EE le explica: ¿Por qué la pandemia revivió el debate sobre la burka en Europa?

Noticias destacadas de El Mundo

Los europeos viven en una paradoja: no usar tapabocas conduce a un castigo, pero cubrirse la cara con una burka también. El debate por esta prenda ha resurgido. ¿Qué se está diciendo?

La pandemia ha revivido un polémico debate en Europa: la prohibición de la burka. En la actualidad, ciudades de Francia, Bulgaria, Austria, Dinamarca y Letonia tienen prohibido el uso del velo integral en público, mientras que en Alemania y Noruega existen prohibiciones parciales. Quienes se han visto afectadas por estas medidas señalan que ahora los gobiernos han entrado en una gran contradicción, pues le han pedido a sus ciudadanos que usen máscaras faciales para cubrir su rostro.

“¿Cuál es la diferencia cuando te cubres la cara por motivos religiosos a cuando te cubres la cara por motivos de salud? ¿Cuándo es aceptable?”, se pregunta Moana Genevey, oficial de políticas de género de la Red europea de organismos de igualdad, Equinet, en conversación con Euronews.

En algunas ciudades francesas, por ejemplo, la multa por no usar tapabocas es de 135 euros. Pero en esas mismas ciudades hay un castigo de 150 euros a quien use velo en público. Varias zonas de Europa han entrado en la misma paradoja.

Y es que el uso de la burka siempre ha sido polémico en este continente. En Francia, la prohibición se presentó con el argumento de que el uso del velo podría traer un riesgo a la seguridad pública y una violación a la igualdad de género. Ambas razones fueron desestimadas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Sin embargo, un argumento sí fue recibido: el de la violación al concepto de convivencia francesa.

Le recomendamos: La ONU dice que la prohibición de la burka en Francia viola los derechos humanos 

Según el Gobierno de Francia, el uso de la burka viola el concepto de “vivir juntos”, pues niega la fraternidad al no permitir el contacto con los demás. Pero, como explica el Dr. Jone Elizondo Urrestarazu, oficial legal de Equinet, este concepto ha cambiado por completo, pues con la pandemia ahora se le está pidiendo a los ciudadanos que cubran su cara para poder vivir juntos.

“Vivir juntos ya no significa lo que solía ser, así que tal vez sea la hora de repensar ese argumento”, apunta Elizondo.

Lo que apuntan expertos como Elizondo es que los argumentos contra la prohibición del velo se vean debilitados. La pandemia sentó un precedente en el que las personas están usando una cobertura facial en público por motivos de seguridad personal. Por supuesto, hay quienes rechazan el resurgimiento de este debate argumentando que no se tratan de las mismas condiciones.

“Son dos niveles diferentes. Llevar un tapabocas no tiene nada que ver con el hecho de que la gente se cubra la cara con una burka”, le dice una estudiante en Bruselas a Euronews.

Pero son más las voces que han salido a favor de revisar las prohibiciones a esta prenda. Los argumentos de quienes rechazan estas medidas apuntan a que estas son leyes discriminatorias que afectan a las minorías.

“Criminalizan una prenda de vestir y ninguna otra prenda de vestir está criminalizada en Europa. Esto es problemático y conduce a la islamofobia, una islamofobia de género porque solo se dirige a las mujeres musulmanas”, señala Sanja Bilic, gerente de operaciones y políticas del Foro Europeo de Mujeres Musulmanas.

Las alarmas encendidas por los rebrotes

La pandemia en Europa hasta ahora ha empezado. O eso es lo que cree el virólogo Christian Drosten, científico de referencia y asesor del Gobierno de Alemania en temas del COVID-19, quien advirtió el miércoles que la emergencia sanitaria está próxima a empeorar.

“La pandemia de verdad llega ahora. También aquí. Como mucho, podemos hablar de las lecciones de la primera ola en Europa”, dijo Drosten, quien puso el ejemplo de Argentina, donde es invierno y “se está haciendo muy difícil controlar la propagación a pesar de las medidas”.

En varias naciones europeas ya se comienzan a ver rebrotes preocupantes. Según el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), la media de nuevos contagios en Francia en los últimos 14 días ha sido de 192 por 100.000 habitantes y la de Austria 106; en España, la cifra fue de 310, muy por encima de los 26 casos en los que se encuentra Alemania. Por esta razón, varios gobiernos han comenzado a adoptar medidas más estrictas para contener una gigantesca ola de nuevos casos.

Comparte en redes: