El efecto colateral de la paz en Colombia es más cocaína en Estados Unidos

Según el diario The Washington Post, el proceso de paz en Colombia trajo un efecto adverso para los estadounidenses: más cocaína.

La canciller María Ángela Holguín y el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas.Flickr

Abandonar el negocio del narcotráfico. Ese fue uno de los compromisos fundamentales de las FARC con el gobierno colombiano para firmar la paz. Sin embargo, tal y como reseñó el diario The Washington Post, esto trajo consigo un aumento de los incentivos económicos para que los campesinos empezaran, como nunca antes, a cultivar plantas ilegales en Colombia.

El 2016 cerró con un aumento histórico: 188.000 hectáreas de coca se sembraron en el 2016, según cifras presentadas por la Casa Blanca y la Oficina nacional para la política de control de drogas.

“Un problema que pudo atacarse con una fuerza militar contundente, terminó convertido en un desafío sociológico y de construcción de Estado”, dice The Washington Post.

A comienzos de este mes, Luis Carlos Villegas, ministro de la defensa, se reunió con William R. Brownfield, secretario de narcóticos de Estados Unidos. “Si bien vamos a ver unas cifras crecientes en materia de cultivos, la verdad es que hemos actuado con toda la dureza en materia de narcotráfico y esperamos que en el eslabón del consumo los esfuerzos sean iguales en Estados Unidos”.

En efecto, el problema en Estados Unidos es creciente. El número de personas jóvenes que consume marihuana aumentó en un 61% entre 2013 y 2015 y el número de muertes por sobredosis de cocaína en ese país fue el más alto desde 2006 y el segundo más alto desde 1999, de acuerdo con la última encuesta de la Oficina para el abuso de sustancias y servicios de salud mental.

La estrategia del gobierno colombiano para frenar el cultivo de cocaína incluye motivar económicamente a comunidades campesinas que migren a otros cultivos, a los legales, mientras un equipo de erradicación manual trabaja en acabar los cultivos de quienes se oponen a dar el salto. La fumigación, por motivos ambientales, por ejemplo, ya no puede ser.

Uno de los pilares fundamentales de la presidencia de Donald Trump es la lucha contra las drogas. Esa es una de las razones por las que pretende construir un muro en la frontera entre México y Estados Unidos: para frenar el paso de estupefacientes que, justamente los mexicanos compran en Colombia y llevan a su vecino. El presidente Juan Manuel Santos visitará a Trump el 18 de mayo. Sin duda, este será un tema de conversación.