Conozca quién le dijo a Trump que trasladar la embajada a Jerusalén es pésima idea

El mandatario estadounidense estaría planeando anunciar mañana el cambio de locación de su sede diplomática en Israel.

AFP

Aunque el Este de Jerusalén está ocupado por Israel desde 1967, y aunque el estado israelí tomó la decisión unilateral de anexarse ese sector de la ciudad en 1980, ningún miembro de la comunidad internacional reconoce la legitimidad de esa ocupación y, por eso mismo, la sede de todas las embajadas que hay en Israel quedan en Tel Aviv, al menos por ahora.

Durante la campaña presidencial, Donald Trump sugirió en varias ocaciones que trasladaría la sede diplomática de Estados Unidos a Jerusalén, una decisión polémica si se considera que los palestinos ese sector de la ciudad como capital de su futuro Estado.

(Lea también: ¿Qué se juega Trump si declara Jerusalén como capital israelí?)

El traslado del traslado de la embajada no solo significaría el reconocimiento de la soberanía israelí sobre toda la ciudad, incluida la parte ocupada; también promete echar más leña al fuego del conflicto árabe israelí, por lo que las voces que le sugieren a Trump que se abstenga de tomar cualquier decisión al respecto no han parado de llegar.

-La Unión Europea-

Federica Mogherini, alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, se encontró con el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, para abordar temas que iban desde la crisis norcoreana hasta el acuerdo nuclear iraní.

Antes de continuar con las reuniones que tenía planeadas con los ministros de Exteriores de veintiocho países, los rumores sobre el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén hicieron que Mogherini se refiriera al tema:

"Debe encontrarse un camino a través de negociaciones para resolver el estatus de Jerusalén, como futura capital de los dos Estados, de manera que puedan cumplirse las aspiraciones de ambas partes", dijo la representante de la Unión Europea.

"La UE apoya la reanudación de un proceso de paz significativo hacia una solución con dos Estados", añadió Mogherini, quien insistió en que "creemos que cualquier acción que pudiera socavar estos debe evitarse absolutamente", añadió. Cuando tuvo la oportunidad de dar contestar, Tillerson se abstuvo de referirse al conflicto árabe Israelí.

-Arabia Saudita-

El teléfono del príncipe Salman bin Abdelaziz, de Arabia Saudita, sonó esta mañana. Del otro lado estaba el presidente Donald Tump, quien le anticipó al monarca saudí su intención de trasladar la estadunidense a Jerusalén. La respuesta del príncipe heredero, según la agencia oficial SPA, fue clara:  "Este paso peligroso es provocador para los sentimientos de todos los musulmanes del mundo, debido al lugar destacado que ocupa la mezquita de Al Aqsa". Se trata del tercer lugar más sagrado para el islam, después de La Meca y Medina.

Asimismo, el príncipe heredero señaló que la definición del estatus de Jerusalén "antes de alcanzar un acuerdo definitivo, va a dañar el proceso de paz (entre palestinos e israelíes) y aumentar las tensiones en la región".

-Otro rey y un militar-

El teléfono volvió a sonar en Jordania. Allí, tal como lo reporta la agencia de noticias Petra, el rey Abdalá II recibió la llamada del mandatario estadounidense.

El rey jordano destacó que cambiar la sede de la embajada de EE.UU. en Israel "tendrá reflejos peligrosos sobre la seguridad y la estabilidad de Oriente Medio, y debilitará los esfuerzos de la Administración estadounidense para reavivar el proceso de paz" entre palestinos e israelíes.

Jerusalén Este, que los palestinos reclaman como capital de su futuro Estado, está ocupada por Israel desde la Guerra de los Seis Días, de 1967, y fue anexionada en 1980 en una decisión unilateral israelí que, hasta el momento, no ha sido reconocida por la comunidad internacional, por lo que trasladar la embajada estadounidense a ese sector en disputa promete atizar el conflicto entre árabes e israelíes.

Abdalá II advirtió sobre el "peligro de tomar cualquier decisión fuera del marco de una solución global que garantice el establecimiento de un Estado palestino con Jerusalén Este como capital".

Por su parte, el presidente Egipto Abdelfatá Al Sisi, que también recibió la llamada de Trump, destacó la "importancia de no complicar la situación en la región tomando decisiones que van a disminuir las oportunidades de paz en Oriente Medio", según un comunicado de la presidencia egipcia.

-La Autoridad Nacional Palestina-

La presidencia de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) rechazó de plano el traslado de la embajada de EEUU y advirtió "graves repercusiones" para el proceso de paz, informó hoy la agencia oficial de noticias palestina Wafa.

"No podemos aceptar el traslado de la embajada", dijo el portavoz presidencial, Nabil Abu Rudeina, después de conocer que el presidente palestino, Mahmud Abás, también había recibido la llamada de Trump.

Tras la conversación, Abás inició una ronda de contactos, empezando por el rey Abdalá II de Jordania, quien manifestó su apoyo a los palestinos.

-Una carta desde Maruecos-  

El rey Mohamed VI de Marruecos optó por enviarle una carta al mandatario estadounidense.

"Quiero transmitirle mi profunda preocupación personal y la extrema inquietud de los Estados y pueblos árabes y musulmanes ante las noticias recurrentes sobre la intención de su administración de reconocer a Jerusalén como capital de Israel y de trasladar a ella la Embajada de EEUU", dice el texto.

(Le puede interesar: ¿Por qué volvió la violencia a Jerusalén y Cisjordania?)

El soberano de Marruecos firmó su misiva en calidad de presidente del Comité Al Qods, creado por la Organización de Cooperación Islámica (que engloba a 57 países) para defender el carácter árabe y musulmán de la ciudad santa.

-Turquía-

Turquía advirtió de que, si Jerusalén es reconocida como capital por Washington, convocará una cumbre musulmana, y amenazó incluso con la ruptura de las relaciones diplomáticas con Israel. A las advertencias el ministro de Asuntos Exteriroes Israelí respondió que, al menos desde la perspectiva del estado judío, "Jerusalén es la capital del pueblo judío desde hace 3.000 años y la capital de Israel desde hace 70 años, más allá de que lo reconozca Erdogán o no"

-Hamas-

 El “día de la cólera” así llamo el movimiento islamista palestino Hamas a la jornada de manifestaciones a las que convocó para el viernes 6 de diciembre.

"El reconocimiento por la administración estadounidense de Jerusalén ocupada como la capital del ocupante, y el traslado de la embajada a Jerusalén traspasan todas las líneas rojas", declaró Ismail Haniyeh, líder de Hamas a través de una carta publicada por el movimiento islamista y enviada a dirigente árabes.  

La intención de trasladar la embajada es la muestra de "una peligrosa escalada", afirmó Haniyeh quien además acusó a Trump de respaldar los planes del gobierno israelí destinados a "judeizar" Jerusalén.