Odebrecht en Perú

El "descuido" que le podría costar la presidencia a Kuczynski

En diálogo con Blu Radio, el Presidente de Perú señaló: "El Congreso no me va a destituir. Esto es un golpe de Estado disfrazado porque una vacancia presidencial no se hace con base a información de hace 12 o 15 años".

El presidente de Perú, Pedro Pablo KuczynskiFoto: Presidencia de Perú

En diálogo con Blu Radio, el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, calificó como "un descuido" la situación que hoy lo tiene muy cerca de la destitución. Este jueves, el mandatario tendrá que explicarle al Congreso si entre 2001 y 2006, cuando se desempeñaba como ministro de Economía y presidente del Consejo de Ministros del gobierno de Alejandro Toledo, se desvinculó o no de Westfield Capital, una empresa de asesorías financiaras a la que Odebrecht le pagó casi cinco millones de dólares por asesorías.

Según Kuczynski, en su momento se apartó de la toma de decisiones de la empresa pero, en los documentos siguió figurando como propietario. Ese, a criterio del aún mandatario, "fue el descuido de mi parte. Pero, como lo ha dicho mi exsocio (el chileno Gerardo Sepúlveda) él fue el que estuvo al frente de todo", dijo Kuczynski a Blu Radio. 

“No he recibido plata de Odebrecht. Cuando fui ministro me aparté de la empresa y la persona que quedó encargada, como ella misma lo ha explicado, hizo asesorías financieras a privados en las cuales el Estado no tiene nada que ver”, agregó. 

Lea también: Todo listo para decirle adiós a Kuczynski

En el diálogo con la cadena radial, el mandatario reconoció que "muchos años después", recibió dividendos por cuenta de su inversión en la empresa que fue contratada por Odebrecht. "Fue un porcentaje muy pequeño. Eran mis ingresos de inversiones. El proyecto del cual se me critica haber participado, donde no participé, representa el 0,7 % de los ingresos de esos años", explicó. 

Según dijo a Blu Radio, ese ingreso hizo parte de "una plata formal, declarada, por un servicio, no por una coima como se trata de presentar". 

Para Pedro Pablo Kuczynski, el proceso “incapacidad moral” que avanza este jueves en el Congreso de Perú, es "un golpe de Estado disfrazado porque una vacancia presidencial no se hace con base a información de hace 12 a 15 años".

Además:  "Se me condenó anticipadamente": presidente de Perú ante eventual destitución

El pleno del Congreso, que domina el partido fujimorista Fuerza Popular, escuchará este jueves la defensa de Kuczynski ante las acusaciones de que una empresa suya recibió dinero de la constructora brasileña Odebrecht, tras lo cual debatirá un pedido de destitución por una presunta "incapacidad moral permanente".

Al respecto, Kuczynski exigió hoy al Congreso "respeto a la decisión popular" que le otorgó la presidencia en las elecciones del 2016 por poco más de 40.000 votos sobre Keiko Fujimori, la líder de Fuerza Popular.

La permanencia de Kucyznski al frente de la jefatura del Estado ha sido seriamente cuestionada después de que la semana pasada se informara de que una empresa suya ofreció servicios de consultoría a la constructora brasileña Odebrecht entre 2004 y 2007.

Sin embargo, el actual mandatario aseguró que no tenía conocimiento de que el dinero provenía de ese contrato hasta que fue presentado la semana pasada por la comisión parlamentaria que investiga el caso Lava Jato en Perú.

El gobernante sostuvo hoy que cometió "errores" al explicar de manera confusa y dubitativa la forma en que su empresa hizo esos trabajos, algo que atribuyó a su falta de pericia para comunicarse.

"La verdad es que no soy un buen comunicador, pero sí soy una persona transparente, alguien que jamás ha cometido un acto de corrupción en toda su vida", remarcó.

También dijo que sus compatriotas "han sido testigos" de su disposición al diálogo durante su gobierno, pero que en todo momento ha sido confrontado por la "actitud abusiva de la mayoría opositora que controla el Congreso".

Recordó que el fujimorismo ya censuró u obligó a renunciar a cinco de sus ministros en poco menos de un año y medio de gestión, algo que calificó como "un verdadero récord histórico".

"No somos perfectos, por supuesto, pero ahora es evidente que desde un principio se buscaba llegar hasta lo que está sucediendo hoy", sostuvo en alusión a que su pedido de destitución fue supuestamente planificado por el fujimorismo desde un principio.