¿Cómo está México después del terremoto?

Todas las tragedias llegan juntas, dicen las abuelas en América Latina. Los dos sismos de magnitudes enormes que sacudieron a los mexicanos en el mes de septiembre se juntaron con una profunda crisis económica y social.

Los vecinos encienden velas como tributo a los niños del colegio Rébsamen que murieron como consecuencia del terremoto. AFP

El primero le tocó a Chiapas: los 8,2 grados en la escala de Ritcher hicieron de este sismo el de mayor alcance en los últimos 100 años. La Ciudad de México, capital del país, alcanzó a moverse y sufrió algunos daños. Pero no tantos como cuando tembló el 29 de septiembre. Aunque fue de menor intensidad que el anterior, con 7,1 grados, las consecuencias de este sismo rompieron casi todos los récords. El epicentro fue Puebla, más cerca de la capital, la cuarta más poblada del mundo. 333 personas fallecieron.

Diez días después de la catástrofe, así está México:

  1. Las labores de rescate

El jueves pasado, los rescatistas y voluntarios que trabajaban día y noche para encontrar vida, detuvieron su búsqueda. El 27 de septiembre, las autoridades informaron que se había agotado el tiempo y que era hora de empezar la reconstrucción. Los voluntarios se hicieron a un lado y entraron las excavadoras.

  1. La reconstrucción

En medio de comentarios que cuestionaban su falta de iniciativa, el acalde de la Ciudad de México anunció un plan de reconstrucción. El gobierno de Miguel Ángel Mancera anunció que , aseguró. Además, el instituto de vivienda de la Ciudad de México anunció que tiene 2.7 millones de dólares a su disposición para trabajar en la reconstrucción de las edificaciones. Mancera tuvo que detener su campaña para las elecciones presidenciales que se celebrarán en julio del próximo año luego del terremoto.

  1. La campaña electoral

Francisco González, director de BBVA, anunció una jugosa donación para ser invertida en la reconstrucción de las escuelas que quedaron destruidas por el sismo. Aprovechó, al hacer su anuncio, para pedirle a los mexicanos que no escojan a un gobierno populista. Los días posteriores al terremoto se vivieron en medio de las tensiones políticas, generadas por la baja popularidad del presidente Enrique Peña Nieto, que tiene la peor tasa en la historia del país. . (…) Si, por el contrario, quien ocupe la presidencia es una persona que tiene una visión más del pasado, muy populista, pensando que se pueden prometer muchas cosas que después no se pueden entregar... Eso sería una vuelta atrás. No puedo explayarme mucho más, pero tenemos un país muy cercano en el que lo que hemos visto en los últimos 15 años ha sido un auténtico desastre”, aseguró González según el diario El País de España.

  1. La seguridad

De acuerdo con informes oficiales, el 2017 ha sido el año más sangriento de los seis que lleva al mando el presidente Enrique Peña Nieto. En junio, el país vivió el mes más violento desde 1997: más de 2.200 homicidios en un mes. Ahora, tras el terremoto, la Arquidiócesis de México denunció que una caravana integrada por jóvenes que viajaban a ayudar a la ciudad de Oaxaca fue atacada. La organización denunció también que los criminales violaron a una de las voluntarias.

(Le puede interesar: No más diecinueves de septiembre en México)

  1. La esperanza

A pesar del dolor, las primeras páginas de la prensa internacional sobre el terremoto en México eran alentadoras. Cientos de personas se colaron a las calles a ayudar a las víctimas y la solidaridad fue la protagonista.

Eugenio Derbez, actor mexicano que ha protagonizado cintas en Estados Unidos como “no se aceptan devoluciones” envió un mensaje en el que dijo: “Hace unos días un terremoto nos sacudió, nos sacudió por fuera y por dentro, nos sacó de nuestro letargo y nos demostró que en sólo 50 segundos podemos ser otro País”