El Espectador le explica: la consulta al ejército de El Salvador para reformar la Constitución

Noticias destacadas de El Mundo

En el Salvador han llovido criticas sobre la consulta que se le hizo al ejército para reformar la Constitución del país, pues dicen que no se le puede dar una relevancia así a las fuerzas armadas para una medida tan importante.

Nayib Bukele, el presidente de El Salvador suele ser muy criticado por su relación y las medidas que toma con las fuerzas armadas. Por eso el exprocurador de Derechos Humanos de El Salvador David Morales criticó este lunes la consulta realizada al ministro de la Defensa, René Merino Moroy, y otros mandos militares sobre reformas a la Constitución. “Preocupa mucho que se esté dando este protagonismo a la Fuerza Armada en momentos en que tenemos una gestión de Gobierno que está promoviendo el militarismo y haciendo uso político de la Fuerza Armada”, dijo Morales a Efe.

El vicepresidente del país, Félix Ulloa, fue designado por el presidente Nayib Bukele para encabezar el estudio y presentación de una propuesta de reforma constitucional. El grupo de trabajo formado por Ulloa se reunió el sábado con Merino Monroy y otros militares para conocer su opinión sobre el papel asignado al cuerpo armado en la actual Constitución. Agregó que el mandatario “promovió la toma militar de la Asamblea Legislativa en un acto de presión en febrero de 2020, lo que a su juicio constituyó una verdadera amenaza de disolución” de ese órgano de Estado.

El evento mencionado ocurrió el 9 de febrero de 2020, el presidente ingresó al Congreso con policías y soldados armados con fusiles de asalto para simular el inicio de una sesión y orar en el sitio del presidente del órgano Legislativo.

Posteriormente señaló que fue una medida de presión ante la falta de aprobación de un préstamo por 109 millones de dólares para la financiación de sus planes de seguridad. Para Morales, la comisión que encabeza Ulloa “está contribuyendo a este militarismo inconstitucional y que es especialmente preocupante la idea de reconsiderar el servicio militar obligatorio”.

Ver más: Presidente Bukele, negocie con las pandillas de El Salvador (pero de otro modo)

Sostuvo que la abolición de esta práctica “es una de las grandes conquistas de los Acuerdos de Paz”, que en 1992 pusieron fin a doce años de guerra. De acuerdo con el medio local El Diario de Hoy, Ulloa dijo en la consulta con los jefes militares que “el servicio militar obligatorio ya está en la Constitución, y todos los ciudadanos deberían de ver y de prestar el servicio militar obligatorio, pero desafortunadamente nunca lo hemos implementado, y cuando durante la guerra se iba a reclutar, de las dos partes, forzosamente los muchachos se corrían”.

A mediados de enero, se conoció que Ulloa propondrá a la Asamblea Legislativa una reforma constitucional para ampliar el período presidencial a 6 años y que se establezca la posibilidad de una consulta para revocar el mandato a medio término.

Actualmente, el período presidencial en El Salvador es de 5 años, mientras que los alcaldes y diputados se renuevan cada 3 años. La comisión encabezada por Ulloa presentará la propuesta de reforma a la Constitución en septiembre próximo, cuando esté instalada la nueva Asamblea Legislativa que será electa en los comicios de febrero.

Otras críticas

Además, el presidente ha sido cuestionado por su actitud frente a la pandemia. De hecho, unas doscientas personas, miembros de organizaciones sindicales y movimientos populares afines a la exguerrilla y actual partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), se concentraron en un parque de San Salvador, llamando a “parar la dictadura” de Bukele.

“No podemos permitir que el gobierno y Bukele siga actuando como dictador. No ha hecho nada por El Salvador y únicamente quiere imponer su ley”, dijo a la prensa durante la marcha Wilfredo Berríos, dirigente del Frente Sindical Salvadoreño.

Bukele es también acusado de no haber hecho públicos los gastos del gobierno para enfrentar la pandemia, que acumula 52.672 casos en el país, con 1.540 fallecidos, y por la aprobación de proyectos de infraestructura que serían ambientalmente lesivos.

Comparte en redes: