Despedido por Bolsonaro por revelar datos de la inquietante deforestación en Brasil

Ricardo Osorio Galvao, quien era director del estatal Instituto Nacional de Investigaciones Especiales (INPE) y estaba encargado de monitorear los datos sobre la deforestación en Brasil, fue destituido por Bolsonaro, según el mandatario, por divulgar información “irresponsable” del tema.

Foto de archivo que muestra la deforestación en la Amazonía brasileña.AFP

El Gobierno del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, destituyó este viernes al director del estatal Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE, por su sigla en portugués), órgano responsable por monitorear y divulgar los datos sobre deforestación en el país suramericano.

(le recomendamos: La destrucción amazónica se acelera durante el gobierno de Bolsonaro)

La noticia fue confirmada por el propio director del INPE, Ricardo Magnus Osorio Galvao, quien estuvo reunido este viernes durante más de dos horas con el ministro de Ciencia y Tecnología, el astronauta Marcos Pontes, quien le comunicó la decisión de Bolsonaro de retirarlo del cargo.

 

Osorio Galvao señaló que, a pesar de tener un nombramiento por cuatro años, en el reglamento del INPE está previsto el relevo en el cargo en cualquier momento frente una situación de "pérdida de confianza", como sucedió con el mandatario.

 

En su perfil de la red social Twitter, Pontes escribió después de la reunión: "Agradezco por la dedicación y empeño de Ricardo Galvao al frente del INPE. Estoy seguro de que su dedicación deja un gran legado para la institución y para el país".

Pese a contar con el apoyo de Pontes, quien se comprometió a inyectar más recursos y respetar las líneas de trabajo trazadas en el INPE, la situación frente a Bolsonaro hacía "insostenible" su permanencia al frente del organismo, como el propio director admitió.

 

 

Bolsonaro había alertado el jueves sobre la divulgación "irresponsable" de falsos datos sobre la deforestación de la Amazonía, "al parecer de mala fe" por funcionarios públicos con "intereses políticos", con la intención de "perjudicar la imagen" tanto de Brasil como su Gobierno.

"Si se quiebra la confianza va a ser dimitido sumariamente y si perdió la confianza, a mi entender, eso es un pecado capital", afirmó Bolsonaro ya dando indicios de la salida de Osorio Galvao.

Según el INPE, la devastación de la mayor selva tropical del mundo aumentó en un 88,4 % en junio, impulsada, de acuerdo con organizaciones ecologistas internacionales, por una política ambiental de Bolsonaro poco preocupada con su conservación.

(Le puede interesar: El presidente de Brasil quiere a su hijo como embajador en EE. UU)

El saliente director del INPE, un ingeniero de 71 años con doctorado en el MIT estadounidense, es profesor de la pública Universidad de Sao Paulo (USP), miembro de la Academia Brasileña de Ciencias, presidió la Sociedad Brasileña de Física e integró el Consejo Científico de la Sociedad Europea de Física.

Sin citar nombres, Osorio Galvao dijo que le indicó a Pontes cinco científicos como probables candidatos para sustituirlo en el cargo, que será asumido de manera interina por el investigador del INPE Petronio Noronha de Souza hasta el ministro designar al nuevo titular.

Frente las escandalosas cifras reveladas, el jefe de Estado advirtió que además de los intereses políticos de "grupos" que quieren llegar al poder en 2023 existe una "guerra económica en juego" en la que otros países "usan" el discurso ambiental para frenar el "enorme potencial" de Brasil para producir alimentos.

Por su parte, en una rueda de prensa, el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, divulgó un estudio según el cual las últimas informaciones sobre deforestación en la Amazonía anunciadas por el INPE contienen graves errores de medición.

(Le puede interesar: Bolsonaro nombró a militares para que investiguen las desapariciones de la dictadura)

"La afirmación de que en junio creció un 88 % no es verdadera y tan solo buscaba generar sensacionalismo. No queremos negar números ni justificar cosas que fueron hechas de forma ilegal, pero sí queremos que haya responsabilidad en la divulgación de las informaciones", afirmó Salles.

El ministro agregó que, para mejorar los métodos de medición del INPE, el Ministerio lanzará en breve una licitación para contratar otras imágenes de satélite da mayor resolución que permitan detectar y medir la deforestación en tiempo real.

"Bolsonaro sabe que su gobierno es el principal responsable del actual escenario de destrucción de la Amazonía. La destitución del director del INPE no es más que un acto de venganza contra quien muestra la verdad", afirmó Márcio Astrini, coordinador de Políticas Públicas de Greenpeace.

(Ver más: El asesinato de un líder indígena que pone contra las cuerdas a Bolsonaro)

Asimismo, en Brasil, la cuestión ambiental está íntimamente vinculada a  los territorios indígenas (que Bolsonaro quiere que dejen de ser santuarios para poder integrar a sus habitantes a "las maravillas de la vida moderna", como dijo el mes pasado).

En ese campo, el jefe de Estado sufrió un revés el jueves, cuando la corte suprema anuló una ordenanza que transfería la demarcación de tierras indígenas de la Fundación Nacional del Indio (Funai) al Ministerio de Agricultura, considerado como un baluarte de los intereses del agronegocio.

874144

2019-08-02T16:10:15-05:00

article

2019-08-02T16:10:15-05:00

alagos_86

none

- Redacción Internacional con información de agencias

El Mundo

Despedido por Bolsonaro por revelar datos de la inquietante deforestación en Brasil

84

7534

7618