Steven Pinker habla sobre razón, ciencia, humanismo y progreso

hace 45 mins

El antiinmigrantes que quiere seguir gobernando Hungría

¿Otro mandato para Viktor Orbán y su política antiinmigrante en Hungría? Esa es la pregunta que se resolverá este domingo en las urnas. Las encuestas apuntan que tendrá un tercer mandato consecutivo.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, quien será reelegido hoy. AFP

En una Europa donde la política está actualmente dominada por el debate tóxico sobre la inmigración, Hungría elige presidente. Este domingo, el país tiene las elecciones parlamentarias, una prueba más para comprobar si los partidos populistas de derecha en el continente siguen tomando fuerza.

Los sondeos apuntan a una victoria para el actual primer ministro, Viktor Orbán, y su partido, Fidesz. El último mandato de Orbán ha sido definido por su postura antiinmigrante y ultranacionalista, provocando tensiones agudas con la Naciones Unidasy la Unión Europea (UE).

¿Quién es Viktor Orbán?

Viktor Orbán nació el 31 de mayo en Székesfehérvár, una ciudad a 65km de la capital húngara, Budapest. Creció en dos pueblos cercanos, Felcsút y Alcsútdoboz.

Futbolista talentoso (apareció en el videojuego Football Manager 2006 con Felcsút) y estudiante dotado, Orbán estudió Derecho en Budapest tras completar el servicio militar.

En Budapest, en el contexto de los últimos años del régimen comunista, Orbán formó un movimiento juvenil junto a sus compañeros de clase, llamado Fidesz. Poco después, el grupo se convirtió en partido político. En 1989, dio un discurso en la Plaza de los Héroes que le propulsó a fama, exigiendo la retirada de las tropas de la Unión Soviética.  

El mismo año, tras recibir una beca, estudió durante un año en Pembroke College de la Universidad de Oxford. Irónicamente, recibió la beca de la parte de la Fundación Soros.

George Soros, un multimillonario y filántropo estadounidense de origen húngaro, es uno de los críticos más fuertes de Orbán en el tema de la inmigración. Soros apoya a varios ONG que se oponen al Gobierno de Fidesz, provocando la rabia de Orbán.

Para el primer ministro, Soros es el chivo expiatorio perfecto: el financiero que se mete en asuntos nacionales y fomenta la inmigración que destruye los valores tradicionales del país.

Viktor Orbán llegó al poder en Hungría por primera vez en 1998, formando un gobierno de coalición. Tras perder las dos siguientes elecciones, en 2010 empezó su segundo mandato con una mayoría de los dos tercios del voto total.

Ver más: En qué consiste la preocupante expansión de la extrema derecha en Europa

Con esta mayoría, Orbán empezó a imponer varias medidas para reafirmar una ideología basada en valores tradicionales y nacionalistas. Durante este primer mandato, el parlamento aprobó una nueva constitución que enfatizó la importancia de la familia tradicional y heterosexual, además de debilitar al papel de la Corte Constitucional.

En 2014, ganó las elecciones con una mayoría de los dos tercios otra vez. El año siguiente, estalló la crisis migratoria en Europa que acabó definiendo el líder húngaro.

La ubicación de Hungría, en el sureste de Europa central, significa que la mayoría de los cientos de miles de migrantes de África y el Próximo Oriente pasan por el país, normalmente con la intención de llegar en Europa Occidental.

En 2015, tras la proposición de la Comisión Europea de imponer cuotas para repartir la distribución de migrantes a lo largo de la UE, Orbán empezó la construcción de una barrera en la frontera con Serbia.

Esta valla electrificada es simbólica de la postura antiinmigrante de Orbán y su gobierno. La ONU considera “no seguro” el país para los migrantes y refugiados, y Zeid Ra’ad al Hussein, el alto comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, ha confirmado su preocupación sobre el discurso racista y xenófobo de Orbán.

Ver más: El millenial de derecha que gobierna Austria 

Este discurso de Orbán se centra en un mensaje alarmante sobre una supuesta orquestada ‘invasión’ de inmigrantes con el objetivo de destruir la cultura europea, una cultura según Orbán basada en ‘valores cristianos’, escribió el líder húngaro en el diario alemán el Frankfurter Allgemeine en 2015.

En 2017, Hungría limitó el número de entradas de solicitadores de asilo a cinco al día. Hay una cierta ironía en la postura de Orbán, cuando se considera que la población de Hungría está cayendo por aproximadamente 30.000 personas cada año, y que el país está sufriendo de una escasez de trabajadores, debido principalmente a la emigración.

El contexto europeo

Orbán y Fidesz representan un ejemplo a seguir para muchos movimientos populistas de derecha en Europa, el éxito del primer ministro admirado por otros líderes populistas. Tras el éxito de las fuerzas populistas en las elecciones legislativas en Italia el mes pasado, además de la fortaleza de partidos de la extrema derecha en varios otros países europeos, las elecciones húngaras serán una muestra importante de los avances del populismo en Europa.

¿Quiénes son los rivales?

Fidesz encabeza las encuestas y la expectativa es que Orbán empezará un tercer mandato tras las elecciones del domingo 8 de abril.

En febrero, sin embargo, su partido sufrió una derrota sorprendente en la elección del alcalde de Hodmezovasarhely, una ciudad en el sur del país, cuando Marki-Zay Peter ganó en una localidad conocida como bastión de Fidesz. Esta derrota dio esperanza a sus rivales, aunque Peter contó con el apoyo con todo el espectro de la oposición.

 

748642

2018-04-08T13:16:17-05:00

article

2018-04-08T13:16:17-05:00

alagos_86

none

Alfred Davies

El Mundo

El antiinmigrantes que quiere seguir gobernando Hungría

57

6060

6117