Con tres candidatos comenzó la carrera presidencial en México

En su tercer intento, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador encabeza todas las encuestas mientras que sus rivales de los partidos tradicionales deben luchar contra los escándalos de corrupción que rodean a sus movimientos.

AFP / Wikimedia Commons

Las elecciones presidenciales en México comienzan a tomar forma. Este lunes, fue oficializada la candidatura de los tres aspirantes que aspiran a gobernar el país en unas elecciones que han sido calificadas como históricas.

Tras seis años en el poder, la gestión del actual presidente Enrique Peña Nieto, y de su Partido Revolucionario Institucional (PRI), ha rebasado la paciencia de los mexicanos. La impopularidad del mandatario ha llegado a cifras récord en su país pues apenas cuenta con el 7% de aprobación, una de las cifras más bajas de la región

Las acusaciones de corrupción, y un repunte de la violencia criminal, han recrudecido el desplome de la imagen de Peña Nieto, a quien se le relaciona con la política tradicional mexicana. Su partido, el PRI, ha puesto tradicionalmente a los presidentes en ese país. Sin embargo, todo indica que en las próximas elecciones el partido de gobierno no la tendrá nada fácil.

El repunte de AMLO

En junio se medirán en las urnas tres contendientes, pero uno de ellos es un viejo conocido de la política mexicana. Andrés Manuel López Obrador, exalcalde de la Ciudad de México y militante de la izquierda moderada, ha registrado un crecimiento sostenido en las últimas encuestas y por ahora se perfila como favorito para hacerse con la presidencia.

Aunque esta es la tercera vez que participará en unas elecciones en México, su entorno confía que el deseo de un cambio en su país termine inclinando la balanza a su favor. AMLO (como se le dice coloquialmente) ha moderado el estilo combativo y en ocasiones intolerante que lo caracterizó en el pasado en busca de más votos. Además, la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos le ha ayudado para construir un discurso nacionalista que ha logrado calar en los votantes.

Ver más: México: sangriento comienzo de año

"No vamos a traicionar al pueblo de México, estoy consciente de mi responsabilidad histórica, quiero ser recordado como un buen presidente", dijo AMLO durante la inscripción de su candidatura.

En esta oportunidad, a diferencia de las candidaturas anteriores, López Obrador tendrá el aval del Movimiento Regeneración Nacional, partido que él mismo fundó y que competirá contra la que fuera su casa durante toda su carrera política: el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Los críticos de López Obrador ven en él un peligro por el supuesto populismo en el que se ha basado su carrera política. Sin embargo, sus seguidores lo consideran el único capaz de acabar con "la mafia del poder", frase con la que AMLO etiqueta a los políticos tradicionales y a muchos de sus críticos.

En meses recientes, se ha acercado a la clase empresarial, y ha acogido a exmilitantes del PAN y el PRI. De hecho, en las últimas semanas la candidatura del líder izquierdista ha conseguido la adhesión de pesos pesados de la política mexicana como el del expresidente del PAN, Germán Martínez, quien fue parte del gabinete del expresidente Felipe Calderón.

La juventud, la carta del PAN

Quien parece ser el principal contrincante de Andrés Manuel López Obrador es Ricardo Anaya, un exlegislador de 38 años, militante del conservador Partido Acción Nacional (PAN), y cuya juventud y promesas de acabar con los males del PRI espera que calen en los electores.

En esta contienda, Anaya competirá por la presidencia en una alianza sin precedentes en la política mexicana, pues a su partido, de tradición conservadora, se adhirió el Partido de la Revolución Democrática (PRD), tradicionalmente vinculado con la izquierda y que nunca ha puesto un presidente.  

Puede leer:​ ¿Cómo eligió a su sucesor el presidente Peña Nieto?

“Lo que México necesita no es un Mesías con ínfulas de perdonavidas; lo que México necesita es la aplicación inequívoca de la ley; yo sí voy a terminar con el pacto de impunidad, no va a haber venganza, pero si habrá justicia, el que la hizo la va a pagar”, dijo Anaya en alusión a su contrincante, Andrés Manuel López Obrador.

Anaya es el candidato por la coalición Por México al Frente, compuesta por el PAN, PRD y el Movimiento Ciudadano, estos últimos de corriente izquierdista.

México "va cambiar, el PRI ya se va, la pregunta clave en este tipo de elección es qué tipo de cambio queremos, un cambio viendo al futuro o uno atrapado en el pasado".

La difícil tarea del PRI

En tercera posición se ubica José Meade, un respetado ex ministro de 48 años, sin militancia partidaria, con el que el PRI busca librarse de sus propios pasivos presentándolo como un candidato "ciudadano e independiente".

"Lo hago por México y los invito a todos a que lo hagan por México", dijo Meade al asumir la candidatura ante unos 19.000 militantes del PRI, reunidos en un estadio de la capital mexicana, según datos del partido.

Hasta ahora, Anaya y Meade se han enfrascado en un duelo donde cada uno asegura ser el único retador de López Obrador, en busca de encausar a su favor el elevado anti-voto de AMLO, amado y odiado con igual intensidad.

Ver más: Trump y las amenazas de los Tratados de Libre Comercio

La mayoría de las encuestas ubican a AMLO holgadamente arriba del 30% de las preferencias, mientras que Anaya y Meade se mueven en el entorno del 20%, con el panista en el extremo superior de ese porcentaje y el del PRI en la parte baja, según datos del sitio Oraculus.mx.

En México, cuya legislación electoral no contempla una segunda vuelta, los últimos mandatarios fueron elegidos con menos de 40% de los votos. La campaña electoral empieza oficialmente el 30 de marzo y se prolongará hasta el 1 de julio de 2018, cuando los mexicanos saldrán a las urnas para elegir a su presidente.