Dos explosiones sacuden planta química cerca de Houston tras paso de Harvey

Fue evacuado un radio de casi dos kilómetros alrededor de la planta de la compañía Arkema Inc, ubicada en la localidad texana de Crosby.

Ayer el huracán Harvey tocó tierra en la costa sur de Texas como un importante huracán de categoría 4. La última vez que un huracán de este tamaño golpeó a los Estados Unidos fue en 2005. /AFP

Dos explosiones sacudieron este jueves una planta química ubicada a unos 25 kilómetros al noroeste de Houston, ciudad del estado de Texas que ha sufrido graves daños por el paso del huracán Harvey.

Según informan medios locales, funcionarios del Condado de Harris, donde se ubica la planta, una columna de denso humo negro se eleva desde las instalaciones tras haberse escuchado las dos explosiones.

Los cuerpos de seguridad desplazados en la zona afectada por los efectos de Harvey decidieron evacuar un radio de casi dos kilómetros alrededor de la planta de la compañía Arkema Inc, ubicada en la localidad texana de Crosby.

"Queremos que los residentes locales sean conscientes de que existen productos almacenados en varios lugares de la planta, y la amenaza de explosiones adicionales se mantiene", indicó la compañía en un comunicado.

Asimismo, explicó que "tal y como habían acordado con las autoridades, la mejor manera de proseguir dejar que el fuego se apague por sí mismo".

Por su parte, Richard Rowe, jefe operaciones de Akerma en EE.UU., aseguró que "la gran cantidad de agua y la falta de electricidad hicieron que no haya habido manera de prevenir la explosión".

Un agente de policía que se encontraba cerca en el momento de la explosión ha sido hospitalizado y otros nueve se presentaron en el centro médico para ser analizados tras inhalar el tóxico humo.

La planta sufrió un apagón el pasado domingo que afectó a los generadores de reserva en medio de las fuertes lluvias que provocó Harvey a su paso por la zona.

Las instalaciones se quedaron entonces sin sistema de refrigeración para productos químicos, que pueden volverse volátiles a medida que sube la temperatura en el exterior, según las fuentes.