¿Aislamiento inteligente o prolongar la cuarentena?: Iván Duque responde

hace 1 día

Chile cerró 2019 con la peor crisis de derechos humanos desde la era Pinochet, dice AI

Amnistía Internacional recalcó que la crisis derviada por el estallido social en Chile a finales de 2019 derivó en terribles violaciones a los derechos humanos en ese país. Las fuerzas del Estado, señalan, intentaron justificar el uso de la violencia contra los ciudadanos, empeorando la situación.

Un manifestante se enfrenta con la policía durante una protesta contra el gobierno del presidente chileno Sebastián Piñera en Viña del Mar, el 23 de febrero de 2020.EFE

Amnistía Internacional (AI) denunció este jueves que Chile cerró 2019 con la peor crisis de derechos humanos desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y que las manifestaciones que desde octubre claman contra la desigualdad se encontraron con una "fuerte" represión policial.

"Las fuerzas del Estado intentaron justificar su uso de la violencia contra manifestantes alegando que tales medidas eran necesarias para proteger las infraestructuras y la propiedad privada frente a daños y vandalismo", dijo la ONG en su informe anual sobre la situación de los derechos humanos en América.

La ola de protestas que vive Chile estalló el pasado 18 de octubre en respuesta al aumento de la tarifa del metro y se convirtió luego en un reclamo contra el Gobierno de Sebastián Piñera y un modelo económico que propicia la desigualdad y no garantiza servicios básicos como la salud o la educación.

La crisis, con al menos una treintena de fallecidos y miles de heridos, ha bajado de intensidad en febrero -el mes elegido por la mayoría de los chilenos para vacacionar-, pero se espera que tome fuerza de nuevo en marzo con el fin del verano austral, la vuelta a las clases y la cercanía del plebiscito de abril en el que se decidirá si se quiere una nueva Constitución.

La organización, que envió una misión de observación al país a mediados de noviembre, aseguró que durante los diez días en los que rigió el estado de emergencia y en los que los militares estuvieron a cargo de la seguridad "aumentó drásticamente el número de abusos cometidos por el Estado" y que a finales del año "las víctimas de violaciones de derechos humanos, sobre todo a manos de los Carabineros (policía nacional), se contaban por miles".

Estos abusos pasan desde el uso de armas letales contra los manifestantes, uso de munición potencialmente letal y de gases lacrimógenos "de manera injustificada, generalizada e indiscriminada", ataques contra periodistas y violencia contra personas a las que ya se había arrestado, agregó AI. Le recomendamos: Arranca en Chile campaña por plebiscito que decidirá el plebiscito que decidirá el futuro de la Constitución de Pinochet

Tras su paso por el país, la organización acusó tanto al Ejército como a los Carabineros de cometer "ataques generalizados" y aseguró que las violaciones a los derechos humanos "no son hechos aislados o esporádicos", sino que responden a un patrón y muestran un "grado de coordinación", unas declaraciones que fueron rechazadas frontalmente por el Gobierno.

Otros organismos internacionales como la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Human Rights Watch (HRW) también han acusado a las fuerzas de seguridad de haber violado los derechos humanos.

Aparte del estallido social, Amnistía Internacional advirtió en el mismo informe de que durante el pasado año "no se produjeron avances sustanciales en otros problemas persistentes como la criminalización del aborto, la impunidad por los crímenes cometidos en el pasado, la criminalización del pueblo mapuche y la falta de progreso en materia de derechos ambientales". 

Ginebra, 27 feb (EFE).- La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió hoy mayor atención a las causas que desataron olas de protestas en países como Chile y Ecuador, y expresó preocupación por la actual situación de Bolivia, en su intervención ante el Consejo de Derechos Humanos.

Bachelet subrayó que "en Chile y Ecuador, como en otros países, hay una necesidad de garantizar que se fijen responsabilidades por las violaciones de derechos humanos perpetradas durante las protestas" y al mismo tiempo "debe atenderse la razón de éstas, que es la desigualdad".

En un informe donde analizó ante el Consejo las distintas amenazas a los derechos humanos en el mundo, recordó que su oficina, que envió misiones de investigación tras las protestas, ya hizo recomendaciones para investigar y juzgar las violaciones de derechos humanos en los dos países desde octubre de 2019.

Sobre Bolivia, Bachelet recordó hoy que la crisis política ocurrida en ese país, también iniciada en octubre del pasado año, se saldó con al menos 35 muertos y 800 heridos "la mayoría de ellos en operaciones del ejército y la policía".

De igual manera, destacó que su oficina está preocupada "por la imputación de decenas de antiguos altos cargos gubernamentales y personas relacionadas con la antigua Administración" del depuesto presidente Evo Morales.

Otro país latinoamericano mencionado por la expresidenta chilena en su discurso fue Brasil, donde están proliferando "ataques e incluso asesinatos contra defensores de derechos humanos, muchos de ellos líderes indígenas" en un contexto de retroceso de las políticas de protección del medio ambiente y las minorías.

"También hay un aumento de las requisas de tierras de indígenas y afrodescendientes, y esfuerzos por deslegitimar el trabajo de la sociedad civil y sus movimientos", concluyó.

 

 

906658

2020-02-27T09:50:06-05:00

article

2020-02-27T09:50:22-05:00

cgomez_250775

none

Redacción EFE

El Mundo

Chile cerró 2019 con la peor crisis de derechos humanos desde la era Pinochet, dice AI

88

6455

6543