EI reivindica mortífero atentado suicida en boda en Kabul que deja 63 muertos y 182 heridos

La celebración se convirtió en tragedia en Kabul, capital afgana, tras la detonación de una carga explosiva que mató a 63 personas y dejó a 182 heridas. El Estado Islámico ha reclamado la autoría del ataque, que ocurre justo cuando la población aguarda un acuerdo entre los talibanes y EE. UU.

Las bodas en Afganistán son eventos multitudinarios, con centenares e incluso miles de invitados celebrando juntos el casamiento en salas de dimensiones industriales, donde los hombres generalmente están separados de mujeres y niños.AFP

El grupo yihadista Estado Islámico revindicó este domingo el atentado suicida perpetrado el día anterior en una boda en Kabul. Al menos 63 personas murieron y 182 resultaron heridas luego de que un hombre activó una carga explosiva en una fiesta matrimonial en la ciudad. El ataque es uno de los peores registrados en meses en la capital afgana, en momentos en que la población aguarda un acuerdo entre los talibanes y Estados Unidos.

“La ceremonia estaba a punto de comenzar” cuando tuvo lugar el atentado, lamentó el novio en declaraciones a la cadena de televisión afgana Tolo. “Todos los que murieron o resultaron heridos eran mis familiares por ambas partes”, explicó el desolado joven, antes de añadir que “nadie pensaba que mi boda sería destruida”. “Anoche gané dolor en vez de la felicidad”, concluyó.

“Entre las víctimas hay mujeres y niños”, precisó el portavoz del ministerio del Interior, Nasrat Rahimi, quien dio a conocer el terrible balance de este ataque perpetrado por “un kamikaze que hizo detonar sus explosivos”. "La explosión tuvo lugar el sábado a las 22:40 p.m. (13:10 hora de Colombia) en la sala de bodas Shar Dubai en el oeste de Kabul, según indicó Rahimi. Los voceros talibanes negaron la implicación del grupo insurgente en el ataque desde que se conoció la noticia. Le puede interesar: El bus en Kabul que hace de librería para llevar libros a los niños

“El Emirato islámico (nombre que se dan los talibanes) condena con firmeza el atentado contra civiles en Kabul. Cometer este tipo de asesinatos deliberados y brutales y tomar como blanco a mujeres y niños no tiene ninguna justificación”, tuitearon dos portavoces talibanes.

Las bodas en Afganistán son eventos multitudinarios, con centenares e incluso miles de invitados celebrando juntos el casamiento en salas de dimensiones industriales, donde los hombres generalmente están separados de mujeres y niños. Según un asistente al evento, entrevistado por la televisión local, este encuentro contó con unos 1.200 invitados.

Mohamad Farhag, una de las personas presentes en la boda, dijo que se encontraba en el área reservada a las mujeres cuando oyó una gigantesca explosión en la zona masculina. “Todo el mundo corrió hacia fuera gritando y llorando”, explicó a la AFP. “Durante unos 20 minutos la sala permaneció lleno de humo. Casi todo el mundo en la sección de hombres estaba muerto o herido”, agregó, asegurando que dos horas después del ataque continuaban retirando cuerpos de la sala.

Al amanecer, en la sala de fiestas, que tenía los cristales de las ventanas rotos y el techo hundido por la fuerza del estallido, el suelo presentaba manchas de sangre, según un fotógrafo de la AFP. En la entrada, había zapatos amontonados que la gente olvidó, en medio del pánico.

En la mañana del domingo se organizaron los funerales en los cementerios de la ciudad, según imágenes de la televisión local, donde aparecían varias personas enterrando a 14 miembros de una misma familia. "No tenemos derecho a vivir", denunció en Twitter Javed Hamim Hakar, redactor jefe de la agencia de prensa afgana, Pajhwork. El ataque despertó una ola de reacciones de rechazo dentro del país.

“Kabul sangra. Esto tiene que terminar. Por favor, ayúdennos si pueden”, escribió Lotfullah Najafizada, director del principal canal de televisión del país, Tolo news. “Resulta doloroso ver que el mundo cierra los ojos mientras este sufrimiento insoportable de nuestro pueblo, a manos de los terroristas, es en gran parte ignorado fuera de nuestras fronteras”, tuiteó el jefe de gabinete de los servicios secretos afganos, Rafi Fazil.

Por su parte, el primer ministro afgano, Abdulá Abdulá, condenó en Twitter el "atentado terrorista" y se solidarizó con las familias, al tiempo que declaró que “este ataque odioso e inhumano es un crimen contra la humanidad”. Entre tanto, Naciones Unidas condenó en un comunicado el "cobarde acto de terror" contra la población civil, mientras que la OTAN se pronunció en términos similares y la Unión Europea afirmó que los autores son "enemigos de la humanidad".

La explosión del sábado llega en un momento en que Estados Unidos y los talibanes ultiman un esperado acuerdo para pactar una reducción considerable de las tropas estadounidenses en Afganistán a cambio de que los insurgentes respeten un alto el fuego, rompan lazos con Al Qaeda y negocien con la administración de Kabul un acuerdo de paz duradero.

El presidente Donald Trump ha dicho desde el principio de su mandato que quiere a las tropas fuera de este país donde Washington ha gastado más de un billón de dólares, entre operaciones militares y tareas de reconstrucción, desde 2001. Varias fuentes estadounidenses dejaron entrever en los últimos días que el acuerdo podría ser inminente, pero que quedaban algunos puntos por fijar. El enviado especial de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, que lidera el equipo de negociación estadounidense, podría volver a visitar la región en los próximos días para proseguir con el diálogo. Vea también: Kabul, otra gran ciudad al borde de quedarse sin agua

El atentado del sábado se une a la larga lista de ataques perpetrados contra la población en la capital afgana desde la caída de los talibanes en 2001. Estos son algunos de los casos más recordados desde 2008 hasta hoy.

2008

 

- 7 de julio: un atentado suicida con coche bomba contra la embajada de India en Kabul deja 60 muertos, incluyendo dos diplomáticos y dos guardias indios. Los talibanes se desmarcan del ataque.

También se perpetraron numerosos atentados en el resto de Afganistán. El más mortífero dejó unos 140 muertos, entre ellos más de 50 policías auxiliares, en Kandahar (sur) en febrero de 2008.

2011

- 6 de diciembre: un kamikaze mata a 80 personas en Kabul, inmolándose en medio de una procesión durante la Ashura, una fiesta sagrada del islam chiita. Los talibanes niegan cualquier responsabilidad.

2016

- 23 de julio: una doble explosión deja al menos 85 muertos y más de 400 heridos en Kabul entre una multitud de hazaras, la única etnia chiita de Afganistán. Es el primer ataque reivindicado por el EI en la capital afgana.

- 19 de abril: la explosión de un camión bomba en las inmediaciones de un complejo gubernamental de la capital, seguida de un tiroteo, dejan 64 muertos y cerca de 350 heridos, una semana después del comienzo de la "campaña de primavera" anunciada por los talibanes.

2017

- 20 de octubre: un atentado contra una mezquita chiita del Imán Zaman, en el oeste de Kabul, deja 56 muertos y 55 heridos, sorprendidos durante la oración de la tarde. El kamikaze abrió fuego contra la multitud antes de activar su chaqueta repleta de explosivos.

- 31 de mayo: un atentado con camión bomba sacude el barrio diplomático de Kabul, dejando más de 150 muertos y 400 heridos. El ataque, perpetrado en plena hora punta, no es reivindicado. Es el más mortífero ocurrido en la capital desde 2001.

- 8 de marzo: hombres vestidos de médicos atacan el mayor hospital militar del país. El asalto deja oficialmente 50 muertos, más del doble según fuentes de seguridad y testigos. El ataque es reivindicado por el grupo EI.

2018

- 24 de diciembre: hombres armados asaltan durante horas el complejo gubernamental de Kabul, tras hacer explotar un coche bomba en la entrada. El ataque deja al menos 43 muertos. Las autoridades acusan a los talibanes, que niegan toda responsabilidad.

- 20 de noviembre: un atentado suicida no reivindicado acaba con la vida de al menos 55 personas y hiere a más de 94 en Kabul durante una concentración religiosa.

- 22 de abril: el EI reivindica un atentado suicida que deja casi 60 muertos y 119 heridos, todos civiles, contra un centro de registro para las elecciones legislativas en un barrio de la capital de mayoría chiita.

- 27 de enero: una ambulancia bomba explota cerca del ministerio de Interior en uno de los barrios más animados de la capital afgana, dejando más de 100 muertos y casi 160 heridos. La explosión es reivindicada por los talibanes.

2019

- 17 de agosto: un atentado suicida reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) mata a al menos 63 personas y hiere a otras 182 durante una boda en el oeste de la capital.

 

876683

2019-08-18T09:59:04-05:00

article

2019-08-18T11:33:19-05:00

cgomez_250775

none

- Redacción Internacional con información de agencias

El Mundo

EI reivindica mortífero atentado suicida en boda en Kabul que deja 63 muertos y 182 heridos

92

10297

10389