Colombia liderará lucha contra la corrupción ante la ONU

El canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, anunció hoy la aprobación de una resolución en la que se convoca a un periodo extraordinario en la Asamblea General de la ONU en 2021 para desarrollar herramientas en la lucha contra la corrupción.

Canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo. Oscar Pérez - El Espectador

La corrupción hace parte de uno de los problemas que posiblemente más malestar causan en Latinoamérica. Ayer, en la Tercera Comisión de la Asamblea General de la ONU, Colombia y Perú presentaron una resolución mediante la cual convocaron un periodo extraordinario de la Asamblea General dedicado a la lucha contra esta problemática. Tras haberse aprobado por concenso, se confirmó que se llevará a cabo en el primer semestre de 2021.

El objetivo de la propuesta es hacer un balance sobre las dificultades y retos para prevenir y luchar en contra de la corrupción. Además, buscará aprobar una declaración política acordada por consenso en el marco de la Conferencia de Estados Parte de la Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción.

(Le puede interesar: “Nosotros actuamos sin espíritu belicista”: canciller Carlos Holmes Trujillo)

El canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, aseguró tras conocerse la decisión: “Así como Colombia lideró la convocatoria de un periodo extraordinario de la asamblea de la ONU sobre la corrupción, que fue aprobado por consenso, a partir de este momento liderará un gran esfuerzo global para que en ella se definan herramientas, también globales y eficaces contra la corrupción, que complementen los esfuerzos nacionales”.

Luego, agregó: “La corrupción es un crimen que asciende al 5% del PIB mundial, afecta la gobernabilidad, atenta contra la democracia, erosiona la ética social y limita las posibilidades de desarrollo. Por todas esas razones tiene que combatirse con medidas nacionales y globales eficaces”.

La información se conoce una semana después de la publicación del último informe de Latinobarómetro, el cual mide la percepción de la región frente a problemáticas comunes. En el documento aparecen siete países donde la corrupción que están en primer y segundo lugar de importancia como problema principal: Colombia, Perú, Brasil, México, Paraguay, República Dominicana y Bolivia.

(Ver más: "La migración venezolana es un desafío gigantesco”: Canciller Trujillo)

Independientemente del lugar que ocupa la corrupción en el problema principal de cada país, la percepción de aumento de la corrupción en la región no cede. Mientras en 2017 un 62 % de los latinoamericanos decían que la corrupción había aumentado, en 2018 es 65 %. Y la tendencia indica que la cosa seguirá subiendo.

Sin embargo, al ser el Latinobarómetro una encuesta de percepción ciudadana, los resultados no necesariamente indican que los índices de corrupción hayan o no aumentado en cada país. Este repunte, según el informe regional, se explica “porque el tema de la corrupción está en el radar de los ciudadanos como un tema en aumento, no en disminución”.