Cumbre del G7, marcada por las fracturas sobre Irán

Aunque los líderes del G7 lograron ponerse de acuerdo en ayudar a los países de la Amazonía (un tema que no esperaba ser el centro de las discusiones) no lograron unidad en cuanto a la crisis nuclear iraní, cuyo ministro de Relaciones Exteriores apareció sorpresivamente este domingo para mantener una reunión con el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le Drian.

Los líderes del G7 posan durante la cumbre que tiene lugar en la localidad de Biarritz, Francia. AFP

"Estamos todos de acuerdo para ayudar lo más rápido posible a los países afectados por estos incendios", aseguró el presidente de Francia, Emmanuel Macron, anfitrión de este G7, en el que los países más industrializados de occidente más Japón se reúnen del 24 al 26 de agosto en la localidad francesa de Biarritz. Aunque los líderes del foro lograron ponerse de acuerdo para intervenir en los incendios de la amazonía, no pudieron remendar las fracturas internas sobre la crisis nuclear iraní, en medio de la llegada sopresiva del jefe de la diplomacia de Teherán. 

(Le puede interesar: G7 acuerda ayudar a países afectados por incendios en la Amazonia "lo más rápido posible")

La unidad que exhibieron los líderes del G7 sobre la Amazonía no resistió a la cuestión de la crisis nuclear iraní, un tema espinoso que amenaza con abrasar Oriente Medio.

Los mandatarios exhibieron importantes fracturas, pese a los intentos del presidente francés de conciliar sus posiciones en Biarritz.

En un giro inesperado, el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohamad Javad Zarif, llegó este domingo de tarde temprano a Biarritz, para un encuentro con el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le Drian y con el mandatario francés.

(Le puede interesar: Siete temas que darán de qué hablar en la cumbre del G7 de Francia)

A las 14h13 locales (12H13 GMT) aterrizó en el aeropuerto de Biarritz (suroeste de Francia) un avión oficial iraní, en el que viajaba el Zarif, aunque no está previsto ningún encuentro con los estadounidenses, indicó la presidencia francesa.

El programa nuclear iraní, centro de la tensión

La crisis sobre el programa nuclear iraní fue uno de los temas estelares en la cena del sábado de los líderes del G7, en donde el mandatario francés estimaba haber convencido a sus pares, incluyendo Donald Trump, de exhibir un frente unido.

El domingo por la mañana, el presidente francés anunció que obtuvo un acuerdo de todos, incluyendo de Trump, para hablar a Irán con una sola voz. "Pactamos una comunicación común y una decisión de acción para reconciliar un poco las posiciones", señaló.

(Le recomendamos: El Espectador le explica: ¿Qué es el G-7 y por qué Rusia no está en él?)

El mandatario francés aseguró que entre los europeos, que quieren permanecer dentro del acuerdo nuclear iraní, y Estados Unidos, que lo rechaza, los objetivos son los mismos: impedir que Irán desarrolle armas nucleares y evitar un conflicto.

Pero dos horas más tarde, Trump desmintió que los países del G7 hayan acordado un mensaje común sobre Irán. "No hablé sobre eso", dijo el inquilino de la Casa Blanca a los periodistas.

Poco después, Macron volvió a hablar ante la prensa y esta vez escogió términos más prudentes. Explicó que "como el G7 es un club informal, no se puede dar un mandato formal a una u otra persona". "Cada país va a seguir actuando", dijo y añadió que seguirá esforzándose para evitar una escalada entre Teherán y Washington.

(Ver más: ¿Porqué Irán no negocia con EE. UU.?)

Las tensiones sobre el dosier iraní han aumentado en los últimos meses después de que Teherán volviese a poner en marcha su actividad nuclear en respuesta a la abrupta retirada de Estados Unidos del pacto nuclear de 2015 e impusiera duras sanciones comerciales a Irán.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán afirmó que buscar una solución al problema en torno al tratado nuclear es "difícil, pero vale la pena intentarlo".

El ministro iraní se reunió este domingo en Biarritz (suroeste de Francia) al margen de la cumbre del G7 con el presidente francés, Emmanuel Macron. Estos encuentros son "la continuación de lo que Macron ha estado haciendo durante varios meses: crear las condiciones para una distensión, discutir lo que viene después de que expire el acuerdo nuclear iraní y el programa balístico de Irán", agregó el diplomático de Irán.

Macron ha estado durante meses tratando de calmar las tensiones entre Teherán y Washington sobre el programa nuclear iraní, desatadas tras la retirada de Estados Unidos del acuerdo multilateral.  

(Le puede interesar: Hace más de un año EE. UU. se retiró del acuerdo nuclear con Irán y hoy las cosas están peor)

En otro ámbito, los líderes del G7 acordaron "reforzar el diálogo y la coordinación con Rusia sobre las crisis actuales", pero estimaron que era "demasiado pronto" para reintegrarla en el grupo.

Rusia fue expulsada en 2014 de lo que era el G8, tras anexionar la península ucraniana de Crimea, en el Mar Negro, lo que nunca fue reconocido por la comunidad internacional.

No obstante, Trump, cuyo país albergará en 2020 la próxima cumbre del G7, fue interrogado este domingo sobre la posibilidad de que Rusia sea entonces reintegrada. "Es algo que no sé. Pero es ciertamente posible", respondió el presidente estadounidense.

877751

2019-08-25T14:40:31-05:00

article

2019-08-25T14:40:31-05:00

alagos_86

none

- AFP

El Mundo

Cumbre del G7, marcada por las fracturas sobre Irán

52

6949

7001