Defensora de derechos de las mujeres en México denuncia haber sido víctima de violación

La noche anterior a una conferencia sobre violencia de género en el estado de Guerrero, Yndira Sandoval fue, según su denuncia, violada en una estación de policía.

Mauricio Alvarado-El Espectador

Yndira Sandoval esperó un mes para hacer pública su denuncia. Según le contó al diario local La Jornada, el 16 de septiembre, vivió el peor día de su vida. Visitaba el estado sureño de Guerrero para dar una conferencia sobre violencia de género, cuando por una herida en un brazo tuvo que visitar el centro médico.

(Le puede interesar: Feminicidio de Valeria, una menor de 15 años, indigna a México)

Descubrió que no tenía efectivo para pagar la consulta, así que salió de la clínica para buscar un cajero pues no funcionaba el datáfono. Cuando regresó la policía la estaba esperando y la detuvieron.

Según la activista, la llevaron a una celda donde una policía, Claudia Juárez, le tocó el pecho y le introdujo "violentamente" los dedos en la vagina.

De inmediato, su caso generó controversia y varios, como suele suceder en los casos de violencia contra las mujeres, pusieron en tela de juicio su denuncia.

La agente municipal dio hoy su versión en una entrevista para Radio Fórmula, donde alegó que el relato de la activista es una invención y que en el momento de la detención estaba ebria.

"Yo también soy mujer, soy madre de tres niños (...) lo único que hace (Sandoval) es un día de peda y no asumir su responsabilidad de alterar el orden público", señaló Juárez.

Relató que ese día le dieron la orden de atender un "incidente" en la mencionada clínica, "donde estaban dos personas alterando el orden en estado de ebriedad".

“A mí me violó el Estado”, respondió Sandoval cuando le preguntaron qué sentía de que hubiera sido una mujer la supuesta victimaria. La violencia contra las mujeres en México ha alcanzado niveles alarmantes en el último año. Como documenta el diario El País de España, que estuvo siguiendo el caso e informó sobre presuntas irregularidades en el manejo de la investigación, las últimas semanas han sido fatales para las mujeres mexicanas.

El lunes pasado se dio a conocer el caso de dos hombres mataron a su jefa en Tlaxcal, porque no querían aceptar órdenes de una mujer. Los casos son incontables: el asesinato de Mara Castilla, al parecer el perpetrados fue su conductor del servicio de taxi Cabify; el homicidio de la joven Victoria Pamela en la Ciudad de México, al parecer a manos de su novio. El caso de Lesvy Berlín, también en días pasados, alertó sobre la complicidad de las autoridades para que estos casos queden impunes, pues la fiscalía aseguró que se había tratado de un suicidio.

"Es inaceptable que los encargados de cuidar y velar por el bienestar de los ciudadanos, con total abuso de poder, agredan física y sexualmente a una mujer que lucha por erradicar la violencia de género en nuestro país", aseguró Beatriz Mojica, amiga de la víctima y Secretaria general del Partido de la Revolución (PRD).