Con flores, velas y cráneos, México se prepara para celebrar el Día de Muertos

Esos elementos, junto con algunos alimentos tradicionales, bebidas y el azucarado pan de muerto, se colocan entre las ofrendas con las que, los días 1 y 2 de noviembre, se conmemora a los familiares fallecidos.

Día de Muertos. AFP

Entre flores, velas, papel picado y cráneos de azúcar, los mexicanos se preparan para celebrar el Día de Muertos, aunque algunos tienen la impresión de que la fiesta se está perdiendo entre las nuevas generaciones. (Vea: Así fue la fiesta de "La catrina", en México)

Esos coloridos elementos, junto con algunos alimentos tradicionales, bebidas y el azucarado pan de muerto, se colocan entre las ofrendas con las que, los días 1 y 2 de noviembre, se conmemora a los familiares fallecidos.

"Adornamos con papel de colores, veladoras, incienso y se pone la comida. Lo que más le gustaba, pozole (guisado caldoso), mole (mezcla de chiles con chocolate), tamalitos (tortas de maíz), pan de muerto, que es el tradicional, su vasito de agua, su refresco", dice a la AFP Concepción Venegas, una mujer de 40 años que cada año pone una ofrenda para un familiar fallecido en un accidente.

Venegas, quien también se dedica a vender adornos del Día de Muertos en un mercado al sur de Ciudad de México, ve un mayor interés en esta fiesta en los últimos años, aunque en su punto de venta también ofrece pequeñas imágenes de brujas y calabazas del Halloween anglosajón.

"Nos estaban invadiendo ya las cosas extranjeras y años atrás (los clientes) nos decían 'Feliz Halloween', ya lo están rechazando", dice.

Cerca de ella, otros vendedores ofrecen máscaras de Halloween junto con tradicionales imágenes y productos del Día de Muertos, aunque no todos están tan contentos de que ambas fiestas parezcan convivir sin ningún problema.

"Ya todo esto se está perdiendo", dijo a la AFP Rosario Linares, vendedora de 53 años del tradicional pan de muerto, redondo y adornado con formas de huesos humanos. "Ahora los chavos (jóvenes) son modernos, ahora todo lo quieren comprar con puros químicos", dice frente a los pequeños panes azucarados que su familia lleva fabricando por décadas.

Frida, Diego y El Santo

Ángel Herrera, quien lleva cerca de 20 años vendiendo tradicionales calaveras de azúcar, chocolate y ahora figuras de Jack Skellington, el espigado protagonista de una película del estadounidense Tim Burton, parece coincidir.

"Las tradiciones cambian porque la gente de antes era diferente, era tradicional, ahora los jóvenes ya son diferentes", dice el vendedor de 61 años a la AFP.

Pese a las preocupaciones, existen esfuerzos por preservar la tradición del Día de Muertos. Uno de ellos es el del Museo Dolores Olmedo, también en el sur de la ciudad, que cada año realiza una gigantesca ofrenda dedicada a algún tema en particular.

Este año, está dedicada al cine mexicano y la adornan calaveras de cartón que muestran películas icónicas de la industria como El Rey del Barrio (1949), en la que el actor Germán Valdés "Tin Tan" encabeza a una banda de ladrones, o A toda máquina (1951), una comedia en la que los conocidos Pedro Infante y Luis Aguilar interpretan a dos miembros del escuadrón de policía de Ciudad de México.

"Pensamos que era buena idea volver a traer el cine mexicano a escena, pero sobre todo hacerle un homenaje a quienes trabajan y no vemos, quienes están detrás de las cámaras", dijo a la AFP Josefina García, directora de colecciones del museo.

A su lado están también escenas de las tradicionales películas de luchadores como El Santo y Blue Demon y una ofrenda multicolor en la que se recuerda a los icónicos artistas mexicanos Frida Kahlo y Diego Rivera, de quienes el museo tiene obras en su acervo.

 

últimas noticias