El escándalo que obligó a renunciar al Secretario de Salud de EE.UU.

El secretario de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., Tom Price, presentó hoy su renuncia, la cual fue aceptada por el presidente Donald Trump, informó hoy la Casa Blanca.

El secretario estadounidense de Salud, Tom Price.AFP

El secretario estadounidense de Salud, Tom Price, envuelto en un enorme escándalo a raíz de sus numerosos viajes en vuelos chárter pagados con dinero público, presentó este viernes su renuncia al cargo, informó la Casa Blanca.

Price "presentó su renuncia (...) y el presidente la ha aceptado", informó la Casa Blanca en un escueto comunicado. El presidente Donald Trump había dicho en la mañana que tomaría una decisión sobre el futuro de Price durante esta jornada.

Desde que asumió el Departamento de Salud, Price -un exlegislador famoso por sus diatribas contra el gasto público- realizó por lo menos 26 vuelos en aviones chárter con un costo superior a los 400.000 dólares.

De acuerdo con ese Departamento, todos los viajes de Price fueron oficiales, aunque incluyeron desplazamientos a lugares donde el Secretario tiene amigos o propiedades.

Entre esos vuelos se destaca el alquiler de un avión para un vuelo de ida y vuelta entre Washington y Filadelfia (un viaje de poco más de media hora) por 25.000 dólares, aún cuando existen numerosos vuelos diarios entre esas ciudades.

En una nota oficial, Price admitió que no fue "suficientemente sensible" y que devolverá el dinero.

"Hoy mismo firmaré un cheque al departamento del Tesoro de Estados Unidos por los gastos con mis viajes en aviones chárter. Los contribuyentes no pagarán un centavo por mi asiento en esos aviones", aseguró.

En la mañana del jueves, cinco legisladores del partido Demócrata habían pedido la renuncia de Price y del director de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, en inglés), Scott Pruitt, por sus constantes vuelos chárter pagados con dinero público.

Más allá del espectacular escándalo con el uso de aviones chárter, la posición de Price en el gabinete estaba evidentemente debilitada por su incapacidad de servir como interlocutor con el Congreso para hacer aprobar una nueva ley sobre seguros de salud.

Desde su banca en el Congreso Price había enfrentado de forma enérgica la aprobación del actual sistema, conocido como Obamacare, pero no logró articular un número suficiente de votos para que el legislativo apoye una solución alternativa.