El Espectador le explica: Los primeros pasos de Ucrania y Rusia hacia la paz en Donbás

Tras cinco años y medio de conflicto, el Este de Ucrania parece aproximarse a la fase final de la guerra. Esta semana, con un renovado compromiso diplomático, se dieron los primeros pasos para implementar el acuerdo de paz entre las fuerzas ucranianas y los separatistas pro-Rusia. Pero ¿pueden finalmente funcionar estos proyectos de paz?

Cientos de ucranianos asistieron a una manifestación para recordar a los funcionarios estatales sobre las llamadas 'líneas rojas' y su responsabilidad ante el pueblo ucraniano, pues temían que el gobierno hiciera concesiones peligrosas frente a su par ruso.EFE

Han pasado cinco años y medio desde que estalló la Guerra en el Donbás, como se le bautizó al conflicto en el Este de Ucrania entre fuerzas independentistas de las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, rebeldes acusados de estar respaldados por Rusia, y el gobierno ucraniano. Más de 13.000 personas han muerto a causa del conflicto, en el que también más de 1.5 millones de personas han quedado desplazadas. El acuerdo de paz que buscaba el fin de la violencia, también conocido como los Acuerdos de Minsk alcanzados en 2015, ha visto sus aspiraciones frustradas producto de reiteradas olas de ataques en la zona. Pero hoy, en medio de un renovado compromiso diplomático entre varios países, se han dado pasos cautelosos para ponerle punto final al conflicto, o por lo menos entrar a la fase final de este y reducir los enfrentamientos hasta ejecutar una solución pacífica como lo son elecciones en la región.

Los líderes de Francia, Alemania, Ucrania y Rusia se reunieron esta semana en París durante cinco horas para comprometerse a la implementación de un alto al fuego en Ucrania antes de que termine el año. Aunque la participación del presidente francés, Emmanuel Macron, y la de la canciller alemana, Angela Merkel, fueron relevantes, sin duda alguna todos los ojos estuvieron puestos sobre el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky y su homólogo ruso, Vladimir Putin, quienes son los representantes de los dos bandos opuestos en esta guerra. Desde 2014, Ucrania y Rusia han estado en medio de un conflicto de poder, luego de que el gobierno ruso se anexó la península de Crimea y respaldó, según la administración ucraniana, a los separatistas pro-rusos en la región de Donbás.

Esta fue la primera vez que Zelensky se reúne con Putin desde que asumió el cargo a principios de 2019. Los dos líderes ya han dado pasos importantes en el camino a la paz, como un acuerdo de intercambio de prisioneros entre los dos gobiernos y un compromiso para trabajar en la celebración de comicios locales en las regiones separatistas en conflicto. Sin embargo, todavía quedan diferencias que resolver, pues mientras el jefe del Estado ucraniano considera que debe tener un control total de sus fronteras antes de las elecciones, y Putin piensa que los comicios deben ser primero. La reunión no arrojó una respuesta sobre quién controlará la frontera ucraniana del Este cuando se celebren elecciones, pero por lo menos dejó ver que los dos líderes pueden entablar un diálogo.

Las conversaciones de paz habían estado estancadas durante casi tres años porque el Kremlin no había puesto fin a sus agresiones en el Este de Ucrania ni a su ayuda a los separatistas pro-rusos. Además, el gobierno ruso había utilizado la guerra para tratar de desestabilizar las aspiraciones de Ucrania de unirse tanto a la Unión Europea como a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). A pesar de la abrumadora evidencia, Moscú buscaba ser ajeno al conflicto y esperaba que desde Kiev se negociara directamente con un grupo cambiante de líderes rebeldes en el Este. Además, según Gwendolyn Sasse, directora del Centro de Estudios de Europa del Este e Internacional en Berlín, ambas partes carecían de motivos para implementar el acuerdo de paz, sobre todo Rusia, que podría vivir bastante bien sin su implementación. Pero todo cambió cuando Zelensky subió al poder, e hizo de las negociaciones de paz su máxima prioridad. Le puede interesar: Ucrania: victorias y derrotas cinco años después de la revolución

El actual mandatario ucraniano negoció un alto al fuego, un intercambio de prisioneros con Rusia y la retirada de tropas de tres áreas a lo largo de la línea del frente de combate. Además, Zelensky también cambió el tono de Kiev respecto a la población de habla rusa del Donbás, tratándola menos como una clase inferior y más como víctimas que necesitan ayuda.

Los nacionalistas ucranianos, congregados desde hace dos días junto a la sede de la Presidencia ucraniana para protestar contra la “capitulación” ante Rusia, reconiceron finalmente que el presidente ucraniano “no cruzó ninguna línea roja”. “Consideramos que es mérito nuestro. Precisamente gracias al masivo descontento en Ucrania quedó demostrado que la mayoría de los ucranianos quieren la paz, pero no mediante concesiones al agresor", señalaron en un comunicado los organizadores del mitin. Los nacionalistas ucranianos temían que Zelenski hiciera concesiones a Moscú en la cumbre que celebraron los líderes del Cuarteto de Normandía (Alemania, Francia, Rusia y Ucrania) junto con Putin.

“Somos conscientes de que puede existir una parte de los acuerdos entre los líderes del Cuarteto de Normandía que no es pública. Por ello, nosotros, representantes de la sociedad civil, vamos a vigilar el desarrollo de los acontecimientos”, añade el comunicado.

El coordinador de la manifestación, Pavel Beloús, declaró al digital Pravda Ukrainy que durante la mañana serán retiradas todas las tiendas de campaña instaladas junto a la sede de la Presidencia. WNo sé quién le ganó a quién. Ahora lo correcto es ser diplomático. Digamos, fue un empateW, dijo Zelenski a la prensa al término de sus conversaciones con el jefe del Kremlin.

Pese al panorama positivo frente a la paz en el Este de Ucrania, todavía hay quienes permanecen cautelosos, pues las dos partes, tanto la rusa como la ucraniana, todavía tienen puntos conflictivos profundos. Zelensky insite en la eliminación de todos los grupos armados en disputa y el control de la frontera, y es poco probable que Moscú esté de acuerdo con alguna de las dos.

Jonah Fisher, de la BBC en Kiev, declaró que “es difícil ver cómo las elecciones propuestas se disputarían de manera justa, incluso si se celebraran de conformidad con la legislación ucraniana. La mayoría de las personas con puntos de vista fuertemente pro-ucranianos abandonaron las áreas controladas por los rebeldes hace mucho tiempo”.

Los de esta semana fueron los primeros pasos hacia el deshielo entre Ucrania y Rusia, que, aunque complejos, marcan el inicio de una posible resolución pacífica a la guerra. Dentro de cuatro meses en Berlín tendrá lugar la próxima reunión con los líderes del cuarteto de Normandía, donde se esperan más avances para buscar una solución al sangriento conflicto de Donbás.

 

895225

2019-12-10T17:59:38-05:00

article

2019-12-10T18:00:56-05:00

cgomez_250775

none

- Redacción Internacional

El Mundo

El Espectador le explica: Los primeros pasos de Ucrania y Rusia hacia la paz en Donbás

88

7802

7890