Conozca las recomendaciones que le hicieron a Nicaragua para fortalecer su democracia

Tras las elecciones municipales, tanto la OEA como la oposición han hecho recomendaciones para fortalecer el sistema democrático en Nicaragua.

AFP

En Nicaragua, las pasadas elecciones de gobiernos locales, celebradas el pasado mes de noviembre, se registraron siete muertes en medio del clima de violencia postelectoral que marcó el masivo triunfo del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

En su informe final, La Misión de Acompañamiento Electoral la OEA lamentó los hechos de violencia y destacó como una de las principales recomendaciones la necesidad de realizar una "auditoría integral al registro electoral que permita realizar diversos ejercicios de verificación y control".

(Le puede intereasar: Gioconda Belli pide al Ejército de Nicaragua aclarar muerte de 6 civiles)

La misión también observó en su informe que la ley electoral que rige en Nicaragua "tiene un ámbito muy limitado y no cuenta con mecanismos claramente establecidos" para resolver las disputas. Los acompañantes de la OEA recibieron 219 denuncias que trasladaron al Consejo Supremo Electoral (CSE), pero Wilfredo Penco, el jefe de la misión y vicepresidente de la Corte Electoral de Uruguay, dijo que "los reclamantes quedan en la indefensión ante la imposibilidad de corroborar a través de un proceso contradictorio, la certeza de los resultados publicados".

Tras la presentación del informe, el canciller nicaragüense, Denis Moncada, dijo que el Gobierno de Daniel Ortega "toma nota de las recomendaciones" de la misión y "expresa su mejor disposición de tomar en cuenta aquellas recomendaciones y sugerencias que contribuyan a seguir fortaleciendo" el proceso electoral, sin embargo, tras el aplastante triunfo del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que se impuso en 135 de los 153 municipios en disputa, la OEA no es la única que pide reformas.

Los opositores del Frente Amplio por la Democracia (FAD) de Nicaragua también pidieron una "profunda reforma del sistema electoral" que incluya diversos cambios "para la transición hacia la democracia", en una clara alusión a la larga permanencia en el poder del presidente Daniel Ortega y su partido político.

"La inmensa mayoría de los nicaragüenses queremos autoridades legítimas, electas, no impuestas por fraudes electorales", dijo un vocero del partido.

Entre sus iniciativas, el FAD pidió la independencia del Poder Electoral mediante "la elección de nuevos magistrados del Consejo Supremo Electoral con personas de indudable prestigio y compromiso democrático", y la "constitución de los consejos electorales departamentales y municipales, de forma que ninguna fuerza política pueda dominar su composición".

Otra de sus propuestas fue la cedulación sin discriminación mediante el establecimiento de "procedimientos ágiles y de obligatorio cumplimiento para garantizar una cedulación ciudadana eficiente y sin sesgos partidarios".

Tanto el FAD como la OEA, insistieron en que se debe elaborar una ley de partidos políticos que contemple mecanismos de financiación claras que no dependan directamente de ninguna dependencia del gobierno.

La oposición también ha hecho énfasis en que se les regrese la personalidad jurídica a los partidos a los que le fue suspendida o cancelada.

Nicaragua y la Secretaría General de la OEA trabajan mano a mano desde octubre de 2016 en el marco de la Mesa de Conversación e Intercambio Constructivo para mejorar el sistema electoral del país centroamericano.

Por su parte, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, valoró "muy especialmente los trabajos conjuntos con Nicaragua".

"Esta primera etapa se ha cerrado de manera muy positiva, y valoramos el trabajo y la apertura demostradas. La fase siguiente, de implementación de recomendaciones, es de fundamental importancia para fortalecer el proceso", agregó.

Temas relacionados