Cinco informaciones falsas con las que Trump insiste en el fraude electoral

Noticias destacadas de El Mundo

El presidente de Estados Unidos lo volvió a hacer. En un discurso desde la Casa Blanca este jueves, insistió en que ganaría a menos que “le roben las elecciones” y dio una serie de datos que no demuestran la supuesta conspiración que denuncia.

El presidente Donald Trump sostuvo que ganaría las elecciones en Estados Unidos si los demócratas que apoyan a su rival Joe Biden no estuvieran tratando de “robarle” la contienda. “Si cuentan los votos legales, gano fácilmente. Si cuentan los votos ilegales, pueden intentar robarnos la elección”, dijo el mandatario republicano en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, cuando sus chances de reelección penden de un hilo. Pero no sustentó esta declaración con ninguna prueba.

Ver más: Preguntas y respuestas del caos electoral en EE. UU.

Mentira No. 1

"Los funcionarios demócratas nunca creyeron que podrían ganar estas elecciones, honestamente, realmente es por eso por lo que hicieron papeletas por correo con esta tremenda corrupción”, afirmó Trump durante una comparecencia ante la prensa en la Casa Blanca. Dijo que había ganado Pensilvania por mucho pero que de repente aparecieron votos ilegales.

Los hechos

“Todos los residentes de Pensilvania pueden tener confianza en el resultado de esta elección”, dijo el gobernador Tom Wolf. “Tenga la seguridad de que se contará su voto, si aún no se ha contado”.

Los funcionarios electorales procesan las boletas por correo a mano y pueden tardar más en tabular, ya que la mayoría de los estados no comienzan a contar las boletas por correo hasta el día de las elecciones. La probabilidad de que se cuenten más votos demócratas más adelante no significa que los resultados sean erróneos o fraudulentos. Los legisladores republicanos en estados clave, incluidos Pensilvania y Michigan, han prohibido el conteo temprano de las boletas por correo.

Mentira No. 2

Trump insistió que él iba ganando y de repente todo cambió por cuenta del voto por correo, que él había advertido "es un tremendo fraude, una corrupción de los demócratas. Se adjudicó el triunfo de todos los estados que están en disputa y sentenció que no le han otorgado toda as victorias en Carolina del Norte y Georgia porque él va a la cabeza y buscan favorecer a Biden .

Ver más: La pesadilla que se hizo realidad en EE. UU.

Los hechos

Trump habla del llamado ‘espejismo rojo’ sobre el que hace semanas advertían los analistas y que consiste en: las papeletas en urna (la fórmula preferida por los republicanos para votar) se contaron primero, creando la impresión de que los conservadores iban arrasando; lo que ocurre es que el voto demócrata, independientemente de su volumen, se comenzó a contabilizar después ya que llegó por anticipado o por correo.

Mentira No. 3

“Los funcionarios demócratas nunca creyeron que podrían ganar estas elecciones, honestamente, realmente es por eso por lo que hicieron papeletas por correo con esta tremenda corrupción”.

Los hechos: el presidente no recuerda que él mismo fue el que aconsejó a sus seguidores no usar esta opción de participación electoral y por eso desestimó el voto por correo por parte de los republicanos. Las papeletas que hoy favorecen a Biden no son un fraude, son las que llegaron por correo, eso no implica un fraude como quiere hacer ver el presidente.

Ver más: La incertidumbre electoral divide las calles de EE. UU.

Mentira No. 4

Según el presidente republicano, “se están encontrando papeletas de repente y, sorprendentemente, todas van a los demócratas, que nunca pensaron que podían ganar estas elecciones de manera honesta. Este fraude no tiene precedentes”.

Los hechos: Se estima que más de 63 millones de personas votaron por correo y, en mayor porcentaje, a favor del demócrata. Esas papeletas son contadas de manera manual en muchos estados. Ni siquiera los observadores del sufragio han reportado alguna anomalía.

Mentira No. 5

“No podemos permitir que nadie amordace a nuestros votantes e invente los resultados, los demócratas activaron su sucia maquinaria”.

Los funcionarios electorales estatales han asegurado a los votantes que la elección de este año no fue el caos que muchos temían debido al Covid-19. A pesar de algunas fallas técnicas ocasionales y el horario extendido de algunos lugares de votación, no hubo informes de problemas importantes o interferencias. Aunque el conteo está demorando más este año, no hay respaldo para la acusación de que las boletas enviadas por correo fueron parte de un fraude masivo.

Comparte en redes: