EE.UU: con el de hoy, este año van 18 tiroteos en escuelas

Al menos quince personas habrían muerto en un nuevo tiroteo en la localidad de Parkland, Florida. Van 291 desde 2013.

Foto de referenciaafp

Por lo menos 17 personas murieron este miércoles en un tiroteo en una escuela secundaria en la localidad de Parkland, en el estado de Florida, de acuerdo con reportes de redes locales de televisión. Por el momento no se conocen números oficiales de víctimas fatales o de heridos en el incidente.

Poco antes, la policía local informó que había arrestado a un sospechoso por el ataque. Imágenes de televisión capturadas desde un helicóptero mostraron un hombre joven conducido esposado por varios agentes a una oficina de la policía.

(Le puede interesar: ¿Por qué las masacres en EE.UU. no se van a acabar?)

El Superintentende de las escuelas del condado de Browford, Robert Runcie, dijo a la prensa que se habían registrado "numerosos muertos", y poco más tarde una fuente de la policía señaló que había "múltiples" víctimas fatales.

De acuerdo con varios testimonios, los alumnos de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas escucharon la alarma contra incendio pero muchos pensaron que se trababa de un ejercicio, hasta que se escucharon los primeros disparos.

Estados Unidos es el único país desarrollado donde los tiroteos en centros escolares se repiten implacablemente: con el último, ocurrido el miércoles en Florida, suman 18 en en lo que va del año, y apenas es 14 de febrero. 

"Este es el tiroteo número 291 de una escuela desde el comienzo de 2013", dijo Shannon Watts, fundadora de Moms Demand Action, una organización que lucha contra la proliferación de armas de fuego. 

Las escuelas en Estados Unidos se están convirtiendo cada vez menos en sitios seguros, y cada vez en lugares de violencia armada. Y los estadounidenses parecen resignados. 

La mayoría de estos casos ni siquiera aparece en los titulares de la prensa nacional, al ser hechos usuales. 

Hay aproximadamente un tiroteo escolar por semana, según Everytown for Gun Safety, otra organización de control de armas, que aboga por endurecer la ley sobre este tema.

Un tiroteo el miércoles en una escuela secundaria de Parkland, en el sureste de Florida, dejó al menos 17 víctimas fatales, según un balance inicial, informó la policía. El atacante fue arrestado.

El 23 de enero, un estudiante abrió fuego en su escuela en Kentucky, al comienzo de la jornada. Mató a un chico y una chica, ambos de 15 años como él; 14 más resultaron heridos.

El día anterior, a un adolescente le dispararon en la cafetería de su escuela en Texas. Ese mismo lunes, un muchacho de 14 años recibió un balazo en el estacionamiento de una universidad en Nueva Orleans. 

Este enero también le dispararon a un autobús escolar en Iowa, hubo un tiroteo en una escuela secundaria en Seattle, en un campus en California...

Estas tragedias reviven un debate que parece no tener fin.

¿Se debería equipar a todas las escuelas con puertas de seguridad? ¿Es necesario armar a los maestros? En el fondo, muchos sienten que otra vez habrá reacciones de indignación tras la inacción de un Congreso controlado por los republicanos, firmemente opuestos a limitar el porte de armas.

Con o sin legislación, la tendencia es preocupante.

(Le puede interesar: Cinco mitos sobre los tiroteos en EE.UU.)

Un estudio del Buró Federal de Investigaciones (FBI) notó una "frecuencia creciente" de los tiroteos entre 2000 y 2013. 

En el 70% de los casos, lo irreparable sucede en cinco minutos o menos, lo que relativiza la reacción que pueda tener la policía. El 24,4% de los tiroteos ocurre en ámbitos educativos.

En la mayoría de los casos reseñados, los tiradores que abren fuego dentro de una escuela secundaria o universidad son estudiantes del propio establecimiento. Y, según el FBI, los tiroteos en las escuelas son a menudo los más letales.

Estados Unidos quedó traumatizado luego de algunas de estas tragedias, en particular después de la de Columbine en 1999, la de Virginia Tech en 2007 y la masacre de Sandy Hook, una escuela primaria de Connecticut, donde murieron 20 niños de seis y siete años en 2012. 

Desde entonces, las escuelas han multiplicado los procedimientos de alerta y los ejercicios de entrenamiento.

El objetivo es enseñar a los escolares cómo reaccionar ante un individuo que dispara a ciegas para alcanzar un máximo de víctimas.