EE le explica: El juicio a Bernard Preynat, uno de los más esperados del año en Francia

Las víctimas del sacerdote pedófilo Bernard Preynat se enfrentarán por primera vez a su atacante en la corte el martes, si la agenda en los tribunales lo permite. Le contamos quién es este personaje y de lo que se le acusa.

El exsacerdote francés Bernard Preynat llega a la corte para su juicio, en Lyon, Francia.EFE

Este lunes comenzó el esperado juicio contra Bernard Preynat, exsacerdote y capellán de la diócesis de Lyon, quien está acusado de violencia sexual contra docenas de menores durante un periodo de 30 años. Muchas de las víctimas de Preynat eran estudiantes de sus clases de catecismo o asistieron a los campamentos de Boy Scouts que él dirigía. A pesar de la expectativa que generaba la audiencia, esta debió ser reprogramada para el martes debido a que un gurpo de abogados frente a la corte -que se manifestaban contra la reforma a las pensiones propuesta por el gobierno- no lo permitió.

“Me gustaría que este juicio ocurra lo más rápido posible". Han pasado cinco años desde que comenzó el caso legal y cuando conocí a algunas de las víctimas durante la investigación, escuché su sufrimiento del cual soy culpable”, dijo Preynat frente al aplazamiento del juicio.

Preynat ha sido descrito como un “hombre de personalidad atormentada” y un “depredador formidable” que fue capaz de imponer un silencio destructivo a sus víctimas, todas menores de edad. Su abogado ha tratado de defender sus actividades argumentando que el mismo Preynat fue víctima de abusos cuando joven, y esto habría dejado secuelas que lo habrían llevado a cometer los mismos delitos.

“Durante la década de 1970, el sacerdote creó un universo en el que pudo calmar sus inclinaciones pedófilas: una tropa de exploradores independientes de los movimientos de exploración francesa, manejada por él solo, reuniendo en sus horas de apogeo varios cientos los niños”, destaca el medio francés Libération.

Por muchos años, los delitos de Preynat fueron conocidos por altas figuras pertenecientes a la diócesis de Lyon, pero todas guardaron silencio y encubrieron el caso para no exponer la reputación de la iglesia. “Preynat fue honesto y eso fue parte del drama. Nunca lo negó. Dijo que tenía un problema con los niños; envió cartas a los padres en la década de 1990 en la que lo admitió. Philippe Barbarin (cardenal francés) lo sabía. Aún así no pasó nada”, declaró François Ozon, director de la película Por la gracia de Dios, lanzada en 2019 y que retrata la historia de cómo las víctimas del abuso de Preynat juntaron sus fuerzas y testimonios para denunciar las actividades del sacerdote y de la iglesia en Lyon.

“Cuando se supo que el padre Preynat seguía trabajando con menores, las víctimas pensaban que el procedimiento lógico era denunciar discretamente lo que había pasado a los jerarcas de la diócesis y que ellos se encargarían de tratar el asunto. La persona a la que llegaban las denuncias era Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, un prelado conservador y con excelentes contactos en el Vaticano, que designó a varios de sus asistentes para recoger los testimonios y que, frente a una presión de las víctimas que consideraban que no se hacía lo suficiente, llegó incluso a recibirlos en persona; sin embargo, nunca tomó alguna decisión al respecto”, escribió Ricardo Abdahllah, corresponsal de El Espectador en Lyon, Francia.

Vea también: Pederastia en la Iglesia: juicio contra Philippe Barbarin

Las denuncias de las víctimas de Preynat rindieron fruto, aunque el camino hacia la justicia no fue fácil. En julio de 2019, tras meses de retrasos en la investigación y trabas de la misma iglesia, Preynat fue declarado culpable de abuso sexual contra menores de 16 años por un tribunal eclesiástico. A la luz de la información recogida y de la gravedad de las denuncias, el tribunal eclesiástico decidió aplicar la pena máxima que dicta el derecho de la iglesia: la expulsión clerical. Pero el caso no se detuvo allí. Los abusos de Preynart causaron tanta conmoción en la diócesis de Lyon, donde ejercía el sacerdocio, que el caso saltó a la justicia penal francesa, donde el exsacerdote enfrenta hasta 10 años de prisión por sus delitos si es declarado culpable. El martes se reanudará el juicio con la expectativa de todas las víctimas puesta en la justicia francesa, si las huelgas no interrumpen la audiencia de nuevo.

“El aura y la reputación de Preynat seguramente han impuesto silencio a muchos de los que ha abusado y a sus familias. Su juicio también será el de una época, la de los secretos que cubren el abuso sexual de niños”, concluye Bernadette Sauvaget del diario Libération.

 

899684

2020-01-13T19:57:47-05:00

article

2020-01-13T20:00:10-05:00

cgomez_250775

none

- Redacción Internacional

El Mundo

EE le explica: El juicio a Bernard Preynat, uno de los más esperados del año en Francia

89

5683

5772