Chile aprueba ley de identidad de género

La ley fue aprobada este lunes, un día antes de la llegada del Papa Francisco al país austral.

Pixabay

La iniciativa que fue aprobada por la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, y que fue apoyada por el Gobierno de Michelle Bachelet, permite el cambio de sexo en los documentos de las personas que así lo desean y en el caso de niños o adolescentes con una autorización de los padres.

Todo esto se hace con el fin de asegurar los derechos de todas las personas en Chile, aseguró la Ministra Secretaria del Gobierno Paula Narváez. (Lea también: Los cómplices del odio contra las personas LGBT)

La funcionaria además añadió que “Este es un proyecto de ley que ha tenido una larga tramitación en el Congreso, de cuatro años, que ha tenido avances importantes en la comisión, así que nuevamente valoramos a todos los parlamentarios que han concurrido con su voto favorable a esta iniciativa.”

El líder le Movimiento Integración y Liberación Homosexual (Movilh), uno de los grupos que acompañaron todo el trámite de la polémica ley de identidad de género aseguró a medios locales que esta ley es una victoria para los niños y adolescentes trans que sufren de matoneo a causa de quienes son.

El proyecto de ley fue aprobado ayer en la Comisión de Derechos Humanos y el próximo martes 23 de enero será votado en la sala de la Cámara de Diputados. (Lea también: Illinois prohíbe la “defensa de pánico gay”)

Hasta ahora, para que alguien en Chile pueda cambiarse su nombre e identidad de género (o “sexo”, como aparece en los documentos) lo puede hacer sin ningún otro trámite más que cursar un trámite administrativo ante el ente registrador.

Para los menores de edad el tema se complica pues los padres son los que deben dar el consentimiento y aportar las pruebas y testimonios suficientes que den peso a su decisión. Además, dependiendo del juez del caso, este puede exigir opiniones de expertos psicólogos, psiquiatras y médicos.

La controvertida ley se da en el marco de la visita de tres días a Chile del Papa Francisco, cuya opinión de la comunidad trans ha sido cauta, sin condenarla pero tampoco dándole su beneplácito.  (Lea también: ¿Por qué es trascendental el concepto de la Corte IDH sobre el matrimonio igualitario?)