Puigdemont aplaza la declaración de independencia y pide diálogo

El pasado 1° de octubre, Cataluña llevó a cabo un referéndum independentista que, sin embargo, no ha sido reconocido por los gobiernos europeos.

Carles Puigdemont expuso su punto de vista sobre Cataluña tras esa consulta en la que - dijo - más de 2,2 millones de personas votaron "contra el miedo" generado por la actuación policial.AFP

“Pido al Parlamento que suspenda la declaración de independencia para emprender un diálogo en las próximas semanas”, así se ha referido Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat catalana, respecto a la prevista declaración de independencia de Cataluña. “Volvemos a tender la mano al diálogo”, afirmó este martes Puigdemont, en un gesto de responsabilidad y generosidad.

El presidente se ha referido al inicio de su discurso a la “necesidad imperiosa para des escalar la tensión”. “No somos unos delincuentes, no somos unos locos, no somos unos golpistas, no somos unos abducidos. Somos gente normal que pide poder votar y que ha estado dispuesta al diálogo.”

En su discurso en el hemiciclo, el jefe del ejecutivo catalán se ha referido en primer lugar a la represión por parte de las fuerzas del estado del referéndum de autodeterminación del pasado 1 de octubre. “No lo olvidaremos”, ha sentenciado el president, recordando la violencia del estado.

(Lea también: ¿Quién es Carles Puigdemont, el hombre detrás del referéndum catalán?)

Asimismo, Puigdemont ha hecho un relato amplio de cómo se ha llegado a esta situación haciendo alusión a los recortes en el Estatuto de Autonomía.

“Estamos aquí porqué el domingo 1 de octubre, Cataluña celebró el referéndum de autodeterminación y lo hizo en las condiciones más difíciles y extremas”, he dicho a continuación Puigdemont, dejando claro el compromiso del Gobierno catalán para con los resultados del referéndum, en el que el 90% de los 2 millones de votos fueron a favor del Sí.

Por último, el presidente de la Generalitat catalana ha echado el freno a la independencia por unas semanas y ha abierto la puerta al diálogo para poder realizar un referéndum de autodeterminación pactado. Por ello, ha pedido la implicación de actores internacionales así como la predisposición del Gobierno estatal de Mariano Rajoy.

(Le puede interesar:El futuro de Cataluña, en manos de Puigdemont)

“Todos, en nuestras diferencias y en nuestras discrepancias, formamos un mismo pueblo y lo tenemos que seguir haciendo pase lo que pase. La manera de avanzar no puede ser otra que la democracia y la paz”, ha concluido Puigdemont.

Mientras, el otro escenario paralelo que ha sido protagonista de esta tarde ha sido el Paseo de Lluís Companys de Barcelona. Las mayores entidades soberanistas, ANC y Ómnium, habían convocado a los ciudadanos al pie del Arco de Triunfo de Barcelona para ver la comparecencia de Puigdemont delante de una pantalla gigante.

El Arco de Triunfo se encuentra en un paseo que tiene una carga simbólica relevante por ser Companys el presidente de la Generalitat que convocó, aunque por pocas horas, el Estado Catalán. Su figura es el emblema del catalanismo por ser un héroe que proclamó la República en 1931 y también un mártir de Cataluña puesto que fue fusilado por el dictador Francisco Franco en 1940.