El deterioro de las relaciones entre Colombia y Cuba tras el atentado a la Escuela General Santander

Los gobiernos de Cuba y Colombia llevan un año enfrentados en un conflicto diplomático por la negativa de La Habana de entregar a los líderes de la guerrilla del ELN, responsables del ataque que dejó 22 fallecidos. Mientras la isla dice que se deben respetar los protocolos acordados tanto por la guerrilla como por el país, la administración Duque dice que estos ya no aplican.

Los líderes del ELN se encuentran en Cuba desde el año 2018, cuando la mesa de negociación entre gobierno y guerrilla se trasladó de Quito a La Habana.Archivo particular

Desde que ocurrió el brutal atentado a la Escuela de Cadetes General Santander el 17 de enero de 2019, perpetrado por la guerrilla del ELN, las relaciones diplomáticas entre Colombia y Cuba están en cuidados intensivos. Un año después del ataque, la entre ambos países no cesa, y la posibilidad de una solución en el corto plazo se avizora, por ahora, lejana.

En un momento en el que los líderes de la guerrilla se encontraban en Cuba, en medio de un proceso de diálogo con el gobierno colombiano, el ELN perpetró el atentado que dejó 22 muertos en la sede de la Policía.  

“El Gobierno insistirá en la entrega inmediata de los miembros de la delegación del Eln que se encuentran en Cuba. Hay una razón profunda para ello, y es que el Eln como organización reconoce su autoría (del ataque terrorista) y como organización debe ser responsable”, aseveró horas después del ataque el alto comisionado de Paz, Miguel Ceballos, quien añadió que con Cuba hay un tratado de extradición vigente desde 1932. 

Este hecho materializó la ruptura de las ya estancadas negociaciones y llevó al presidente colombiano, Iván Duque, a reactivar las órdenes de captura contra los negociadores del ELN y a pedir a Cuba que los entregara.

Los miembros del ELN que se encuentran en la isla son: Israel Ramírez Pineda, conocido como alias ‘Pablo Beltrán, uno de los cinco líderes históricos del ELN y el actual responsable militar. Víctor Orlando Cubides, alias ‘Aureliano Carbonell’ o ‘Pablo Tejada’, considerado como el responsable de la parte ideológica del grupo, y Manuel Gustavo Martínez, conocido como ‘Gustavo Martínez’. 

Puede leer: “Cuba y Colombia no romperán relaciones por el tema del Eln": Julio Paredes

En Cuba también permanecen Consuelo Tapias, Tomás García, Isabel Torres, Alirio Sepúlveda, Silvana Guerrero, Vivian Henao y Oscar Serrano, según información de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.

El gobierno cubano, que asumió la posición de país garante en mayo de 2018, manifestó a través de su canciller Bruno Rodríguez, que actuaría “en estricto respeto” a los Protocolos del Diálogo de Paz firmados entre el Gobierno y el Eln, incluido el Protocolo en Caso de Ruptura de la Negociación. El Reino de Noruega, otro de los garantes, apoyó esta postura, que, sin embargo, fue rechazada por Colombia. El gobierno Duque insistió en desconocerlos argumentando que estos no eran de Estado sino del gobierno pasado. 

Sin embargo, el 25 de enero el Gobierno de Cuba, a cargo del presidente Miguel Díaz Canel, envió una nota diplomática al de Colombia insistiéndole en las condiciones para aplicar los protocolos y entregar a los guerrilleros. Pero Duque de nuevo, y ante los medios, se negó.

Le recomendamos: Cuba y el conflicto colombiano

Desde ese momento el Gobierno no ha parado de decirle a Cuba que entregue a los 10 miembros de la guerrilla a la Interpol, pero desde Cuba se ha hablado de seguir los protocolos establecidos en caso de una ruptura. Y otros países garantes, como Noruega, también lo pidieron. 

La estrategia de Colombia para que Cuba entregue a los jefes guerrilleros ha sido larga y desgastante. En un año se han hecho llamados al Consejo de Seguridad de la ONU, a la CIDH y también se han reactivado las acciones judiciales que había en Colombia para que se reanuden rápidamente esas órdenes de captura. Duque llegó a decir que La Habana tenía que elegir entre su relación con criminales o con Colombia.

Y a doce meses del atentado, el gobierno colombiano jugó una de las últimas cartas que le quedaban y solicitó formalmente a Cuba la extradición de alias "Gabino", jefe máximo de la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN), por el delito de secuestro agravado.

Miguel Ceballos, alto comisionado de paz, subrayó que el propio Gobierno cubano ha reconocido que el líder del ELN está en la isla. 

El funcionario precisó que también se radicaron solicitudes de extradición contra otros tres líderes del ELN, conocidos con los alias de "Pablo Beltrán", "Aureliano Carbonel" y "Alirio Sepúlveda", todos por casos por los que ya fueron condenados.

Le puede interesar: Siguen las injustas exigencias a Cuba

El pedido de extradición, formalizado por la Cancillería colombiana, responde a la "solicitud del juez segundo de ejecución de penas de Antioquia (noroeste)" por un delito por el que Gabino "ya había sido condenado por un juez de la República, en este caso por secuestro agravado", detalló Ceballos a periodistas.

Este episodio también tuvo su impacto en el plano diplomático. En noviembre del año pasado, Colombia se abstuvo por primera vez desde que se somete a votación en las Naciones Unidas, de condenar el embargo económico impuesto por Estados Unidos a Cuba. Una decisión sorpresiva, que rompió con una tradición diplomática de 27 años seguidos votando en contra de que se mantenga el embargo.

Aunque la votación no es vinculante, pues el embargo fue y es una decisión tomada unilateralmente por Estados Unidos, la decisión de Colombia de abstenerse llamó la atención porque, a pesar de sus marcadas diferencias ideológicas, el país fue solidario con Cuba en esta batalla desde 1992, año en el que este tema se sometió a votación por primera vez. 

De acuerdo con la Cancillería, Colombia se abstuvo "como una manifestación política de rechazo a la actitud hostil de Cuba hacia Colombia, la cual no se compadece con las buenas relaciones que se venían forjando desde años atrás entre los dos países".

Puede leer: La encrucijada de Cuba tras las exigencias de Colombia

Para justificar su decisión, el Ministerio de Relaciones Exteriores afirmó que lo hizo por la negativa del gobierno cubano de extraditar a los guerrilleros del ELN que permanecen en la isla, pedidos por Colombia tras los atentados a la Escuela General Santander en enero de este año. Cuba, por su parte, dice que no los entrega a Colombia porque había un acuerdo entre las partes firmado con unos rigurosos protocolos para adelantar una negociación de paz.

El entonces canciller Carlos Holmes Trujillo, hoy ministro de Defensa, argumentó que el “refugio a terroristas colombianos confesos en territorio cubano” es una “actitud hostil de Cuba contra Colombia” y por eso no se participó de la votación.

El gobierno colombiano también hizo énfasis al apoyo de Cuba al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela y acusó a la isla de participar "en intentos desestabilizadores a varios gobiernos de la región", en referencia a una denuncia de la OEA de una supuesta injerencia de la isla en las protestas de Chile y Ecuador de los últimos meses.

 

900262

2020-01-17T10:32:11-05:00

article

2020-01-17T10:42:35-05:00

alagos_86

none

redacción internacional

El Mundo

El deterioro de las relaciones entre Colombia y Cuba tras el atentado a la Escuela General Santander

100

9132

9232

Temas relacionados