Ecuador incomunica a Assange por interferir en asuntos de otros países

Las comunicaciones del creador de WikiLeaks quedaron restringidas luego de que, según el gobierno ecuatoriano, el ciberactivista incumpliera el acuerdo diplomático que tiene con este país.

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, comparece ante los medios desde el balcón de la embajada ecuatoriana en LondresEFE

En una notificación divulgada este miércoles, el gobierno de Lenín Moreno señaló que las comunicaciones de Julian Assange, creador de WikiLeaks, fueron cortadas con el exterior. La medida fue tomada por el incumplimiento de Assange del compromiso que asumió el ciberactivista con Ecuador a finales de 2017 en el que aseguraba que no emitiría mensajes sobre otros gobiernos.

Quito no ha ofrecido detalles sobre cuáles son las comunicaciones cortadas y sobre el incumplimiento del trato, sin embargo, Assange se había pronunciado desde su cuenta de Twitter sobre las expulsiones de diplomáticos rusos de países occidentales, por lo que había faltado a su palabra. Todavía es incierto si estas declaraciones habrían colmado la paciencia del gobierno ecuatoriano, que pese a los múltiples llamados de atención le mantiene la protección diplomática.

 

El martes, el secretario de Estado para Asuntos exteriores británico, Alan Duncan, declaró en la Cámara de los Comunes que "es muy lamentable que Julian Assange se quede en la embajada de Ecuador" y añadió que "es hora de que ese miserable gusanito salga de la embajada y que se entregue a la justicia". Le puede interesar: Julian Assange a Ecuador, una decisión esperada

Assange -consideró con ello el Gobierno ecuatoriano- ha violado un acuerdo de diciembre de 2017 por el que se había comprometido a no opinar sobre cuestiones de otros países y deberá afrontar esta desconexión "de forma indefinida", confirmaron a Efe fuentes oficiales.

"No cumplió un acuerdo que él mismo firmó de silencio y de no intervención en temas internos de otros Estados, violó el compromiso, por lo que hemos procedido a cortarle el acceso a las comunicaciones", dijo Espinosa tras participar en el acto público sobre inversiones "Invest Ecuador 2018".

En tuits anteriores, que motivaron la reacción de Londres y ahora de Quito, el ciberactivista reprocha la expulsión coordinada de diplomáticos rusos por los países occidentales, lo cual según Assange incita a Rusia a crear el relato de que es víctima de una conspiración "liderada por Estados Unidos".

En su breve comunicado, el gobierno ecuatoriano tampoco precisó qué otras "medidas" estaría barajando para resolver la situación de Assange. Sin embargo, enfatizó en que "su comportamiento, con mensajes a través de las redes sociales, ponen en riesgo las buenas relaciones" con Reino Unido y la Unión Europea.

En un acto en Quito, la canciller María Fernando Espinosa anunció que una delegación del gobierno ecuatoriano se reunirá "la próxima semana" en Londres con el equipo de abogados de Assange para "explorar cuáles son las alernativas" que quedan para que pueda salir de la embajada.

"Estamos valorando con nuestros abogados, habrá una reunión durante la próxima semana, en Londres, enviaremos una delegación de Cancillería, con el equipo de abogados del señor Assange, y exploraremos cuáles son las alternativas que nos permite el marco del derecho internacional y nuestra propia legislación", dijo Espinosa.

Para Michel Levi, internacionalista de la Universidad Andina Simón Boívar, incomunicar a Assange "no implica un cambio de política con relación al asilo, sino hacer cumplir sus condiciones". El creador de WikiLeaks, de 46 años, se refugió en 2012 en la casa ecuatoriana en Londres para evitar ser extraditado a Suecia, que lo reclamaba para que enfrentara supuestos delitos sexuales que él niega.

Assange teme dejar la embajada ecuatoriana, ser detenido y acabar extraditado a Estados Unidos por haber difundido miles de secretos oficiales de este país. La justicia sueca abandonó la causa por violación en mayo de 2017, pero un tribunal londinense rechazó en febrero dejar sin efecto el mandato de arresto de Assange, aduciendo un incumplimiento de las condiciones de su libertad bajo fianza.

Antecedentes

En 2016, Ecuador ya había restringido temporalmente el acceso a Internet a Assange por divulgar documentos que tuvieron un "impacto" sobre la campaña electoral en Estados Unidos.

En diciembre pasado, el presidente ecuatoriano Lenín Moreno, en el cargo desde mayo de 2017, pidió a Assange no intervenir en la crisis separatista de Cataluña después de que el ciberactivista usara la red social twitter para apoyar la campaña de independencia catalana y acusar al gobierno central español de "represión". Moreno sostiene que asumió el "compromiso desde el primer día de gobierno" de proteger a Assange al considerar que su vida "corre peligro", aunque considera un "problema heredado" que le "causa más de una molestia" a su gobierno.

A finales de febrero, Quito anunció que el proyecto de mediación que le propuso al Reino Unido está "en punto muerto".

En diciembre, el gobierno de Moreno le dio la nacionalidad ecuatoriana a Assange, pero Londres rechazó reconocerle un estatuto diplomático, lo que le habría permitido dejar la embajada sin ser detenido.

747046

2018-03-28T16:29:05-05:00

article

2018-03-28T16:29:05-05:00

cgomez_250775

none

-Redacción Internacional con información de agencias

El Mundo

Ecuador incomunica a Assange por interferir en asuntos de otros países

71

5938

6009