Cataluña insiste en el referendo a pesar de todo

Los catalanes votarán el próximo domingo en el referéndum de autodeterminación, aseguró este martes a la AFP un alto cargo del gobierno regional a pesar del despliegue policial y judicial para impedir la votación en esta región española.

Raúl Romeva, ministro de relaciones exteriores del gobierno de Cataluña.AFP

"La gente el domingo saldrá a votar masivamente, pacíficamente (...) No tengo ninguna duda", aseguró Raul Romeva, responsable de las relaciones exteriores del gobierno regional del independentista Carles Puigdemont, que mantiene el escrutinio desoyendo las prohibiciones de la justicia y el gobierno español

En los últimos días, la acción de la policía y la justicia llevaron a la incautación de numeroso material electoral y millones de papeletas de voto, el cierre de webs informativas, la detención de altos cargos del ejecutivo regional y la disolución del organismo de supervisión electoral del referendo.

Este martes, además, ordenaron a la policía precintar los centros que deben servir como colegios electorales y vigilarlos hasta el domingo por la noche.

"Cada vez que ellos han intentado impedir una cosa, nosotros hemos encontrado una solución", afirmó. "Podemos garantizar que todo lo que hace falta para poder votar existe. Las papeletas se pueden volver a imprimir tantas veces como haga falta, el censo lo tenemos, las urnas están, los colegios electorales estarán", añadió.

"Tarde o temprano alguien deberá entender que esto no se puede combatir con amenazas ni con la fuerza que están desplegando sobre el territorio. No lo pararán", enfatizó ante el despliegue de miles de efectivos de la policía nacional y la guardia civil en esta región ordenado por el ministerio de Interior.

Según Romeva, designado en 2016 para preparar el terreno a nivel internacional para una hipotética Cataluña independiente, "esta respuesta del Estado preocupa mucho a las instituciones europeas y las capitales de los Estados de la Unión Europea".

Sin embargo, los apoyos internacionales a la autodeterminación catalana han sido escasos y normalmente procedente de líderes nacionalistas, como la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon.

"El reconocimiento viene a partir de hechos consumados", dijo Romeva, que espera el pronunciamiento de la comunidad internacional una vez celebrado el referéndum.

"En los últimos 25 años, de los 53 referéndums de autodeterminación que ha habido en ningún caso ha habido un posicionamiento de ningún Estado previo al referéndum. Siempre ha habido una reacción a posteriori. Y en este caso será exactamente lo mismo".