contenido-exclusivo

El crimen que revela el infierno de ser homosexual en Uganda

El asesinato a machete y palos del activista LBGTI, Brian Wasswa, en Uganda pone sobre la mesa (otra vez) la difícil situación que viven los homosexuales en ese país. Ahora intentan pasar una ley que criminaliza la "promoción y reclutamiento" de personas homosexuales.

Human Rights Watch instó a las autoridades de Uganda a "investigar a fondo" el ataque sufrido por el activista LGTBI Brian Wasswa.EFE

A Brian John Wasswa, un activista LGBTI en Uganda, lo mataron en su casa. Las autoridades lo encontraron el 4 de octubre "en un charco de sangre". Aunque lo llevaron al hospital, Wasswa no sobrevivió y falleció un día después. 

"Tras el horrible asesinato de Brian Wasswa, el Gobierno de Uganda debería recalcar que la violencia nunca es aceptable, independientemente de la orientación sexual o identidad de género", expresó en un comunicado el investigador para África de Human Rights Watch , Oryem Nyeko.

Ver más: Uganda cierra 23 emisoras de radio por promover la brujería

Wasswa, de 28 años y abiertamente homosexual, trabajaba como asistente legal -tras haber sido formado por una organización de apoyo a colectivos vulnerables; incluidas personas Lesbianas, Gays, Transgénero, Bisexuales e Intersexuales (LGBTI)- y también era educador de pares de la ONG ugandesa Organización de Apoyo al Sida (TASO), centrada en la lucha contra el VIH/sida.

De acuerdo con los reportes oficiales, el hombre falleció como consecuencia de diversas (autoridades calculan por lo menos diez) heridas en la cabeza y que podrían haber sido hechas por sus atacantes con hachas y machetes. Murió a manos de un grupo de habitantes no identificados del distrito de Jinja, el mismo lugar donde él vivía.

Wasswa vivía solo. Tuvo que hacerlo luego de que su familia lo rechazara por ser homosexual. Era miembro de la Fundación Children of the Sun.

Homosexualidad en Uganda

Las personas que en este país africano se atreve a confesar su orientación sexual, no sólo sufre rechazo de la mayoría de la población, sino que sus familia por temor a las represalias también las abandonan. 

"El 90% del país te rechaza porque no entiende la homosexualidad y la considera algo contaminado por la cultura occidental. Se aprovechan de la religión para criminalizar las tendencias sexuales y acuden a la Biblia para rechazarlo. No sé dan cuenta de que la Biblia también estaría contaminada por esa misma cultura occidental a la que se agarran para criminalizarte", explicaba el cineasta ugandés Hassan Kamoga en una entrevista con el diario español El País. Decenas de activistas LGBTI en Uganda han sido asesinados. 

Ver más: Uganda, el paraíso de los pastores protestantes de EE. UU. y quienes promueven las duras leyes contra los gays

Decía Kamoga que Uganda no siempre fue así. "Si acudes a la historia encuentras uno de los primeros reyes del país como Kabaka Mwanga que era homosexual. Y de las 56 tribus originales del país te topas con una de ellas en la que se aceptaba con normalidad la existencia de mujeres transexuales". Básicamente desde la década de los 90 cuando este lugar se convirtió en el paraíso de predicadores protestantes estadounidenses. 

El presidente Museveni defiende su posición en contra de la comunidad LGBTI, con la asesoría de Richard Tushemereirwe, asesor científico del mandatario, quien escribió un informe en el que asgura que, "la homosexualidad tiene consecuencias serias para la salud pública y, por lo tanto, no debe ser tolerada”, recomienda el científico.

“La homosexualidad es inaceptable. Queremos frenar su expansión, el contagio de nuestros niños, sus fuentes de financiación, no es una enfermedad y por lo tanto es un factor corregible”, ha señalado el mandatario en varias intervenciones. Su popularidad se ha disparado desde que ha intentado promover nuevos proyectos de ley que castigan la homosexualidad, pues según encuestas, el 96% de los ugandeses considera la homosexualidad “inaceptable” y no está dispuesto a perdonar a quien caiga en esta “abominación”.

Un crímen

Ser homosexual en Uganda es un crimen. Uno de los graves y por eso desde hace varios años el Gobierno de ese país ha intentado castigarla con la pena de muerte. Hace varios años, el presidente Yowerri Kaguta Museveni (en el poder desde hace 33 años) aprobó la "Ley Antihomosexualidad", aprobada por la mayoría del parlamento ugandés.

Sin embargo, el proyecto, presentado por el diputado David Bahati desde 2009, en la que se planteaba castigar con pena de muerte a una persona que fuera descubierta por segunda vez realizando actos homosexuales o para parejas en las que uno de sus miembros fuera menor de edad o portador de sida.

Ver más: El sultán que quiere lapidar infieles y gays

“Somos una nación que teme a Dios, valoramos la vida de manera holística. Estos valores explican que los diputados adoptaran este proyecto de ley, sin importar la opinión del mundo exterior (…) es una victoria para Uganda. Estoy feliz de que el Parlamento haya votado contra el mal", manifestó Bahati a la agencia AFP.

La presión internacional en contra del proyecto, liderada por Amnistía Internacional, Human Rights Watch y hasta por el propio Barack Obama –entonces presidente de los Estados Unidos– logró hacer que se retirara el punto sobre la pena de muerte.

Sin embargo, desde entonces, la ley aprobada sanciona hasta con 14 años de cárcel a quien incurra en el delito de ‘homosexualidad’ y castiga con cadena perpetua el delito de ‘homosexualidad agravada’, para quien reincida en la falta o cometa actos homosexuales con menores de edad, discapacitados o portadores del VIH.

Una nueva ley

La muerte de Wasswa se produce días antes de que el ministro de Ética e Integridad, Simon Lokodo, anunciara a la prensa la intención de presentar al Parlamento un proyecto para criminalizar la "promoción y reclutamiento" de personas homosexuales.

Una medida desmentida más tarde por las autoridades, pero que al igual que la Ley Anti-Homosexualidad de 2014 -invalidada meses más tarde por el Tribunal Constitucional- incluiría la pena de muerte por mantener relaciones homosexuales.

Ver más: Uganda, ¿el espejo del mundo?

"Es responsabilidad de las autoridades ugandesas hacer justicia ante el asesinato de Brian Wasswa", sentenció Nyeko, quien reiteró a los líderes políticos "abstenerse de cualquier retórica que pueda alentar la violencia contra las personas LGBT".

Uganda es uno de los países más castigados para el colectivo LGTBI, por lo que muchos en busca de asilo terminan viviendo en campamentos de refugiados en la vecina Kenia, donde, pese a que la ley colonial condena la homosexualidad con hasta 14 años de prisión, esta raramente se aplica.

"La homosexualidad no es natural para los ugandeses, pero ha habido un reclutamiento masivo de personas homosexuales en las escuelas, y especialmente entre los jóvenes, donde están promoviendo la falsedad de que las personas nacen así (…)Nuestra ley penal actual es limitada. Solo criminaliza el acto. Queremos que quede claro que cualquier persona que esté involucrada en la promoción y el reclutamiento debe ser criminalizada. Los que cometan actos graves recibirán la pena de muerte", señaló el ministro de Ëtica de Uganda, Simon Lokodo.

 

886075

2019-10-15T13:14:52-05:00

article

2019-10-15T13:14:52-05:00

alagos_86

none

- Redacción Internacional

El Mundo

El crimen que revela el infierno de ser homosexual en Uganda

60

8489

8549

1