El “boicot” que le hicieron al canciller de Venezuela en la Asamblea General de la ONU

Más de 30 diplomáticos del mundo abandonaron la sala de la ONU en donde se encontraban reunidos cuando el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, tomó la palabra. Para quienes dejaron el recinto, la acción fue una muestra de “rechazo” al gobierno de Maduro.

Fotografía cedida por la ONU donde aparece su secretario general, António Guterres (d), mientras saluda al canciller venezolano, Jorge Arreaza (i), este miércoles.EFE

Entre 30 y 40 diplomáticos de Estados Unidos y los países que integran el Grupo de Lima abandonaron este miércoles la Asamblea General de la ONU cuando el canciller venezolano, Jorge Arreaza, tomó la palabra, constató la AFP.

Arreaza hablaba en nombre del Movimiento de Países No Alineados en el primer día mundial del multilateralismo, pero pocos diplomáticos quedaron en la enorme sala para escucharlo.

En su discurso, el canciller acusó a Estados Unidos de querer "imponer la dictadura" en la ONU y "de manera descarada pretender expulsar o desconocer las credenciales de Estados miembro con pleno derecho como Venezuela".

(Puede leer: Canadá impone nuevas sanciones al gobierno de Maduro, incluido su canciller)

"Eso es excluyente e inaceptable", sostuvo Arreaza.

Un portavoz de la misión de Estados Unidos ante la ONU confirmó que diplomáticos estadounidenses se fueron de la reunión cuando Arreaza comenzó a hablar.

El embajador peruano ante la ONU, Gustavo Meza Cuadra, dijo luego a periodistas que el objetivo del boicot fue demostrar el rechazo "al representante del régimen ilegítimo de Venezuela", que "no representa al pueblo".

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, pidió hace dos semanas a la ONU que reconozca al líder opositor Juan Guaidó como presidente de Venezuela, y exigió la partida del "dictador" Nicolás Maduro, que se aferra al poder “con el apoyo de Rusia y China”.

(Ver más: Grupo de Lima pide a las Naciones Unidas acciones concretas contra Maduro)

Estados Unidos anunció que presentará un proyecto de resolución ante los 193 países de la Asamblea General de la ONU -donde no se aplica el veto- para que Guaidó sea reconocido como presidente interino.

El Grupo de Lima, creado en 2017 para abordar la crisis política en Venezuela, busca asimismo que la ONU acepte a un representante de Guaidó.

"Este es un tema que se ha manejado (...) de manera progresiva", dijo Meza-Cuadra. Así como ha ocurrido en la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), "debería ocurrir en otros foros internacionales", añadió.