Colombia, ACNUR y OIM lanzaron Plan Regional para migrantes venezolanos

Noticias destacadas de El Mundo

La Organización Mundial para las Migraciones (OIM) y la Agencia de la ONU para refugiados (ACNUR) buscan recaudar US$ 1.350 millones para el programa que responderá a las necesidades de los venezolanos y de las comunidades que los acogen.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia en compañía de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) lanzaron este miércoles el Plan de Respuesta Regional para los refugiados y migrantes de Venezuela para el periodo de 2020. Las agencias apuntaron que se necesitan US$ 1.350 millones para responder a las crecientes necesidades humanitarias de los refugiados y migrantes venezolanos en América Latina y el Caribe y las comunidades que los acogen.

El Plan Regional de Respuesta a Refugiados y Migrantes 2020 (RMRP) es, según comunicó ACNUR y la OIM, una herramienta de coordinación y recaudación de fondos establecida e implementada por 137 organizaciones. En el programa están trabajando los gobiernos de toda la región con el objetivo de atender a los casi cuatro millones de personas, incluidos refugiados y migrantes venezolanos y comunidades de acogida, que han llegado a diferentes países del mundo. Según cifras recogidas por las agencias de la Organización de Naciones Unidas, en noviembre de 2019 había aproximadamente 4.6 millones de refugiados y migrantes de Venezuela en todo el planeta, siendo América Latina la mayor zona de concentración con casi el 80%. Si las tendencias actuales continúan, para finales de 2020 la cifra podría ascender a 6.5 millones de venezolanos.

Le recomendamos: Una nueva esperanza para los migrantes venezolanos

Según William Spindler, portavoz del alto comisionado de ACNUR, el RMRP se trata de un instrumento de coordinación de la región que necesita de la financiación de la comunidad internacional. "Solo a través de un enfoque coordinado y armonizado será posible abordar eficazmente las necesidades a gran escala, que continúan aumentando y evolucionando a medida que la crisis actual se profundiza", agregó Eduardo Stein, Representante Especial Conjunto ACNUR-OIM para los refugiados y migrantes venezolanos. "Con este fin, el llamamiento de RMRP para 2020 es uno de los instrumentos clave para movilizar recursos para una acción más colectiva y concertada".

El plan incluye acciones en nueve sectores clave: salud; educación; seguridad alimentaria; integración; proteccion; nutrición; abrigo; artículos de socorro y transporte humanitario; y agua, saneamiento e higiene (WASH). Además de la respuesta de emergencia, el RMRP 2020 pone un fuerte enfoque en garantizar la inclusión social y económica de los refugiados y migrantes.

“A pesar de muchos esfuerzos y otras iniciativas, la dimensión del problema es mayor que la capacidad de respuesta actual, por lo que es necesario que la comunidad internacional duplique estos esfuerzos y contribuciones para ayudar a los países y las organizaciones internacionales a responder a la crisis”, dijo Stein. “Se necesita más apoyo a los gobiernos, con un enfoque en las preocupaciones de desarrollo, además de las necesidades humanitarias inmediatas”. Vea también: Sin patria, sin casa, sin escuela: el calvario de niños venezolanos 

Por otro lado, la ACNUR manifestó su "profunda preocupación y consternación" por los persistentes "hechos de violencia e intolerancia" en Bolivia. También se sumó al llamado del Sistema de Naciones Unidas en Bolivia "para recuperar la paz social" y prevenir la vulneración de los derechos humanos "de todas las personas sin discriminación por ningún motivo, incluyendo las opiniones políticas o de otra índole y el origen nacional o cualquier otra condición social".

Tras las elecciones del pasado 20 de octubre, proceso en el que la oposición denunció que se cometió fraude, se desencadenaron protestas violentas a favor y en contra del expresidente Evo Morales, que han dejado ocho muertos y 476 heridos. La situación se agravó desde que este pasado domingo Evo Morales anunció su renuncia a la Presidencia, con una ola de saqueos, incendios y otros disturbios en buena parte del país.

Las Fuerzas Armadas acordaron apoyar a la Policía para frenar el vandalismo desatado sobre todo en ciudades como La Paz y El Alto. Morales, asilado ahora en México, ha denunciado que su salida fue producto de un "golpe de Estado" del que acusó a opositores, quienes han negado aquello y sostienen que la gente se levantó en contra del fraude para garantizarle la reelección.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, sostuvo el martes que quien cometió un "golpe de Estado" en Bolivia fue Morales, al que acusó de haber tratado de "robar" las elecciones, en las que fue declarado vencedor en primera vuelta.

Una auditoría de la OEA al proceso electoral boliviano detectó serias irregularidades en el mismo, por lo que recomendó realizar nuevos comicios. La senadora opositora Jeanine Áñez asumió este martes la Presidencia interina de Bolivia, apoyada en un artículo de la Constitución boliviana que permite la sucesión en caso de ausencia del presidente, porque aún el Parlamento no se pronunció sobre la carta de renuncia de Morales. Quienes podían haber sucedido a Morales antes que Áñez también habían renunciado el domingo.

Comparte en redes: