Mariano Rajoy apela a la unidad

Cataluña va a la calle

La comunidad autónoma, que hoy amanece en huelga, analiza el escenario abierto tras el referéndum del domingo, declarado ilegal por el gobierno español.

Las autoridades españolas intentaron impedir las votaciones del referendo de Cataluña. / EFE

“Demostraremos que nada ni nadie podrá contra las instituciones catalanas y las libertades. El próximo 3-O, todo el mundo a la calle”, señaló Jordi Cuixart, presidente de Ómnium Cultural, una de las mayores entidades soberanistas catalanas. Por su parte, el presidente del ejecutivo catalán, Carles Puigdemont, ha anunciado que su gobierno “no hará su reunión habitual” en motivo de este paro general, organizado como respuesta a la represión de las autoridades durante la votación del referendo independentista del primero de octubre, que el gobierno español considera ilegal.

Casi la totalidad de las instituciones y los equipamientos culturales de Cataluña han acordado cerrar sus puertas este martes.

“Tenemos derecho a decidir nuestro futuro, a la libertad, y queremos vivir en paz sin violencia, fuera de un Estado que es incapaz de ofrecer una razón que no sea la imposición y la fuerza bruta”, declaró Puigdemont después de anunciar que el Sí obtuvo un 89,3% de los votos con una participación de 2,5 millones de personas.

El presidente español, Mariano Rajoy, declaró que “no ha habido un referéndum de autodeterminación, sino una escenificación más contra la legalidad”, en rueda de prensa en la que no se permitió ni una pregunta de los periodistas. Rajoy se apoya en la decisión de un Tribunal, que consideró inconstitucional el referendo, argumentando que la unidad de España prevalece y que solo Cataluña no puede decidir el futuro de todo el país.

Frente a estos hechos, Vicenç Navarro, catedrático de ciencias políticas y sociales de la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona), piensa que frente a esta situación “tan grave” es necesario movilizarse porque “el tema ya no es independencia sí o no, más bien democracia sí o no”, ha asegurado en una entrevista reciente en Crític. Es de esperarse, entonces, que en el corto plazo Cataluña viva una sostenida movilización de la población soberanista que reclama poder celebrar el referendo pactado, objetivo que llevan persiguiendo desde hace años obteniendo siempre la negativa del gobierno central.

(Le puede interesar: ¿Quiénes son los catalanes y por qué quieren independizarse de España?

Rajoy también se reunió ayer con diferentes partidos de la oposición como el PSOE y Ciudadanos, para abordar la cuestión catalana. Albert Rivera, el líder del partido derechista de Ciudadanos, ha pedido al presidente español que aplique el artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía de Cataluña.

En el plano internacional, el Parlamento Europeo celebrará el próximo miércoles un debate sobre la cuestión catalana pero no parece que Europa vaya a cambiar la que ha sido su posición de no interferencia en los asuntos internos de los estados pertenecientes a la Unión.

La violencia policial del pasado domingo no ha hecho más que dificultar aún más el diálogo y pisar el acelerador de la ruptura no solo de los independentistas, sino de los catalanes que sin serlo se ven huérfanos de Estado.

Los ataques por parte de la Policía Nacional y de la Guardia Civil del pasado domingo dejaron un balance de casi 900 heridos .Imágenes de la prensa española mostraban grandes tanquetas de la policía, de cara a la población civil, así como funcionarios de la autoridad que agredían a votantes desarmados.

Por ello, en las últimas horas se han convocado manifestaciones y concentraciones en distintas ciudades españolas como Madrid o Bilbao al grito de “Cataluña, no estás sola”.