Cuando coinciden los desastres naturales y el conflicto: nuevo estudio sobre Colombia

Un estudio de Overseas Development Institute (ODI), con sede en Londres, resalta la importancia del trabajo relacionado con la reducción global de riesgos de desastre naturales, usando a Colombia como ejemplo. El estudio fue realizado desde hace un año en varias partes del territorio nacional.

Casas en Mocoa, tras la avalancha de 2017. THOMSON REUTERS FOUNDATION, Theo Hessing

Flor de María Rodríguez llora al pie de los escombros, en donde un día se alzó su casa.

- “Yo le dije al hijo, ‘¿dónde está su papá?’

- "yo no sé, me respondió"

- “Y le dije yo ‘¿y el niño?’

_"No sé, me dijo".

Rodríguez, de 62 años, dice que recuerda la noche en la que el deslizamiento de lodo y roca le causó la pérdida de su esposo y de su hogar, entre el fango y el caos del deslizamiento.

Mocoa está rodeada de selva montañosa, lo que aumenta el riesgo de deslizamientos y derrumbes. En los años ochenta la orilla del río se empezó a llenar de casas de invasión habitadas por comunidades de desplazados víctimas del conflicto armado. Con más de 8 millones de personas que han dejado sus casas para escapar del conflicto ,según el último informe de ACNUR,  Colombia es el país con mayor desplazamiento interno. Muchos de ellos han recomenzado sus vidas construyendo en áreas en alto riesgo de desastres  naturales, muchas veces sin saberlo.  

Ver más: La vida después de la avalancha en Mocoa

“Yo nunca, nunca supe que esto era una zona de riesgo,” dice Rodríguez.  “Nos volvimos amigos con una vecina, y un dia me dijo: ’Doña Flor, va a haber una avalancha’ y yo le dije ‘¿qué es eso?, yo no sabia que era eso,” explicó Rodríguez. 

Los deslizamientos de tierra, provocados por lluvias torrenciales en marzo del 2017, dejaron  más de 300 muertos y cientos de desaparecidos en Mocoa. Los líderes comunitarios calculan que la cifra total entre muertos y desaparecidos estuvo alrededor de 1,000 personas, muchos de ellos niños. Este es el peor desastre natural que ha azotado a Colombia en las últimas décadas.

El informe

En el marco del día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales, se publicó ayer en Londres un nuevo estudio realizado por el Instituto de Desarrollo de Ultramar (ODI) por sus siglas en inglés, titulado "Doble afectación" Conviviendo con desastres y el conflicto en Colombia. El informe destaca la doble situación de vulnerabilidad en casos de conflicto y desastres naturales en Colombia. Los investigadores viajaron a Putumayo, al Bajo Cauca y a Bogotá, donde llevaron a cabo investigación dentro de las comunidades, hablaron con funcionarios gubernamentales y organizaciones no gubernamentales. 

“Realmente queríamos hacer la investigación en Colombia porque la intersección entre los peligros naturales y los conflictos sociopolíticos son muy evidentes,” expresa Katie Peters, investigadora de ODI.

"Sabemos que nos proporcionará un ejemplo realmente poderoso de por qué la comunidad mundial de reducción del riesgo de desastres necesita tomarse en serio el hecho de hacer más para apoyar a las personas vulnerables a los peligros naturales, que también se enfrentan a problemas de violencia y conflicto,” dijo.

Luz Alba Ortiz de 28 años fue desplazada de Puerto Caicedo, Putumayo en el 2002. Su padre tomó la decisión de mudarse a Mocoa cuando la amenazante violencia de las guerrillas en la zona estaba poniendo a sus hijos pequeños en riesgo de reclutamiento.

Luz Alba perdió a ambos padres, su hermana, su sobrina bebé y su cuñado en el desastre. Mientras que ella y su hija escaparon por poco del torrente de barro y rocas que les llegaban al cuello.

“Aquí está mi mamá, aquí está mi papá y aquí está mi única hermana y aquí está el mejor cuñado, y aquí está mi angelito, mi sobrina. Esa noche estaban todos cinco en ese casa, por donde pasó más fuerte,” Dijo Ortiz, ahogándose en lágrimas mientras tocaba las lápidas de sus seres queridos en el cementerio de Mocoa.

El alcalde de Mocoa, José Antonio Castro dice que el 60% de la población de Mocoa es víctima del desplazamiento forzado y al venir huyendo de la guerra, encontraron sitios baldíos y lotes baratos en zonas al raz del río y estas personas ahora son víctimas de un desastre natural.

Ver más: Avalancha en Mocoa, ¿fue o no un desastre natural?

“La gente ya no duerme en Mocoa,” señaló. 

Los desastres asociados con los peligros naturales golpean más fuerte a quienes viven en contextos de fragilidad y que aparte se han visto afectados por conflictos.

Los informes de la ODI destacan que la inversión en la reducción del riesgo de desastres (RRD) en contextos afectados por conflictos es fundamental para lograr los objetivos globales de la Agenda 2030 y del Sendai Framework para la Reducción del Riesgo de Desastres (quizá explicar qué son estos).

“Sin embargo, las inversiones multilaterales y bilaterales para la reducción de riesgos (anteriores al desastre) en contextos afectados por conflictos, han tardado en materializarse. Por cada cien dólares gastados en respuesta a desastres naturales en estados vulnerables, sólo un dólar y treinta centavos se gastaron en la reducción del riesgo de desastres futuros, entre 2005 y 2010,” como exalta el informe.

“Muchas personas me han preguntado,-¿Y ustedes están bien?-. Y yo digo no, yo podría aparentar lo que no es, reir, hablar; pero es solamente acá lo que se lleva y…”. El silencio atraviesa a Luz Alba mientras se toca el pecho. Es un silencio que se replica en muchos otros hogares de este municipio, departamento del Putumayo, donde el lodo arrasó con todo. 

En Mocoa las personas deambulan preocupadas, como otra habitante que expresó: “Tenemos mucho miedo y mucho temor porque dicen que va a haber otra avalancha más dura.¿Qué tal que llegue a venir otra avalancha?”.

* Periodista de Reuters y The Guardian en Colombia 

885777

2019-10-13T09:00:00-05:00

article

2019-10-13T09:58:08-05:00

alagos_86

colombia2020

Steven Grattan*

El Mundo

Cuando coinciden los desastres naturales y el conflicto: nuevo estudio sobre Colombia

85

6669

6754