Célula terrorista de Cataluña planeó atentar en Barcelona durante varios días

El Periódico de Cataluña accedió a la declaración de Mohamed Houli Chemlal, el miembro de la célula que sobrevivió a la explosión de la casa donde preparaban 100 kilos del explosivo TATP.

Archivo AFP

Los terroristas yihadistas que atentaron en Cataluña en agosto pasado habían planeado una serie de atentados con vehículos bomba en al menos tres lugares de Barcelona, por lo que su intención no era suicidarse tras un primer ataque.

Así lo informa este lunes El Periódico de Cataluña, que accedió a la declaración de Mohamed Houli Chemlal, el miembro de la célula que sobrevivió a la explosión de la casa donde preparaban 100 kilos del explosivo TATP, también conocido como la "madre de Satán".

En los atentados de La Rambla de Barcelona y de la localidad costera de Cambrils (Tarragona) murieron 16 personas y más de cien resultaron heridas.

Según la declaración del detenido, los yihadistas no contemplaron la posibilidad de hacer estallar los vehículos cargados de explosivos mientras los conducían, sino que su intención era la de activarlos a distancia tras aparcarlos en lugares donde pretendían atentar, uno de ellos el templo de la Sagrada Familia, uno de los símbolos de la ciudad de Barcelona.

Según el rotativo, los investigadores consideran que no hubo financiación del exterior para preparar los atentados y que los terroristas los planearon con un bajo presupuesto que procedía de lo que ganaban con sus empleos y con la venta ocasional de oro, cuya procedencia se desconoce.

La célula que perpetró los atentados estaba formada por al menos 12 terroristas, de los que seis fueron abatidos por la policía, dos murieron en la explosión en la vivienda donde preparaban los explosivos y cuatro fueron detenidos, de los que dos están en prisión provisional a la espera del juicio.