Brasil envió tropas a la frontera

El dilema de Roraima con la migración venezolana

Días después de que el estado más pobre de Brasil solicitara la suspensión de la migración para evitar sobrepoblación, hoy temen que el gobierno venezolano tome represalias y los prive de energía.

Más de 16 mil migrantes venezolanos llegaron a Roraima pidiendo asilo, un 20 % más que en 2017. / AFP

La imagen de cientos de brasileños entonando su himno nacional mientras expulsaban a miles de migrantes venezolanos en la ciudad fronteriza de Pacaraima, en el estado de Roraima, evidenció en Brasil una crisis que para quienes habitan en el centro del país era casi invisible.

La situación en la región de Roraima es crítica. Cerca de 800 venezolanos cruzan a diario la frontera, 300 más que hace algunos meses. Sólo en el primer semestre de este año, más de 56.740 de estos solicitaron refugio o residencia temporal en Brasil. En ese mismo período, más de 16 mil llegaron a Roraima pidiendo asilo, un 20 % más que en todo 2017.

Aunque la Gobernación ha afirmado en varias ocasiones que no cuenta con los fondos para atender la crisis migratoria e incluso pidió al gobierno de Michel Temer pensar en una suspensión en la entrada de los migrantes, la respuesta del gobierno brasileño a esta petición siempre fue negativa.

Sin embargo, después de que la administración de Michel Temer anunciara que enviaría tropas a la frontera para contener la crisis en Roraima, la gobernadora del estado, Suely Campos, alertó al gobierno brasileño que estas decisiones podrían afectar negativamente a su región, pues la energía que consumen los 500.000 habitantes del estado depende en un 100 % de Venezuela, que amenazó esta semana con cortar el suministro.

Ver más: Venezuela dice que miles de migrantes han pedido ser repatriados

El estado de Roraima, el más pobre de Brasil, es el único que está por fuera del Sistema Interconectado Nacional de Energía (SIN) de ese país y desde 2001 la luz eléctrica del estado es suministrada por Venezuela. Según el diario Valor Económico, la empresa venezolana Corpoelec notificó al gobierno brasileño que podría interrumpir el abastecimiento debido a una deuda de US$30 millones contraída por la estatal brasileña Eletrobrás.

Sin embargo, aunque la disputa de Venezuela y el estado de Roraima es de vieja data (la última amenaza de corte fue en el mes de marzo), el anuncio de una posible suspensión por parte del gobierno venezolano se reactivó esta semana poco después de los anuncios de Temer. Por esta razón, la gobernadora escribió al presidente y al ministro de Minas alertando sobre la posible crisis que provocaría un eventual corte por parte del gobierno de Nicolás Maduro.

Ver más: ¿Por qué tantos migrantes no tienen pasaporte?

“En caso de ocurrir el anunciado corte de energía, esto provocará un caos institucional en Roraima, incluso con un real riesgo de quiebra en los servicios públicos de salud, agravando aún más la crisis humanitaria derivada de la migración venezolana”, escribió la gobernadora Suely Campos en el documento, que fue enviado a la Presidencia de la República, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Minas y Energía.

De acuerdo con el jefe de la Casa Civil del gobierno de Roraima, Frederico Linhares, el atraso en el pago del valor por parte de la brasileña Eletrobrás está relacionado con las restricciones impuestas por Estados Unidos a Venezuela, las cuales estarían dificultando operaciones de bancos extranjeros con empresas venezolanas, entre ellas Corpoelec.

“Hay una dificultad operativa para hacer operaciones financieras entre Brasil y Venezuela, explicó Linhares al Diario de Pernambuco”.

Temer no quiere depender más de Venezuela

La energía de Roraima es actualmente enviada por el país vecino por una línea de transmisión de energía que tiene normalmente problemas de mantenimiento, según autoridades. Aunque el Estado brasileño tiene capacidad térmica para cubrir toda la demanda, los costos son más elevados a si lo hacen a través de Venezuela.

Ver más: Desbordados

Sin embargo, la crisis en el vecino país, junto con la incapacidad de hacer transacciones con empresas venezolanas, han hecho que el presidente Temer autorizara la semana pasada la licencia ambiental de un proyecto que buscará la integración de Roraima con el sistema eléctrico brasileño.

El proyecto contemplará la construcción de una línea de transmisión eléctrica, con torres de la altura de la Torre Eiffel, entre las ciudades de Boa Vista, capital del estado de Romaira, y Manaos, en la región del Amazonas.

808985

2018-08-29T22:00:00-05:00

article

2018-08-29T22:00:01-05:00

[email protected]

none

Jesús Mesa Mosquera

El Mundo

El dilema de Roraima con la migración venezolana

49

4955

5004