El caso de canibalismo que estremece a Rusia

No es el primer caso de este tipo registrado en ese país.

Pixabay

Los vecinos de Dmitri Baksheev, de 35 años y su compañera, Natalia Baksheeva, se habían quejado en varias ocasiones de las discusiones subidas de tono y el olor a anestésico que salía de su apartamento, en Krasnodar, al sur de Rusia. A pesar de la insistencia, nadie habría descubierto el caso de canibalismo hoy estremece al mundo y que tuvo como escenario el apartamento de la pareja si no hubiera sido por un celular extraviado.

Según el diario español ABC, que a su vez cita al portal de noticias Gazeta.ru, en septiembre, mientras varios obreros trabajaban para asfaltar una calle, encontraron un teléfono celular. En entre sus archivos, aparecían las fotografías de cuerpos humanos desmembrados y en una de ellas, con una mano mutilada en la boca, un hombre que más tarde fue identificado con nombre y apellido.

Tras identificar a los autores de las fotos, las autoridades que habían sido puestas sobre aviso por los obreros se dirigieron al domicilio de Dimitri Baksheev quien, tras resistirse a su arresto, confesó que, junto a su esposa, era el responsable del asesinato de al menos 30 personas desde 1999 y cuya carne habían consumido o usado como ingrediente para preparar conservas que comercializaban.

(Lea también: Detienen en Rusia a pareja de caníbales que pudo haber comido 30 personas)

En el congelador de la pareja se encontraron, envueltas en bolsas de plástico y en latas de conservas, los restos de varias personas. Gracias al testimonio de Baksheev se logró exhumar los cuerpos de siete de sus víctimas cuyos cuerpos están a la espera de ser identificados a través de análisis de ADN.

También se confiscaron 19 tiras de piel humana y los teléfonos celulares de varias de las personas asesinadas por la pareja y que, además, que además habráin sido grabadas y fotografiadas en varias etapas del descuartizamiento.  

Antes de ser detenida, Natalia Baksheev trabajaba como enfermera en una escuela militar de cadetes y vivió durante un tiempo y junto a su marido en la residencia que dicha institución tiene para sus empleados. Según ABC, se sospecha que la mujer comercializaba sus conservas en el comedor de ese centro militar

-Los Baksheev no están solos-

El caso de la pareja Baksheev, que está a la espera de recibir una valoración de expertos para determinar si son enviados a la cárcel o al a un hospital psiquiátrico, no es el único caso de canibalismo que ha tenido a Rusia como escenario durante los últimos años.

En 2011, Según un comunicado de un Comité de Investigación citado por la AFP, tras el arresto de Nikolai Shandrín de 40 años en su apartamento en Moscú: “Se encontraron las herramientas utilizadas para desmembrar el cuerpo de la víctima y un hígado humano. Shadrin confesó haber cometido el crimen y haber comido parte del hígado de su amigo”. Otras notas de prensa que Shandrín habría utilizado vodka para adormecer a su víctima antes de asesinarlo.

Otro caso famoso de canibalismo en Rusia ocurrió en la época del deshielo soviético. Andrei Chikalito, fue un asesino serial responsable de la muerte de al menos 52 mujeres y niños que fue capturado en 1992 para, dos años más tarde, ser castigado con la pena de muerte. Según el New Straits. Times, Chikalito fue condenado después de haber confesado sus crímenes tras 16 meses en confinamiento solitario.

La fama de caníbal que se ganó Chikalito nació porque usaba cuchillos, cuerdas y sus dientes para desmembrar a sus víctimas. En una nota de abril de 1992, el mismo diario citado más arriba recoge el testimonio de Alexander Bukhanovsky, el psiquiatra que trató al asesino serial antes de ser ejecutado y que cuenta que, durante la hambruna que Hungría atravesó en la década del 30, Chikalito habría cómo unos campesinos asesinaron y se alimentaron de uno de sus hermanos menores el hecho, sin embargo, no se ha podido comprobar.

  

 

Temas relacionados