El Espectador le explica: Francia, el islam y los ataques extremistas

Noticias destacadas de El Mundo

Desde que llegó a la presidencia, Emmanuel Macron, se propuso defender los valores seculares franceses, incluyendo “la libertad de expresión, la libertad de conciencia, la liberta de culto y el rechazo al odio”, según ha dicho en varios discursos. Los musulmanes se sienten atacados y lo llaman el “demonio de París”.

Francia vuelve a ser blanco del terrorismo islámico. Desde 2015, el país ha sufrido 11 atentados con arma blanca por parte de extremistas, siendo este año el más grave, con cinco ataques. Los servicios de inteligencia alertan que la amenaza del terrorismo islámico aumentó a niveles de 2015, cuando se produjo el ataque contra el semanario satírico Charlie Hebdo que dejó 12 muertos y 11 heridos.

El gobierno francés elevó el nivel de seguridad en todo el país a “urgencia atentado”, que corresponde a un estado de vigilancia máxima, y aumentó de 3.000 a 7.000 los efectivos militares que patrullan en las calles, para proteger en particular los lugares de culto en vísperas de la fiesta católica de Todos los Santos el domingo.

¿Cuántos atentados ha sufrido Francia este año?

Este jueves un inmigrante tunecino de 21 años que llegó al país los primeros días de octubre, tras pasar por la isla italiana de Lampedusa, irrumpió armado con un cuchillo en la basílica de Notre-Dame en Niza y mató a tres personas antes de ser detenido por la policía.

Ver más: Atentado en Niza, Francia, deja tres muertos

Hacía trece días, el 16 de octubre, fue un profesor que mostró caricaturas de Mahoma en una clase el que moría decapitado a manos de un joven checheno que había llegado el año pasado al país; antes el 25 de septiembre, un hombre armado con un cuchillo hirió gravemente a dos personas en un ataque frente a las antiguas oficinas del semanario satírico francés Charlie Hebdo en París, a tres semanas del juicio contra varios individuos por supuesta complicidad en la masacre de 2015 en la sede del diario.

En abril, un refugiado sudanés de 33 años apuñaló a varias personas, dentro de tiendas y en plena calle, causando dos muertos y cinco heridos. En enero, un joven de 22 años, convertido al islam y aquejado de trastornos psiquiátricos, atacó con un cuchillo a varios peatones al grito de “Alá es grande” en un parque de Villejuif, cerca de París, dejando un muerto y dos heridos. Fue ultimado por la policía.

¿Qué tienen en común todos estos atentados? Fueron cometidos por lobos solitarios, personas que llevados por una visión extremista de una sociedad que consideran “pagana” deciden asesinar en nombre de Alá y que se han convertido en la nueva pesadilla de Francia.

Furia musulmana contra Macron

El 7 de octubre, el mandatario francés habló de un próximo proyecto de ley contra el “separatismo islámico” y se desató la polémica. Lo que Macron quiso decir es que considera que los seguidores de una religión o el supremacismo blanco, por ejemplo, podrían radicalizarse en silencio y tienen la voluntad de no convivir junto a otros franceses y de atacar la integridad del país con el objetivo de crear “un orden paralelo”. Por eso los llama separatistas.

“El Islam es una religión que está en crisis hoy en día, en todo el mundo”, dijo en su discurso, citando las tensiones entre el fundamentalismo, los proyectos religiosos propiamente dichos, y los políticos. Hay una necesidad de “liberar al Islam en Francia de las influencias extranjeras”, continuó el presidente para luego proponer hacer un “islam a la francesa”.

Ver más: El caso del profesor decapitado revivió polémica sobre islam en Francia

Pero la ira se desató aún más después de la decapitación del profesor Samuel Paty, por mostrar unas caricaturas de Mahoma a lo que el mandatario respondió: “No vamos a renunciar a nuestras caricaturas” y aceleró el paso a un proyecto que propone escolarizar a los niños a partir de los 3 años, acabar con el sistema que permite a los imanes formarse en el extranjero, reducir la educación en el hogar y retomar el control de la financiación religiosa. Las asociaciones tendrían que firmar un contrato que respetara “los valores de la República” para obtener subvenciones, propuso.

Sus esfuerzos, dicen la comunidad musulmana, van dirigidos a dividir aún más.  “Este concepto de separatismo me molesta mucho”, dijo el rector de la mezquita de Lyon, Kamel Kabtane, al periódico Le Figaro. “Porque ¿qué es lo que separa? No son los musulmanes. Ellos solo quieren integrarse”.

Ver más: La campaña de odio contra el profesor Samuel Paty

Y recuerdan las medidas que se han lanzado en el país y que van sólo dirigidas a una comunidad, como por ejemplo, prohibir os niqabs, que cubren el rostro, los pañuelos en la cabeza en las escuelas y los burkinis en las playas; eso ha generado denuncias de discriminación.

“No hay incompatibilidad entre ser musulmán y ser ciudadano (francés)”, responde el ministro del Interior, Gerald Darmanin, nieto de un inmigrante musulmán. La legislación apunta a atacar a los “enemigos de Francia”, grupos terroristas, y también a políticos que amenazan “el modelo francés de libre expresión, nuestra forma de vida, la forma en que enseñamos a nuestros hijos”.

Francia tiene la comunidad musulmana más grande de Europa occidental, con cerca de seis millones de personas.

Macron en el mundo musulmán

Macron en su breve declaración quiso expresar “antes que nada, el apoyo de la nación toda entera a los católicos de Francia y de todas partes”. Recordó “el asesinato del padre Hamel” y que Niza ha sido golpeada por “tercera vez por el terrorismo”.

Hacía referencia al ataque de 2016 cuando un camión atropelló a una muchedumbre dejando 86 muertos. Con sus ministros de Interior, Gérald Darmanin, y Justicia, Eric Dupond Moretti, Macron apeló a la “unidad” y a “no ceder al terror”. También afirmó: “En Francia, no hay más que una comunidad, la comunidad nacional. Quiero decir a todos mis conciudadanos, de cualquier religión, sean creyentes o no, que debemos unirnos y no ceder un ápice al espíritu de la división”.

Y aunque varios países árabes, entre ellos Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Jordania, condenaron hoy enérgicamente el ataque, en varios países Macron fue declarado como el “demonio de París”.

Ver más: La polémica pelea de Macron contra el separatismo islámico

Miles de yemeníes se congregaron este jueves en la capital, Saná, para conmemorar el aniversario del nacimiento de Mahoma pisoteando fotos del presidente francés por sus palabras sobre el derecho a hacer o a exhibir caricaturas del profeta y sus medidas contra el extremismo islámico, informó Efe.

“El presidente francés ha insultado al más grande de la Humanidad, y hoy queremos enviarle un mensaje de que el profeta Mahoma está en nuestros corazones”, dijo a Efe Al Sayani durante la multitudinaria marcha.

Turquía, en el centro del debate

Desde el discurso de Macron tras la muerte del profesor Paty, varios países musulmanes decidieron boicotear los productos franceses, mientras en varias protestas califican a Macron de “demonio de París”, “infiel y hereje”.

Ver más: Diez puntos que explican el nuevo confinamiento en Francia

En la polémica entró el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, quien se han enfrentado con Macron por varias razones políticas. Erdogan -que ha dicho que Macron tiene problemas mentales- hizo un llamado al boicot de los productos franceses, así como protestas en todo el mundo musulmán desde Pakistán a Siria, Bangladesh a Gaza. El semanario satírico Charlie Hebdo publicó esta semana una caricatura de un Erdogan en camiseta, bebiendo cerveza y levantando las faldas a una mujer con velo. “En privado, es muy divertido” dice la portada. Más leña al fuego.

El próximo mes de diciembre se llevará a la Asamblea legislativa francesa la nueva ley contra el “separatismo islámico”, y en ella, se incluirán también medidas legales que faciliten poder acabar con las asociaciones islamistas, cerrar mezquitas radicales, y dificultar la financiación de estas estructuras que apoyan el terrorismo.

Comparte en redes: