Más denuncias de abusos

Depredación sexual en el Congreso de EE.UU.

En medio de la atención que han generado los escándalos de conducta sexual inapropiada en Hollywood y medios estadounidenses, ahora el turno es para la política.

La representante Sheila Jackson-Lee denuncia el comportamiento de Roy Moore, acusado de cinco casos de acoso sexual en el congreso. AFP

Una legisladora estadounidense levantó acusaciones por acoso sexual contra dos de sus colegas, incluyendo uno que se habría exhibido frente a una joven asistente, en medio de una creciente preocupación sobre abuso en el Congreso.

El Congreso empezó una evaluación de las acusaciones de abuso y demandas de más de 1.500 empleados legislativos por una completa reforma de la cultura laboral, en medio de la atención que han generado los escándalos de conducta sexual inapropiada en Hollywood, los medios y la política.

La congresista demócrata Jackie Speier, que promovió un sistema contra el acoso en el Congreso, dijo que sabía de dos congresistas en ejercicio, uno republicano y otro demócrata, involucrados "en acoso sexual"

"He tenido numerosas reuniones y llamadas telefónicas con trabajadores, actuales y antiguos, mujeres y hombres, que han sido objeto de esta conducta inexcusable y a veces ilegal", dijo Speier a la Comisión de Administración de la Cámara baja.

Speier dibujó un cuadro de depredación sexual en los pasillos legislativos, que incluye "víctimas que son tocadas en sus partes íntimas en el recinto de la Cámara de Representantes".

La republicana Barbara Comstock narró a la Comisión cómo una joven asistente llevó documentos a la casa de su jefe congresista, quien la recibió vestido solo con una toalla.

"En ese punto, decidió exhibirse. Ella se marchó y luego renunció al trabajo", dijo Comstock.

"¿Qué estamos haciendo aquí ahora por las mujeres que tratan con alguien así?", se preguntó.

Durante la audiencia se hicieron llamados a actualizar las reglas en la Cámara de Representantes para denunciar casos de abuso, e instaurar cursos obligatorios sobre acoso sexual para congresistas y sus empleados.

"No hay lugar para el acoso sexual en nuestra sociedad, punto. Y especialmente en el Congreso", dijo Gregg Harper, presidente de la Comisión, que se encarga de los asuntos internos de la Cámara baja.

Speier, que reconoció haber sido acosada cuando era una trabajadora legislativa hace décadas, aplaudió esas intenciones, aunque reconoció que enfrentar el asunto será complejo y "en ocasiones incómodo".

No fue una, fueron cinco

Una quinta mujer acusó el lunes al candidato republicano al Senado, Roy Moore, de haberla acosado sexualmente cuando era adolescente, al igual que las otras denunciantes.

Moore, exjuez de Alabama y cristiano evangélico ultraconservador, niega las acusaciones y su campaña sostiene que se trata de "una cacería de brujas" en su contra.

En una rueda de prensa en Nueva York, la empresaria Beverly Young Nelson acusó a Moore de haberla acosado sexualmente en 1978, cuando era una mesera de 16 años y él, entonces con el doble de edad, se desempeñaba como fiscal del distrito.

Nelson, que actualmente tiene 55 años, explicó en su declaración leída que Moore intentó forzarla sexualmente cuando le ofreció llevarla en su auto a su casa al final de su turno en un restaurante, frecuentado por el entonces fiscal.

Moore habría estacionado en la parte de atrás del restaurante y cerró las puertas del coche, cuando la agarró del cuello para forzarla hacerle una felación, relató Nelson junto a la abogada Gloria Allred, quien también representa a otras mujeres que han acusado al magnate del cine Harvey Weinstein de abuso sexual.

"Estaba aterrada. También intentó sacarme la camisa. Pensé que iba a violarme. Me retorcía y luchaba, rogándole que parara", dijo llorando Nelson. Moore, ahora de 70 años, habría desistido y la dejó marcharse.

"Puedo decir sin lugar a dudas que esto es absolutamente falso", dijo Moore en una breve rueda de prensa, junto a su esposa. "Nunca hice lo que ella dice. Ni si quiera conozco a la mujer. No se nada de ella. Ni si quiera sé dónde está o estaba el restaurante".

Otras cuatro mujeres dijeron a The Washington Post que Moore buscó seducirlas cuando tenían 18 años o menos. Las presiones aumentaban en el Partido Republicano para que Moore renuncie a su postulación al Senado, a un mes de los comicios en el estado conservador de Alabama, donde los republicanos son generalmente favoritos.

Senadores republicanos retiraron su apoyo al exfiscal, le instaron a renunciar a la candidatura o amenazaron con expulsarlo del partido.

El presidente Donald Trump estimó el viernes que, de ser comprobadas las denuncias, Moore deberá abandonar su candidatura, en medio de una apretada contienda con su rival demócrata Doug Jones.

Expertos han dicho a medios locales que el Partido Republicano o el propio Moore podrían retirar su nombre de la elección, aunque no está claro cómo: la ley de Alabama prohíbe reemplazar a un candidato a menos de 76 días de la elección.