabajadores (PT) -la formación liderada por Lula- y del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), eterno aliado del PT.

El PT, que tiene la mayor bancada en la Cámara baja, con 56 diputados, anunció este viernes su decisión de boicotear la investidura, a la que se sumó el PSOL.

Las dos formaciones se negaron a asistir a la investidura de alguien que, para ellos, tiene como preceptos el "odio, el prejuicio, la intolerancia y la violencia".