El Espectador le explica: ¿Qué es la Asamblea General de la ONU y por qué se reúne esta semana?

Noticias destacadas de El Mundo

A partir de este martes, y durante una semana, los líderes de los países miembros de la Asamblea General de la ONU se reunirán de manera virtual para pronunciar un discurso en el que se espera refuercen el multilateralismo. Esto es lo que debe saber sobre esta importante cita.

La ONU conmemoró este lunes su aniversario 75 con una cumbre internacional muy deslucida por el coronavirus y en un momento de importantes apuros para la organización, debilitada por políticas unilaterales y con dificultades para responder ante la pandemia o la crisis climática.

Se suponía que esta iba a ser una gran celebración, con líderes de todo el mundo reunidos en Nueva York, pero todo se quedó finalmente en una reproducción de breves discursos en video grabados previamente por algo más de un centenar de jefes de Estado y de Gobierno y varias decenas de ministros.

A partir de este martes, durante una semana, los mismos líderes pronunciarán un discurso en el marco de la Asamblea General anual de la ONU. ¿Qué es y para qué sirve? El Espectador le explica.

¿Qué es la ONU?

Para hablar de la Asamblea General primero hay que hablar de la Organización de Naciones Unidas como tal. La ONU nació el 24 de octubre de 1945 como un acuerdo de los países aliados y victoriosos de la Segunda Guerra Mundial. Su objetivo es el de mantener la paz y la seguridad de los miembros, que en un inicio fueron 51. Sin embargo, a pesar de sus buenas intenciones, la organización se ha visto a gatas para responder a las necesidades reales del mundo y no ha podido impedir que se presenten conflictos debido a las decisiones unilaterales de algunos países.

“Ha pasado tiempo suficiente para hacer un balance: su trayectoria es decididamente mediocre. Junto a logros evidentes para el ser humano, la organización es a menudo inoperante en la principal cuestión para la que fue creada, el mantenimiento de la paz. Por otra parte, y sin ponerme tremendista, es un ente anacrónico, poco democrático e incongruente”, escribió el diplomático español Inocencio Arias en el diario La Vanguardia.

Como señala el secretario general de la ONU, António Guterres, no ha habido una confrontación militar entre grandes potencias desde la fundación de la organización, pero hoy “tenemos un excedente de problemas multilaterales y un déficit de soluciones multilaterales”, dice el jefe de la ONU. Y este ente multilateral ha fallado en proporcionar soluciones a gran escala. Frente a las guerras, la ONU no logra imponerse y los estados actúan desoyendo sus advertencias.

Por esa razón, líderes como el presidente de Francia, Emmanuel Macron, han llegado esta semana a la Asamblea General con llamados a la acción. “Más hechos que palabras”, solicita el líder francés. La actual pandemia de coronavirus ha revelado cómo las naciones son incapaces de trabajar juntas.

“En un momento en el que la pandemia alimenta el miedo al empeoramiento, la narrativa de la impotencia colectiva, yo quiero decir muy claramente: frente a la emergencia sanitaria, frente al desafío climático, frente al deterioro de derechos, es aquí y ahora que hay que actuar”, dijo Macron.

Y el coronavirus es solo uno de los grandes problemas que existen en la actualidad y que necesitan de una acción comunitaria para ser abordados. La desigualdad de género, el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, el aumento de la pobreza, el crecimiento del odio, la escalada de las tensiones geopolíticas, la amenaza que siguen suponiendo las armas nucleares o los problemas que plantean algunas nuevas tecnologías son algunos de los otros desafíos.

“Tabús que pensábamos inviolables se han levantado: la guerra de anexión, el uso de armas químicas, las detenciones en masa con impunidad. Los derechos que creíamos adquiridos son ridiculizados y nuestro sistema internacional, prisionero de nuestras rivalidades, no tiene fuerza para sancionar esos abusos”, lamentó Macron.

Le recomendamos: La ONU, a los 75 años: entre la calamidad y el conflicto

¿Por qué la ONU ha fracasado en su tarea?

Una de las más grandes críticas a esta organización es que al final son las grandes potencias las cuales deciden el rumbo del resto de naciones. Esta inoperancia necesita ser examinada desde una de sus instituciones más relevantes: el Consejo de Seguridad. Este es el órgano que toma resoluciones y obliga a todos los miembros a cumplirlas. Aquí se aprueban sanciones económicas o el uso de la fuerza. Y además de ser solo las potencias quienes toman decisiones importantes, estas sentencias no son tan examinadas como se pueden imaginar. Las decisiones del Consejo de Seguridad son el resultado de negociaciones entre las mismas potencias.

“Se supone que en la ONU las decisiones se toman en función del bien común del sistema internacional, pero los miembros del Consejo de Seguridad las negocian y adoptan en función de sus intereses particulares. La brecha entre intereses generales e intereses particulares es el drama de la ONU”, señala Mariano Aguirre, doctor en Estudios sobre Paz y Conflicto del Trinity College de Dublin, en conversación con Infobae.

Por eso, la canciller alemana, Angela Merkel, criticó este lunes el bloqueo en el Consejo de Seguridad de la ONU ante varios de los principales conflictos de la actualidad y demandó reformas, dejando clara la voluntad de su país de asumir un puesto en caso de que ese órgano se amplíe, pues hasta ahora no es miembro de él.

Desde hace años, Berlín reclama junto a Brasil, Japón y la India que el Consejo de Seguridad se amplíe con nuevos miembros permanentes, un estatus que ahora solo tienen Estados Unidos, China, Rusia, Francia y el Reino Unido, tras la victoria aliada en la II Guerra Mundial.

Sin embargo, las propuestas de este y otros grupos de países no han logrado avanzar, ante la falta de interés de varias de las potencias con asiento fijo en el Consejo.

¿Y qué es la Asamblea General?

Este es el principal órgano deliberativo de la ONU. Acá se formulan políticas y se exponen las inquietudes de los 193 países miembros. Además, es el único órgano en donde todos los participantes están representados cada uno con un voto. Es, en la práctica, un foro en el que se debaten cuestiones de interés mundial. Cada año, los miembros de la Asamblea se reúnen en Nueva York. Sin embargo, la pandemia de coronavirus alteró el encuentro de este año, que ahora se realizará de manera virtual.

¿De qué se hablará este año?

Los micrófonos se abrirán este martes a las 9.00 de la mañana, con un discurso del secretario general, António Guterres, seguido del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que tradicionalmente abre la asamblea, y del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por ser el país anfitrión de las reuniones.

Sin duda alguna, la pandemia y el déficit del multilateralismo serán los focos centrales de los discursos que den los representantes de cada nación miembro en la Asamblea, los cuales no deben exceder los 15 minutos.

Con el número oficial de fallecidos acercándose al millón a escala global, la COVID-19 dictó también el contenido de muchas intervenciones, que resaltaron cómo la enfermedad va más allá de la emergencia sanitaria y supone toda una crisis para el sistema multilateral.

“El repentino ataque de la COVID-19 es una gran prueba para todo el mundo. La humanidad ha entrado en una nueva era de interconexión, con los países compartiendo intereses entrelazados y con su futuro estrechamente ligado”, señaló el presidente chino, Xi Jinping.

Según Xi, “el mundo está ahora ante un nuevo punto de partida histórico” y los Gobiernos deben apostar por trabajar juntos por el bien común, por lo que -en un evidente ataque a Estados Unidos- arremetió contra la “mentalidad de Guerra Fría” y contra quienes buscan ser “poder hegemónico, el matón o el jefe del mundo”.

Le recomendamos: ¿Qué se puede esperar del nuevo discurso de Trump ante la ONU?

Los líderes latinoamericanos apostarán también por ese refuerzo del multilateralismo y reclamarán, sobre todo, solidaridad con las poblaciones más vulnerables en este momento de crisis.

“Necesitamos ser fraternos, ayudarnos mutuamente. Ahora que todos los pueblos estamos enfrentando esta pandemia de COVID-19, necesitamos ser muy solidarios. ¡Que viva la fraternidad universal!”, declaró el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador en su video de introducción.

Algunos, como el presidente de Perú, Martín Vizcarra, tuvieron demandas específicas, por ejemplo que la futura vacuna y los tratamientos contra el virus sean reconocidos como “bienes públicos globales”.

Otros, como el venezolano, Nicolás Maduro, denunciaron los “ataques, agresiones e insultos” a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en referencia a las medidas de EE. UU. contra ese organismo, y llamaron a una “mayor unión de la humanidad”.

“La solución está a nuestro alcance. Un problema global requiere de soluciones globales por lo que solo a través del multilateralismo, de la cooperación internacional y de la gobernanza global podremos mitigar las graves consecuencias de esta pandemia y construir así un mejor planeta”, resumió el presidente de Colombia, Iván Duque.

Le sugerimos: Latinoamérica llega a la ONU con un objetivo en común: la pandemia

Comparte en redes: